Pelota

Altuna maniata a base de calidad a Ezkurdia y Rezusta

Jokin Altuna ejecuta una jugada ante Rezusta, Merino II y Ezkurdia ayer en el Ogueta. / IOSU ONANDIA

El de Amezketa brilla al ataque y responde en defensa para meterse en la final de mañana en Vitoria junto a Merino II

JOSEBA LEZETASAN SEBASTIÁN.

Jokin Altuna ha pasado en 72 horas de una dolorosa derrota por 9-22 en Bera con Zabaleta frente a Irribarria-Rezusta a imponerse 11-22 en Vitoria con Merino II a Ezkurdia-Rezusta, recientes ganadores del Torneo San Fermín. Alcanza así por segundo año consecutivo la final de La Blanca. «Todos jugamos a pelota y el verano es propicio para los altibajos», sentenció el de Amezketa en el vestuario del frontón gasteiztarra. Los resultados le dan la razón.

Tampoco necesita un huracán a favor para brillar. Le basta una suave brisa como la que sopló ayer en la cancha del Ogueta, bien aprovechada. Al igual que hace una semana en Azpeitia, confirmó que ha recuperado la chispa que le ha faltado en las semanas posteriores a la gastroenteritis y encontró la manera de maniatar a Ezkurdia y Rezusta, quien ve rota su racha de victorias en las competiciones de parejas organizadas de forma conjunta por Aspe y Asegarce. Se queda en cuatro: Lekeitio y San Mateo de 2016 más el Parejas y San Fermín de 2017.

El de Bergara afrontaba su tercer partido en tres días y le costó calentar motores. Tampoco le ayudó la estrategia equivocada de un Ezkurdia que acusó quizá su ausencia de once días de las canchas. El de Arbizu buscó más a Altuna III que a Merino II cuando sus virtudes y las del compañero aconsejaban madurar el peloteo, castigar al zaguero riojano y encontrar ventajas antes de lanzarse al ataque.

Jokin Altuna disfrutó con acciones a la contra, aprovechó el saque-remate en un par de ocasiones y le funcionaron las dejadas con ambas manos cuando Ezkurdia le retó en los dos primeros cuadros o Rezusta no fue capaz de evitarle. Acababa de cumplirse un cuarto de hora desde el primer pelotazo cuando el electrónico reflejaba un sorprendente a priori 3-11, para el que habían hecho falta únicamente 141 pelotazos. Poco después la ventaja se ampliaba a trece tantos: 4-17.

David Merino, firme atrás y agobiado solo las contadas ocasiones en las que Rezusta logró que se alargaran los tantos, optó incluso por bajar la pelota a Ezkurdia desde posiciones lejanas. Prefería eso que un tú a tú con Rezusta. Le fue bien.

Ezkurdia pegó 133 pelotazos, 39 más que su zaguero Rezusta, quien acabó la semifinal con 94. El que menos intervino de los cuatro. Ese dato refleja que no se jugó en el terreno que favorecía teóricamente a los colorados, sino en el de Altuna III.

El amezketarra y Merino II disputarán la final del Torneo de La Blanca ante Urrutikoetxea y Albisu mañana por la noche en el Ogueta.

11 Ezkurdia-Rezusta

22 Altuna III-Merino II

Tiempo de juego
53 minutos y 38 segundos.
Pelotazos a buena
464.
Tantos de saque
Ezkurdia, 0. Altuna III, 2.
Faltas de saque
Ezkurdia, 0. Altuna III, 0.
Tantos en juego
Ezkurdia, 6. Rezusta, 1. Altuna III, 13. Merino II, 0.
Tantos perdidos
Ezkurdia, 5. Rezusta, 2. Altuna III, 2. Merino II, 2.
Marcador
1-0, 1-4, 2-4, 2-11, 4-11, 4-17, 8-17, 8-20, 11-20 y 11-22.
Momios de salida
100 a 80 a favor de Ezkurdia y Rezusta. 60 a 100 por abajo. Con el 2-11 las apuestas habían dado un vuelco y los corredores ofrecían momios de 100 a 50 por Altuna y Merino II, 30 a 100 por abajo.
Incidencias
menos de media entrada en el Ogueta de Vitoria. Asistencia ligeramente superior a los 600 espectadores.

Más

Fotos

Vídeos