Pelota

Una escuela, dos generaciones

Etxeberria III, Uterga, Ezkurra II y Endika, ayer en la elección de material./SARA SANTOS
Etxeberria III, Uterga, Ezkurra II y Endika, ayer en la elección de material. / SARA SANTOS

Uterga-Etxeberria III y Ezkurra II-Endika, a por el título de remonte. Tanto los dos veteranos como el delantero de la pareja joven son de Doneztebe, pueblo en el que también Endika se familiarizó con la cesta

JOSEBA LEZETASAN SEBASTIÁN.

Cuatro remontistas navarros disputan el sábado por la tarde en Galarreta la final del Campeonato de Parejas Orona. Los cuatro proceden de la comarca de Malerreka. Uterga, Etxeberria III y Ezkurra II nacieron en Doneztebe. De hecho, el primero de ellos es alcalde del pueblo. Endika vino al mundo en Saldias, a quince kilómetros, si bien se familiarizó con la cesta en el pueblo vecino. Una escuela, dos generaciones.

Todos han compartido horas de frontón con Koteto Ezkurra, la referencia, el mito de carne y hueso con quien comparten bromas y del que escuchan algún reproche de vez en cuando. La leyenda viva de la disciplina sabe de sus virtudes y de sus defectos. Plantea la final como una pugna entre «dos parejas completamente distintas. Uterga y Etxeberria III son la experiencia, la veteranía, el saber estar. Explotarán esas cualidades. Ezkurra II y Endika son la juventud y la agresividad. Esas aptitudes pueden ayudarles el sábado o, por contra, pueden pecar de ellas».

Ezkurra II y Endika encuentran tres pelotas de 129 gramos y una de 128 vivas para «mover a los rivales y dar velocidad al juego».
Uterga y Etxeberria III optan por una de 131, otra de 129 y dos de 128 «más bajas; dos de ellos tiene más bote», según Uterga.

Observa que «la remontada ante todo un Urriza y Agirrezabala después de perder el primer partido de la semifinal coloca a Ezkurra II y Endika en una tendencia positiva. Intentarán aprovechar ese plus de confianza. Una pareja que viene de un triunfo como ese siempre es peligrosa».

«A mis 44 años, quién sabe si será mi última final; por eso, a ilusión no me gana nadie» Etxeberria III Zaguero

«Empezamos con dos derrotas y hemos ido hacia arriba con cuatro victorias seguidas» Uterga Delantero

«Vengo de perder dos finales en tres años y con ganas de lograr el primer título» Ezkurra II Delantero

«La remontada contra todo un Urriza y Agirrezabala nos da una confianza extra» Endika Zaguero

Solicitamos a Koteto Ezkurra un análisis individual de los finalistas. Respecto a su sobrino Josetxo Ezkurra (25 años), benjamín del cuarteto, apunta que «puede jugar mucho a remonte. De hecho, debía haber despuntado hace tiempo. Cuanto más se le exige en las combinaciones y más le aprietas, mejor responde. Me gusta cuando saca su carácter. Lo malo son esas lagunas de su juego, esos bajones. Es un pelotari distinto, con un golpe en corto precioso».

Koteto destaca de Endika Urrutia (27 años) que «se ha amoldado sin dificultades al puesto de zaguero. Se desplaza con facilidad sobre la cancha. Completo, defiende mucho y posee un saque bonito con el que quita pelota. Da equilibrio a la pareja».

Se ha enfrentado multitud de veces a Uterga (33 años), lo mismo en competiciones oficiales que en partidos de empresa. «Xanti es un mago», recalca Koteto. «Hace cosas increíbles con la cesta. Sorprende. Brilla más cuando juega de cara. Le cuesta cuando lo hace a la contra».

Etxeberria III (44 años) ha sido su compañero en infinidad de oportunidades. Nacidos ambos en 1973, pertenecen a la misma quinta. «José Javier es un valor seguro. Pega cada vez menos y sabes que no te va a romper, pero también que va a hacer su trabajo. Hay que jugar a pelota para superarle. Le ganas o le ganas. Porque él no va a perder».

Tras la elección, Etxeberria III viajó a la planta de Bosch en Eskiroz donde le esperaban el relevo nocturno y «las 493 lavavajillas que me toca fabricar hoy».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos