Pelota

Beñat Rezusta devora zagueros

Altuna III-Zabaleta 9 - Irribarria-Rezusta 22

Se merienda a Zabaleta en el pobre estelar de Bera y le sustituye hoy en Oiartzun

JOSEBA LEZETA

Beñat Rezusta empieza agosto como terminó julio: victoria y dominio aplastante. Si el lunes en Azpeitia tomó la delantera 1-12 con Altuna III, ayer en Bera arrancó 0-7 y aumentó la renta a un 5-14 en compañía de Irribarria en un estelar decepcionante, pobre, roto por el descorazonador partido de José Javier Zabaleta, que perdió nueve pelotas y dejó sin restar un par de saques accesibles.

El zaguero zurdo de Bergara mantiene alta la guarda y comienza a ejercer un efecto devastador entre los pelotaris con los que comparte posición. Da la impresión de que incluso Zabaleta y Albisu saltan a la cancha temerosos por lo que se van a encontrar, por la seguridad y el poderío que transmite el indiscutible número uno de la zaga.

Su confianza en sí mismo es tal que tras el estelar de ayer, una vez que Zabaleta comunicó que no estaba en condiciones de jugar hoy en Oiartzun porque le había entrado una pelota en la mano, aceptó de buen grado la posibilidad de sustituir al de Etxarren en el Madalensoro, donde a las seis de la tarde comienza el festival en el que acompañará a Ugalde frente a Artola y Ander Imaz. Sucede que mañana le espera en el Ogueta de Vitoria la segunda semifinal del Torneo de La Blanca, en esa ocasión junto a Ezkurdia frente a Altuna III y Merino II. Tres en tres días. ¿Demasiados?

Está bien de manos, viene de jugar un encuentro de poco más de media hora -33 minutos- y solo 256 pelotazos, el organismo le responde, no se le nota jadear en ningún momento y goza en esas mismas canchas donde a otros les está tocando sufrir más de la cuenta por su culpa.

Poca historia tuvo el choque de ayer. Irribarria y Rezusta despacharon 9-22 a Altuna III, sin opción alguna de pasar al remate con cierta ventaja, y Zabaleta, un chollo para la pareja adversaria. El de Arama protagonizó un inicio prometedor con cuatro tantos de jugada y dos de saque en los seis primeros tantos. Tras la falta de saque del 1-7, le faltó acierto rematador. Tampoco hizo falta.

Irribarria terminó entero y bien de manos, lo que le permitirá completar una sesión específica de saques y restos para la revancha de la final manomanista ante Oinatz Bengoetxea que afrontará el lunes en Vitoria.

Dentro de su flojísima actuación, Zabaleta firmó la acción más espectacular de la tarde en el frontón Eztegara. Defensiva, por supuesto. Rezusta soltó un zarpazo hacia el once, la pelota viajó hacia donde estaban las sillas del rebote, el de Etxarren se colocó de zurda con un abuelo pegado a uno de sus costados y una madre y su hijo asustados ante lo que se les venía encima. Pese a todo, devolvió a buena la pelota.

Más

Fotos

Vídeos