Pelota

Elezkano II y Rezusta comienzan con buen pie (22-15)

Danel Elezkano se dispone a rematar la pelota, este lunes en el Beotibar/LOBO ALTUNA
Danel Elezkano se dispone a rematar la pelota, este lunes en el Beotibar / LOBO ALTUNA

Superan a Irribarria y Merino II en el Beotibar, donde han llegado a dominar 21-12

JOSEBA LEZETATolosa

Si a alguien se le habían encendido las alarmas tras verle muy por debajo de su nivel habitual en el telonero de la final del Cuatro y Medio en Bilbao, Beñat Rezusta ha tardado poco en disipar dudas. Ocho días. Este lunes en el Beotibar de Tolosa, donde se le cayó bajo chapa el zurdazo del primer tanto, volvió a dominar con autoridad y, en compañía de un Danel Elezkano con el que compite en seriedad, apenas dejó resquicios a Iker Irribarria y David Merino, presa más fácil de lo que refleja el 22-15 final. Ya lo dice el de Zaratamo: «Rezusta no tiene días malos».

Elezkano II y Rezusta comienzan con buen pie el Campeonato de Parejas y afrontarán con un punto en el casillero su próximo compromiso, para el que disponen de poco descanso. Tres días. El jueves por la tarde, festividad de San Andrés en Eibar, se enfrentarán en el Astelena a Altuna III y Martija.

La resistencia de Merino II duró poco. Tuteó en los primeros tantos a Rezusta. A medida que perdía gas su brazo derecho, se le acumuló el trabajo. Los zurdazos del incansable zaguero de Bergara llegan tocados, algunos con trilita.

22 Elezkano II-Rezusta

15 Irribarria-Merino II

Tiempo de juego
62 minutos y 48 segundos
Pelotazos a buena
511
Tantos de saque
Elezkano II, 1. Irribarria, 0.
Faltas de saque
Elezkano II, 0. Irribarria, 1.
Tantos en juego
Elezkano II, 12. Rezusta, 1. Irribarria, 7. Merino II, 1.
Tantos perdidos
Elezkano II, 3. Rezusta, 4. Irribarria, 4. Merino II, 3.
Marcador
0-1, 1-1, 1-2, 6-2, 6-3, 13-3, 13-6, 14-6, 14-7, 18-7, 18-9, 19-9, 19-12, 21-12, 21-15 y 22-15.
Momios de salida
100 a 90 a favor de Elezkano II y Rezusta. 70 a 100 por abajo.
Incidencias
Media entrada en el Beotibar. 518 espectadores. No está nada mal para un día laborable. En el tercer partido destacó Jaunarena con una actuación completísima.

Tampoco la suerte acompañó a Irribarria en sus remates iniciales. Pegó tres chapas: en la parada al txoko del 3-2, en la volea del 5-2 y en el dos paredes de zurda del 7-3. «No he tenido suerte. Podían haber sido tanto para nosotros». La chapa, unida a la falta de saque del 1-1, le hurtó la posibilidad de mantener al menos el equilibrio en el electrónico. Si la fortuna no se alía con quien anda necesitado de buenos resultados, la confianza disminuye en lugar de crecer.

Elezkano II empezó a encontrar facilidades para el remate. Aunque reconoció que «cuando iba al ataque he notado falta de chispa porque llevaba tres semanas sin jugar y andaba justo de manos», sumó tantos: gancho, pelotazo atrás de derecha tras mover bien la pelota, zurdazo con el que atropelló a Irribarria, besagain a bote para rebasar a Merino II, parada al txoko, nuevo gancho, otra acción con efecto para arrimar la pelota, su tercer gancho... Consecuencia: 18-7 y punto encarrilado.

Irribarria, sin puntería

Sin viento de cola que le ayudara, sino todo lo contrario, Irribarria intentó cambiar el signo del peloteo con el sotamano y con la volea. Se movió con bastante rapidez. Demostró implicación. No le acompañó la puntería. «Me he encontrado mejor de chispa y también de piernas», confesó antes de apostillar lo siguiente: «Pero a este nivel, hay que acabar el tanto».

La implicación es el paso previo indispensable. Pero también hay que exigir a un pelotari con esa pegada y semejante capacidad para abrir huecos. Tampoco olvidemos que es el último delantero campeón de este torneo. No va a jugar contra Rezusta todos los días.

Todo se complica cuando enfrente está un zaguero de la categoría de Rezusta. En el 19-9 conectó un sotamano que acabó en el set de descanso, sin espacio para que Merino armara el brazo en condiciones. El de Villar de Torre lo pagó con una de las cuatro sillas, rota de una patada.

También surgió Rezusta de no se sabe muy bien dónde para alcanzar un dos paredes de Irribarria. Estirada al ancho y pelota a buena con la derecha, justo unos instantes después de correr atrás para defenderse de aire. «Ellos han perdido pocas pelotas y han defendido mucho al principio», indicó Irribarria.

Por cierto, el choque dejó otra jugada curiosa con protagonista inesperado. Un pelotazo se dirigió hacia la contracancha, justo al lugar donde se encontraba el juez de mesa. Tardó en reaccionar y no le dio tiempo a retirarse. Rezusta se puso delante y devolvió como pudo de botivolea. Puede sucederle a cualquiera. Lo que no comprendo es que el juez no mueva ni un milímetro su mesa y su silla para el siguiente tanto. Hay espacio de sobra en el Beotibar. Parece que le gusta el riesgo...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos