Pelota

Bengoetxea VI influye en el juego más que Irribarria

El campeón manomanista y Beroiz superan al de Arama y un buen Martija, que se la juegan hoy ante Urrutikoetxea y Larunbe

J.L.PAMPLONA.

«Bien jugado por los cuatro. Martija ha cuajado un partidazo. Yo he hecho algún regalo y no he ayudado todo lo que debía a mi zaguero». Iker Irribarria expresaba en estas tres frases su opinión y su estado de ánimo tras la ajustada derrota por 22-18 en compañía de Martija frente a Bengoetxea VI y Beroiz, en el primer partido del grupo A del Torneo San Fermín, la noche del viernes en un Labrit de Pamplona lleno a rebosar.

Una tacada de cinco tantos dejó sin premio al zurdo de Arama y a su novel zaguero, obligados esta tarde a ganar y a dejar en menos de 18 tantos a Urrutikoetxea y Larunbe para conservar alguna opción de acceder a la final del viernes. Si los vizcaínos llegan a 19, la pareja de Aspe dirá adiós al primer puesto del grupo. El festival comienza a las 17.00 y ETB1 conectará en directo con el frontón de la capital navarra cuando termine su emisión del Tour de Francia.

Oinatz Bengoetxea, autor de dieciséis tantos de jugada, marcó la diferencia dentro de una buena tónica general. Además, el campeón manomanista dio otro paso adelante en la tacada final de cinco tantos que sentenció la contienda. Firmó uno a uno los que transformaron el 17-18 en el definitivo 22-18.

El delantero de Leitza apareció más veces que Irribarria para decidir. De hecho, se jugaron más tantos como le convenía a Oinatz que acordes a los intereses de un Irribarria con más arreones que continuidad. El de Arama cruzó tres ganchos inalcanzables entre el 2-4 y el 2-6 y volvió a ser fundamental en la reacción entre el 12-9 y el 12-15. Su volea por la pared izquierda en ese tanto fue el último remate que subió a su casillero. Pagó caro el gancho que mandó bajo chapa en el 15-16, que bien pudo significar el 14-17. Tres tantos de ventaja a esas alturas y con semejante equilibrio sobre la cancha habrían ayudado mucho a los azules. Los remates que llegaron después, en los momentos más calientes, fueron obra de Oinatz. Además, evitó que Irribarria restara de volea sus saques a base de ponerlos largos y bombeados al seis y medio. También alternó alguno corto. Maneja con criterio esa suerte.

El Bengoetxea VI actual exige un punto más de protagonismo de un Irribarria obligado a imponer su pegada y a agobiar más al zaguero contrario. Porque Beroiz fue de menos a más para cuajar un encuentro correcto. El debutante Martija no desentonó. Cogió altura en el frontis con la derecha y falló solo dos pelotas. Entrega más de zurda.

«He empezado bastante bien», indicó el zaguero de Etxeberri. «El calor me agobiaba. Antes del descanso del tanto 12 he tenido un momento en el que me he puesto nervioso. He cometido algún fallo tonto y se nos han ido. Me he rehecho después. Al final, Bengoetxea y Beroiz han sacado una pelota más muerta con la que no acertábamos y nos han hecho varios tantos».

Tampoco conviene pasar por alto que Irribarria cumplió 21 años el martes y Martija tiene 20. Competir a este nivel a esa edad no está al alcance de todos. Sucede que el de Arama ha sido campeón manomanista con 19 y posee tantas cualidades que también toca exigirle.

Mientras, Bengoetxea VI prolonga su excelente línea de juego y resultados. De todas maneras, reconoció que «hemos tenido que luchar a muerte y el encuentro se ha decidido por detalles. Hemos arriesgado quizá un poco. Son un par de jugadas que aciertas, coges el saque y te vas. Tranquilamente han podido ganarnos ellos porque han jugado mucho. Me ha encantado el partido».

Pendientes del resultado de hoy, Bengoetxea VI y Beroiz defenderán su primera posición el martes por la noche frente a Urrutikoetxea y Larunbe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos