Pelota

Egiguren salva la honrilla y brilla la juventud puntista

Los puntistas guipuzcoanos Mendizabal y Manzisidor, a la derecha, son los campeones sub 22. / GRAVNI
Los puntistas guipuzcoanos Mendizabal y Manzisidor, a la derecha, son los campeones sub 22. / GRAVNI

Navarra se impone en las finales de GRAVNI de frontón de pared izquierda e Iparralde, en las de trinquete

J.L. VITORIA.

La selección de mano de Gipuzkoa ha vencido en una de las cinco finales del GRAVNI que ha disputado este fin de semana en el Ogueta de Vitoria. Si el sábado cayó en las tres que jugó, ayer ganó una y perdió otra. Los pelotaris dirigidos por Iraitz Olaetxea no han culminado las expectativas que habían creado durante la primera fase, con cuatro clasificaciones directas para las finales, tres correspondientes a las modalidades individuales y una por parejas, la de juveniles.

El tolosarra Ioritz Egiguren salvó la honrilla guipuzcoana con una sufrida victoria por 22-19 frente al alavés Uribe en el mano a mano sub 22. Por culpa de un mal arranque, tuvo que levantar un 1-11 y un 12-18. Daba la impresión de que el partido se le había escapado de las manos. Sacó fuerzas de flaquezas y aprovechó el indudable bajón físico del rival para remontar después de 243 pelotazos a buena en 55 minutos. Retrasado 12-18, se fue al 19-18, Uribe logró el 19-19, pero no le sirvió recuperar el saque.

El usurbildarra Xabi Santxo buscaba su tercera victoria consecutiva en esta competición en el duelo que cerró las finales del GRAVNI, el mano a mano sénior. Sin embargo, cayó 18-22 ante el navarro Alberto Ongay, exprofesional de Aspe. Dieron 222 pelotazos en 53 minutos entretenidos e interesantes.

Santxo, que vencía 14-11, se quedó anclado en ese número mientras Ongay firmó una tacada de nueve tantos para acercarse al triunfo con el 14-22. No lo dejó escapar pese a recuperar el saque en dos ocasiones. Aprovechó mejor sus oportunidades el de Satrustegi, de 32 años, en una final decidida por detalles.

La final sub 22 de parejas entre Zabala-Pedro Ruiz (La Rioja) y Salaberria-Mariezkurrena II (Navarra) había levantado expectación en Gasteiz. Deparó más emoción que buen juego. Tras más de una hora sobre la cancha, los riojanos batieron 22-20 a los jóvenes navarros. Pedro Ruiz, que debutará con Aspe en junio, mereció la mejor nota. Jon Mariezkurrena, que cumple 19 años en 2018, presenta excelentes maneras que no han pasado desapercibidas ni para los técnicos de Aspe ni para los de Asegarce, empresa con la que ha firmado un precontrato.

Mejor le rodó la mañana al conjunto guipuzcoano de cesta punta, presente en dos finales. En juveniles, el zumaiarra Agirre y el mutrikuarra Aratz Mendizabal superaron 35-21 a la pareja vizcaína. A continuación, los sub 22 Ekaitz Mendizabal y Manzisidor, ambos mutrikuarras, se desembarazaron 35-19 de los dos representantes de Iparralde. La final sénior se les había escapado.

Futuro garantizado

El futuro parece garantizado en esta modalidad gracias a la labor impagable de las escuelas de Mutriku, Zumaia, Donostia, Hondarribia y Tolosa, que están dando frutos interesantes en las categorías más jóvenes.

En cuanto a las clasificaciones absolutas del GRAVNI, Gipuzkoa ha obtenido la segunda posición en frontón de pared izquierda detrás de Navarra, contra la que ha perdido las cuatro finales de mano entra ambas selecciones. Iparralde, por su parte, mantiene su supremacía en trinquete, con Navarra en la segunda plaza y Gipuzkoa en la tercera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos