Pelota

Peña: «Jugar el año que viene en Primera sería algo grande, más que ganar la txapela»

Jon Ander Peña con su padre, José Luis, que ejercerá de botillero, prueban las pelotas durante la elección de material del Labrit./CALLEJA
Jon Ander Peña con su padre, José Luis, que ejercerá de botillero, prueban las pelotas durante la elección de material del Labrit. / CALLEJA
Jon Ander Peña, finalista del Cuatro y medio Promoción

ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

Jon Ander Peña afronta mañana en el Labrit de Pamplona el partido individual más importante desde que dio el salto a profesionales el pasado 8 de octubre de 2016 en el Beotibar. El delantero tolosarra se enfrenta a Asier Agirre en la final del Campeonato del Cuatro y medio Promoción. El premio para el ganador es muy grande. Jugará en Primera el año que viene. Y no estará solo, contará con el apoyo de sus familiares y amigos.

- ¿Cómo andamos de nervios?

- De momento los controlo. Se nota un poco la tensión, pero estoy bien. Los amigos no dejan de preguntarte por la final, por cómo te encuentras, pero eso no me supone ningún agobio. Físicamente estoy bien y llego a la final bien de manos.

- Su trayectoria en el campeonato de Promoción ha ido de menos a más...

- Así es. Comencé contra Urretabizkaia II. No me quedé muy satisfecho con mi juego. Gané porque él no tuvo su día, por las manos o por otras cosas. Entré en la liguilla y mi primer rival fue Agirre, en Barcelona. Todo era distinto. No sé si fue por el viaje -se desplazó la víspera y durmió fuera de casa-, los nervios o el frontón, que no lo conocía aunque no es excusa, pero tampoco jugué como esperaba. Estuve mal, me faltó algo para ganarle. Él tampoco dio su nivel.

- Pero, afortunadamente, llegó la mejoría y las victorias

- Contra Ugalde en Eibar jugué mejor y ante Elordi me salieron bien las cosas en Gernika. Puede que llegase un poco cansado al campeonato. A primeros de septiembre disputé diez partidos y no estaba acostumbrado a jugar tan seguido.

- A pesar de ello, afrontó la competición con todas las consecuencias...

- No quedaba otra, no podía desaprovechar la oportunidad. Comencé a entrenar en la distancia, prestando especial importancia al saque y el resto.

- ¿Flojeaba en esos aspectos?

- No del todo. Los delanteros no tenemos problemas con el saque, siempre se me ha dado bien, pero en el cuatro y medio el resto es muy importante. Casi tanto como el saque. Ahora me encuentro con confianza a la hora de restar. Lo he entrenado con Pablo Berasaluze. Voy evolucionando poco a poco.

- ¿Cuántos entrenamientos ha hecho para preparar la final?

- La semana pasada hice dos, uno con Bakaikoa y otro solo. Y esta uno solo, también con Bakaikoa. No quiero cargarme de frontón, prefiero estar fresco.

- ¿En qué aspectos del juego ha mejorado de un año a otro?

- Ahora no hago tantas tonterías, intento jugar más serio y centrarme en lo que tengo que hacer. Antes, al ser principiante, se me iba la cabeza más de la cuenta.

- Dígame algo de Agirre, su rival mañana en la final.

- Es un delantero muy rematador. Cuando tiene la oportunidad de acabar el tanto lo hace muy rápido. Saca bien y sabe manejar el gancho.

«Sé que en Tolosa han organizado un autobús para ir a animarme al Labrit, jaleo no va a faltar»

- ¿Tiene miedo a algo?

- Quizás a su saque. Si quiero ganar la txapela tendré que restar bien y evitar que entre de aire desde muy adelante.

- Eso es complicado, sobre todo al tratarse de dos delanteros...

- Sí, pero no queda otra.

- El premio es gordo para ambos...

- Sí, ya lo sé. Jugar el año que viene en Primera es algo grande, incluso más que ganar la txapela.

- ¿Se ve jugando contra Aimar, Oinatz, Altuna III o Urrutikoetxea?

- Es mi primera final individual e intentaré ganarla. Si me toca jugar contra ellos tengo aún, a mis 20 años, mucho margen de mejora.

- ¿Cuántas entradas le han pedido para la final?

- No lo sé, no me ocupo de ello. Creo que en Tolosa ya han organizado un autobús para ir al Labrit y también sé que mucha gente, incluida mi familia, se desplazará a Pamplona por su cuenta.

- ¿Qué ambiente espera encontrarse en el Labrit? Los seguidores de Agirre serán mayoría...

- Allí siempre hay buen ambiente. Me imagino que irán muchos amigos suyos. Jaleo no va a faltar.

- ¿Qué tal se le da el Labrit?

- Ni bien ni mal, pero es un frontón que me gusta. No hay ninguna excusa.

- ¿Tiene previsto cambiar sus hábitos diarios al ser un día especial?

- No, para nada. Iré al frontón sobre las 15.30 con el aita, que será mi botillero. Comeré pasta y pollo, como hago siempre antes de los partidos.

Más

Fotos

Vídeos