Xabi Erostarbe, de Primera por un día

Xabi Erostarbe juega con una pelota en el Ederrena de Urretxu, el frontón donde debutó./MORQUECHO
Xabi Erostarbe juega con una pelota en el Ederrena de Urretxu, el frontón donde debutó. / MORQUECHO

El zaguero urretxuarra suplió en Bergara a Rezusta, baja por mal de manos. «Para mí fue un partido especial, no todos los días se juega ante Aimar, y si la empresa quiere puede contar conmigo para lo que haga falta»

ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

Xabi Erostarbe vivió el viernes en el Municipal de Bergara una experiencia única. Era pelotari de Primera, aunque fuese solo por un día. El zaguero urretxuarra sustituyó a Beñat Rezusta, baja por mal de manos, en el partido de la última jornada de la liguilla previa del Campeonato de Parejas. Y lo hizo, además, con victoria. Junto a Elezkano II derrotaron por 20-22 a Olaizola II e Ibai Zabala, recambio de Ander Imaz. Jugó un buen partido. No desentonó, todo lo contrario.

«El miércoles me llamó por teléfono Jon Apezetxea -intendente de Aspe- para comunicarme que jugaba en Bergara en lugar de Rezusta, que tenía tocada la zurda. Me llevé una sorpresa tremenda. Estaba pensando solo en el partido de empresa que debía disputar el domingo en el Astelena y me hizo mucha ilusión», recuerda el de Urretxu.

Nombre y apellidos
Xabier Erostarbe Arozena.
Fecha de nacimiento
22-5-1994.
Localidad
Urretxu.
Debut
27-11-2015.
Frontón
Ederrena de Urretxu.
Puesto
Zaguero.
Palmarés
campeón de Euskal Herria Élite (2014), campeón del Dinastía Etxabe (2015) y campeón del Memorial Elortegi (2015).
Altura y peso
1,91 m y 83 kilos.

«Para mí era un partido especial. No se juega todos los días un partido contra pelotaris de la calidad de Aimar o Ibai Zabala -añade-. No había nada en juego porque ambas parejas ya estaban clasificadas para la liguilla de semifinales, pero cuando saltas a la cancha siempre quieres ganar. Acabé contento, hice un buen partido a pesar de cometer algunos errores. Ibai Zabala es un zaguero que no regala mucha pelota y para hacerle el tanto a Aimar hay que trabajar mucho y buscarle las esquinas».

A su juicio, el mayor cambio que notó tuvo relación con el material. «Es diferente a los partidos de empresa y a los del Promoción. El juego también es más rápido. La pelota te viene a la mano a otra velocidad, pero para eso entrenamos a diario a la espera de una oportunidad como la que yo tuve».

Agradecido y preparado

Se muestra «agradecido a la empresa» por haber depositado su confianza en él, acostumbrado a otro tipo de partidos, y declara «estar preparado» para volver a jugar en el supuesto de que se produzca otra baja durante la liguilla de semifinales. «Estoy para lo que haga falta», proclama convencido.

Muchas cosas han cambiado en su trayectoria como pelotari profesional desde que debutó el 27 de noviembre de 2015 en el Ederrena de Urretxu. «Poco a poco voy adquiriendo la regularidad que antes no tenía. Perdía muchas pelotas. Con el paso del tiempo aprendes a sufrir en la cancha, a intentar hacer mejor las cosas. Al principio me costó bastante aclimatarme. Todo era diferente a cuando era aficionado. Y también sufrí mucho con las manos. Fue una etapa complicada, no sabía lo que me estaba pasando, no encontraba una explicación. Pero poco a poco fui cogiendo confianza a base de trabajar en los entrenamientos, tanto físicos como técnicos en frontón.

El Erostarbe de hoy en día es un zaguero «más seguro que antes, voy más tranquilo al encuentro con la pelota. Ya no las mando arriba o abajo como antes, ahora trato de cometer menos errores. Aunque también he tenido días malos. He mejorado mucho con la derecha, también en la colocación en la cancha y a la hora de meter cintura para golpear a la pelota. Soy consciente de que también tengo que progresar con la zurda para hacerle más daño al contrario arrimando la pelota a la pared. Eso se consigue a base de meter horas y para mí no supone ningún problema».

Tiene 23 años y contrato con Aspe hasta septiembre de 2019. Reconoce fijarse en zagueros como «Zabaleta, Rezusta y Albisu» y admite que «están en otro nivel, marcan la diferencia con respecto al resto de pelotaris». A pesar de ello, le gustaría jugar estelares en un futuro no muy lejano. «Es algo complejo, todavía tengo que mejorar muchos aspectos de mi juego. En Primera se juega a otra velocidad. He entrenado con Rezusta y se nota la diferencia».

Y recuerda como uno de sus mejores partidos «el que jugué hace unos años en el Aritzbatalde de Zarautz en el Torneo DV con Urretabizkaia II ante López y Ander Imaz. Tendría 19 años. Fue un partido muy duro, creo que ganamos 22-21».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos