PELOTA

«Casi un año entero tirado a la basura»

Andoni Aretxabaleta, en el frontoi txiki de Markina. / IGNACIO PÉREZ

Aretxabaleta continúa de baja y no sabe aún cuando podrá reaparecer. En septiembre de 2016 fue operado del hombro izquierdo y en abril de un tendón en la mano derecha, pero ha mejorado en la última semana

ENRIQUE ECHAVARREN SAN SEBASTIÁN.

Andoni Aretxabaleta lleva de baja desde abril tras ser intervenido de uno de los tendones de su mano derecha. Aún así, el zaguero de Markina no tira la toalla. Desea volver a vestirse de blanco cuanto antes. La espera ha sido muy larga, pero no quiere precipitarse. Entre este paso por el quirófano y el anterior, en septiembre de 2016, -le operaron de una sinovitis vellonodular en el hombro izquierdo-, el pelotari vizcaíno ha visto pasar las hojas del calendario una tras otra sin poder hacer nada. En principio eran tres meses de convalecencia, pero su recuperación se demora más de lo deseado. «Un año entero tirado a la basura prácticamente», afirma el markinarra.

Pero en la última semana ha notado una leve mejoría en su derecha. La sonrisa ha vuelto a su rostro después de tantas penurias. «Esta semana me he encontrado mejor. El martes hice un entrenamiento en el Bizkaia con Ladis Galarza y Pablo Berasaluze y acabé sin dolor aunque dos días después tenía la mano algo resentida. Eso ya es un premio para mí. Antes, entre los tacos, el calentamiento y el entrenamiento, pasaba dos horas en el frontón y acababa yéndome a casa siempre con dolor. Era muy frustrante porque estaba haciendo todo lo que podía para recuperarme. Ahora, al menos puedo entrenar, que no es poco. En los últimos cuatro meses no había hecho un entrenamiento decente».

Las visitas que ha realizado en los últimos meses al masajista de Sopela Igor Miner -también acude dos o tres días a la semana a Vitoria- han dado el resultado apetecido. El tratamiento ha funcionado. «Los médicos me han dicho que me deje llevar por mis sensaciones. Recientemente me he sometido a una resonancia y los resultados han dicho que el tendón está bien, pero las molestias siguen ahí, no desaparecen del todo. He notado una mejoría en el último mes y medio, pero los anteriores han sido un paso atrás».

Más tacos y más blandos

Recuerda que «empecé con la goxua antes de pasar a la dura y ahí fue cuando aparecieron de nuevo los dolores. Ahora, en cambio, ya le doy con la dura del cuatro al cinco, pero siempre con precaución. Antes me ponía tres tacos, pero duros. Ahora cuatro, más blandos y más esparadrapo». Al ser las sensaciones diferentes, cambia el golpeo de la pelota, sobre todo al intentar darle dirección. «Tengo que hacer muy bien el golpeo para que no me duela. Eso supone variar totalmente la forma de golpear. De momento no consigo gozar, me está costando mucho».

Es consciente de que debe «tener paciencia. La operación que tuvo en la mano no es ninguna tontería. Tengo que volver a darle a una piedra y no es tan fácil como parece. Soy optimista por naturaleza». La derecha es su mano más delicada desde su etapa en juveniles.

Aretxabaleta, de 24 años, aspira a tener «continuidad» ya que las lesiones se lo han impedido en los últimos años. Asegarce, su empresa, no está sobrada de efectivos de primera en la zaga. Ibai Zabala también se encuentra en el dique seco, Tainta y Urretabizkaia II han tenido que ser reconvertidos y al resto se le acumula el trabajo. Su regreso sería una buena noticia para todos.

Más

Fotos

Vídeos