Pelota

Aimar renuncia a jugar por el tercer puesto

Aimar realiza estiramientos en el polideportivo Antzizar. / LOBO ALTUNA
Aimar realiza estiramientos en el polideportivo Antzizar. / LOBO ALTUNA

El goizuetarra debía enfrentarse a Bengoetxea VI el domingo en Eibar. «El domingo no podía apoyar el pie en el suelo y los médicos me han dicho que tengo que guardar reposo dos o tres semanas por lo menos»

ENRIQUE ECHAVARREN SAN SEBASTIÁN.

Aimar Olaizola ha decidido renunciar el partido por el tercer y cuarto puesto del Campeonato del Cuatro y medio, anunciado para el domingo en el Astelena de Eibar, debido al agravamiento en las últimas horas de la fascitis plantar que arrastra desde hace varios meses. El goizuetarra no se ve en condiciones de enfrentarse a Oinatz Bengoetxea, por lo que el leitzarra figurará en el palmarés de la competición como tercer clasificado sin necesidad de jugar. «Estoy mal, llevo más de mes y medio arrastrando bastantes molestias en ambos pies y el domingo el dolor era muy intenso», declara el goizuetarra, quien ayer se desplazó a Gasteiz para ponerse en manos del doctor Mikel Sánchez y de su hija Itxaso. «Me han dicho que hay que parar, la única solución es el reposo», añade con resignación.

Ese diagnóstico no es la primera vez que lo escucha Aimar. «Ya me lo comentaron antes de empezar el campeonato, pero yo no quería dejarlo. Por mi cabeza no pasaba la idea de renunciar, hasta que ha llegado el momento de parar. No hay otra alternativa». Reconoce que «he jugado todo el rato con dolores. No he podido hacer ni físico, ni frontón antes de los partidos. Es el campeonato que más he sufrido de todos los que he disputado».

Las molestias comenzaron «hace cinco o seis meses. Ahí empecé a sentir dolor en las plantas de los pies, pero calentando desaparecían. Lo más duro llegó la semana previa a iniciarse la liguilla de cuartos. Estaba haciendo físico con Oinatz y en el último ejercicio debí apoyar mal el pie en el suelo. Sentí un dolor muy incómodo, como si me hubiesen metido un cristal en el pie. He aguantado el campeonato como he podido, siempre con dolor, hasta que los médicos han determinado que tengo que parar. ¿Cuánto tiempo? Dos o tres semanas por lo menos».

Ondas de choque y masaje

El menor de los Olaizola, de 37 años -cumple 38 el próximo lunes-, conoce de primera mano el protocolo a seguir. «Tendré que ir tres o cuatro veces a la semana a Gasteiz para recibir ondas de choque, sigo tomando antiinflamatorios y también acudo a recibir masaje con Bixente Artola en Oiartzun. Cada vez que lo hago noto una gran mejoría, pero las molestias no desaparecen».

Admite el goizuetarra que «el domingo, después de jugar con Altuna en el Labrit, apenas podía apoyar el pie en el suelo. Además, el médico ha señalado que hay riesgo de que se rompa la fascia plantar, por lo que deberé estar tres semanas parado por lo menos. Sí o sí».

Aimar es consciente de que el Campeonato de Parejas está a la vuelta de la esquina, pero tiene claro que lo primero es su salud. «Espero estar completamente recuperado para el Parejas, pero si estoy igual que en estos momentos no empezaré el campeonato y otro lo hará en mi lugar. No puedo seguir como hasta ahora. El Parejas es un campeonato muy largo, exigente, y quiero afrontarlo en perfectas condiciones. Aún quedan tres semanas para que empiece y confío en que este tiempo que tengo que estar parado me venga bien para recuperarme totalmente. Las cosas vienen así y hay que afrontarlas como se puede».

Más

Fotos

Vídeos