Pelota

Eneko Labaka, dueño del Beotibar

Eneko Labaka golpea de zurda ante Zubizarreta ayer en Tolosa en las finales del Memorial Soroa./J.M. LÓPEZ
Eneko Labaka golpea de zurda ante Zubizarreta ayer en Tolosa en las finales del Memorial Soroa. / J.M. LÓPEZ

El de Albiztur y un gran Aranguren, campeones del Memorial Soroa Derrotaron en la final a Zubizarreta y Garmendia, que fueron todo el partido a remolque, y triunfo en promesas de Agirreamalloa y Elizegi

ENRIQUE ECHAVARREN

Eneko Labaka-Aranguren en categoría sénior y Agirreamalloa-Elizegi, en promesas, se proclamaron campeones del Memorial Miguel Soroa tras derrotar en sus respectivas finales a Zubizarreta-Garmendia y Mata-Cuairan. El medio millar de pelotazales que se dieron cita en las gradas del Beotibar de Tolosa fueron testigos de las exhibiciones de los delanteros de Albiztur y Markina, ambos vencedores de la última edición del Torneo Bankoa Credit Agricole-DV. Agirreamalloa con Oliden y Eneko Labaka, con Eskiroz.

Eneko Labaka llevó la voz cantante de la final sénior desde que la pelota se puso en juego. Enchufadísimo, el delantero de Albiztur protagonizó un comienzo espectacular. En un abrir y cerrar de ojos colocó un 0-7 a su favor con cinco tantos de cosecha propia. Ni Zubizarreta ni Garmendia podían frenarle. Era dueño del Beotibar. Apoyado en un sólido Aranguren, Eneko Labaka, autor de trece tantos de remate, siguió haciendo de las suyas ante la desesperación de un Zubizarreta al que no le salía nada de lo que intentaba. El abrumador dominio de Aranguren, que soltó brillantes pelotazos con ambas manos, facilitó el trabajo. El de ayer era el tercer partido consecutivo en tres días para el zaguero de Aginaga. El jueves jugó en Mallabia y el viernes en Lezama.

Eneko Labaka y Aranguren siempre contaron con ventajas significativas en el marcador (0-7, 2-9, 6-14, 10-17 y 13-19). La final estuvo marcada por el azul, color de su gerriko. Zubizarreta y Garmendia solo pudieron acercarse cuando tuvieron la posibilidad de poner en juego una pelota baja que se les atragantaba a sus rivales. Nada más. Lo mejor que hizo el delantero ataundarra fue entrar de aire a los saques de Eneko Labaka. Hasta en diez ocasiones para ayudar a su zaguero. Garmendia solo perdió una pelota, en el 0-4, al enviarla a contracancha, pero el beasaindarra le vio continuamente la espalda a Aranguren, que culminó su grandísimo partido con una dejada a la punta desde el suelo que supuso el definitivo 14-22.

Agirreamalloa, decisivo

En la final promesas, el protagonista fue el markinarra Agirreamalloa, que hizo un roto a Cuairan con el saque -jugada con la que logró siete tantos- y otro a Mata en el remate. Agirreamalloa y un eficaz Elizegi tuvieron que trabajar para desembarazarse de la pareja de Oberena. El marcador no refleja la dureza del partido, pero sí la diferencia que hubo en la cancha. Cuairan, el gigante de Cortes -mide casi dos metros-, que entrena con Asegarce al igual que Aranguren, no tuvo su tarde. Nervioso, con el punto de mira desviado, no sirvió de mucha ayuda a un Mata sin ideas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos