Pelota

Jon Erasun (finalista del Manomanista Promoción): «Caeremos antes de llegar a 500 pelotazos»

Jon Erasun, en el pórtico de la iglesia de Zizurkil Goikoa, que alberga un pequeño frontón./LOBO ALTUNA
Jon Erasun, en el pórtico de la iglesia de Zizurkil Goikoa, que alberga un pequeño frontón. / LOBO ALTUNA

El zaguero zizurkildarra disputará la final de Segunda contra Bakaikoa la tarde del sábado en el Labrit de Pamplona

JOSEBA LEZETAZIZURKIL.

Jon Erasun (21 años) es el quinto guipuzcoano que llega de forma consecutiva a la final del Manomanista Promoción. Jugará contra Joanes Bakaikoa, navarro de Etxarri de su misma edad, la tarde del sábado en el Labrit de Pamplona, donde contará con el apoyo de medio centenar de amigos y familiares. El zaguero zizurkildarra quiere suceder en el palmarés a su buen amigo Axier Arteaga, con el que se adjudicó el título del Parejas de plata en 2017.

- ¿Cuántas veces ha participado en el Manomanista Promoción?

- Dos. El año pasado perdí en la primera eliminatoria contra Irusta en Lekeitio. En esta ocasión debía debutar frente a Agirre, pero fue baja por enfermedad y pasé sin jugar. Me impuse 22-21 a Ugalde y en semifinales derroté 22-16 a Urretabizkaia.

«Nunca he sido un pegador y eso me ha obligado a desarrollar otras cualidades»

- Todos han sido peloteados.

- En el del pasado año entre Irusta y yo dimos más de 400 pelotazos. Los dos de esta edición se han ido por encima de los 300.

- Bakaikoa es otro pelotari duro de roer. Ya hay quien afirma que la final rebasará los 500.

- No creo. Alguno de los dos o ambos caeremos antes de llegar a esa cifra. En verano nos enfrentamos mano a mano en Etxebarri dentro del Torneo Bizkaia por equipos. Le gané 18-13 y nos aproximamos a los 250 pelotazos. 500 son el doble...

- ¿Hay más enfrentamientos entre ambos?

- Por parejas, sí. Individuales, no. Nunca hemos coincidido en el cuatro y medio.

- Defina el juego de Bakaikoa.

- Me espera un adversario duro. Pone lejos la pelota de aire con la zurda. Goza mucho de derecha y coge altura en el frontis. Maneja bien el sotamano. Quizá no pega tanto como otros a bote, pero sí con dirección.

- Hijo del aiarra Juan Manuel Erasun, antiguo segalari y aizkolari, el deporte siempre habrá estado presente en casa.

- Somos una familia muy vinculada al deporte. Al aita, además del herri kirolak, le gusta la pelota. También a la ama, natural de Orendain.

- ¿Vivió las apuestas del aita?

- Cuando disputó la última, yo tenía nueve años y apenas guardo recuerdos de aquella época.

- Su hermana juega a pelota.

- Itsaso es palista. En el último GRAVNI jugó con la selección guipuzcoana y alcanzó la final sub 22.

- ¿Le empujó su padre hacia la sega?

- No. Juego a pelota desde niño. Sé utilizar la guadaña y en el caserío del aita ayudó a limpiar los terrenos cuando toca hacerlo. Sigo de cerca el mundo del herri kirolak y estuve como espectador en la apuesta que disputaron Iker Vicente y Arria en la plaza de toros de Tolosa.

- ¿Y la aizkora?

- La uso para cortar leña para casa. Nada más.

- ¿Le gusta la montaña?

- Si estoy libre, me gusta pasear y caminar, sobre todo por el Hernio.

- Los segalaris son deportistas sufridos y tenaces. Como usted.

- Nunca he sido un pelotari capaz de romper a base de pegada y eso me ha obligado a emplear otros recursos y a desarrollar otras cualidades. Siempre me han enseñado que hay que seguir trabajando hasta llegar a 22. Algunos días sale mejor y otros, peor. Creo que estoy bien preparado físicamente y no temo a los partidos exigentes, aunque soy consciente de que puedo ceder antes que el contrario. Desde luego, la final del sábado no será corta y rápida porque sea esa mi intención.

- ¿Con quiénes ha ensayado durante este campeonato?

- Habré completado cinco o seis entrenamientos de frontón. Con Urretabizkaia II, con Ander Imaz, con el propio Bakaikoa y un par de ellos con el aficionado Aranguren.

- ¿Ha coincidido con Olaizola II?

- Hacemos físico juntos, pero nunca hemos compartido ensayo para el mano a mano. Por parejas, en cambio, a menudo.

- ¿Le da consejos Aimar?

- Me insiste en ponerme bien a la pelota. Es algo que me cuesta.

- ¿Cuál es su peso?

- Estoy en 88 kilos, un par de ellos más que cuando debuté hace año y medio.

- A la hora de defender, prefiere la zurda de aire a la volea.

- Mi volea no es demasiado buena. La pelota me sale más corta en esa postura. Prefiero el sotamano. Si puedo, me coloco de zurda para defender de aire.

- ¿La dejada y el dos paredes?

- Si el contrario está siempre en el mismo sitio, te cansas tú en lugar de él por mucho que domines. Hay que terminar el tanto. No queda otra. En los partidos de parejas también tiro la dejada si bajo al txoko y veo la oportunidad.

- ¿Y su saque?

- Estoy contento de cómo lo hago en los entrenamientos, no tanto en los partidos. No acabo de meter bien la pelota en la pared izquierda y tampoco le doy la velocidad que me gustaría. Como zaguero que soy, no hago saques a lo largo del año. Por eso me cuesta más.

- Su botillero es periodista.

- Siendo aficionado, disputé un Torneo Berria con el Gazteleku de Andoain y entablé relación con Jon Eskudero, que jugaba a pelota. Me gusta cómo me lleva. Es la primera vez que me acompaña en el Manomanista, tras una experiencia anterior en el Cuatro y Medio.

- El ganador recibirá como premio jugar en Primera en 2019.

- Es un premio grande, pero ahora pienso solo en la final del sábado y en hacer un buen trabajo en el Labrit. En mi pensamiento aparece solo Bakaikoa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos