Pelota

Aimar no perdona en la jaula

Olaizola II golpea de zurda ante Urrutikoetxea ayer en Barañain.
Olaizola II golpea de zurda ante Urrutikoetxea ayer en Barañain. / JESÚS GARZARÓN

El goizuetarra, primer finalista del Cuatro y medio navarro tras imponerse en Barañain a Urrutikoetxea, que no podrá defender la txapela

ENRIQUE ECHAVARREN SAN SEBASTIÁN.

Aimar Olaizola ya espera rival para la mañana del miércoles 7, día de San Fermín, en el Labrit de Pamplona. El delantero de Goizueta consiguió ayer el billete para la final del Torneo del cuatro y medio tras derrotar por 22-16 a Mikel Urrutikoetxea, que no podrá defender la txapela conquistada el año pasado ante Ezkurdia. El vencedor del duelo de hoy en Sopela entre el de Arbizu y Altuna III será quien se vea las caras con el menor de la saga de los Olaizola.

22 OLAIZOLA II

16 URRUTIKOETXEA

Tiempo de juego:
46 minutos y 23 segundos.
Pelotazos a buena:
201.
Tantos de saque:
Olaizola II, 5. Urrutikoetxea, 2.
Faltas de saque:
Olaizola II, 0. Urrutikoetxea, 1.
Pasas del cuatro y medio:
Olaizola II, 0. Urrutikoetxea, 0.
Tantos en juego:
Olaizola II, 9. Urrutikoetxea, 6.
Tantos perdidos:
Olaizola II, 6. Urrutikoetxea, 5.
Marcador:
0-1, 1-1, 1-4, 4-4, 4-5, 10-5, 10-8, 11-8, 11-12, 15-12, 15-13, 17-13, 17-16 y 22-16.
Momios de salida:
a la par.
Botilleros:
no hubo.
Incidencias:
lleno absoluto en el frontón Retegi de Barañain. 650 personas.

Aimar, que había jugado la noche del viernes en Zumaia -llegó a casa a las dos de la madrugada-, no acusó el cansancio. Salió a darlo todo y volvió a demostrar que la jaula es una distancia idónea para sus características. Es un consumado especialista. Busca su sexta txapela en la competición navarra en nueve comparecencias. Ahí es nada. Y empezando desde abajo. Ha dejado en la cuneta a Artola, Bengoetxea VI y Urrutikoetxea.

«Ha sido un partido complicado, me ha costado ganarle a Urrutikoetxea porque es un frontón muy rápido y con el saque se hace mucho daño. Estoy contento por volver a una final del cuatro y medio. Estoy muy bien de juego y voy a por el título», dijo el goizuetarra en vestuarios.

La semifinal de Asegarce tuvo un comienzo igualado, con intercambio de alternativas en el marcador hasta que Aimar decidió coger las riendas del partido. Sus mejores momentos llegaron del 7-5 al 10-5 después de cortar la racha inicial de Urrutikoetxea. Pero al tanto siguiente cometió el primero de sus seis errores claros del partido al mandar la pelota a la contracancha. No se vino abajo el goizuetarra, ni mucho menos. Tuvo los arrestos necesarios para aguantar la reacción del de Zaratamo, que llegó a ponerse por delante por tercera vez (11-12) merced al segundo de sus saques. Desgraciadamente para sus intereses, ya no volvió a hacerlo.

Aimar se sacudió la presión y con un parcial de 6-1 volteó el luminoso (17-13). En ese tanto, Urrutikoetxea mandó la pelota al colchón de abajo y solicitó un descanso. Hizo un mal gesto al intentar restar una pelota y se resintió de la tendinopatía que arrastra en el tendón de Aquiles de su tobillo izquierdo. Fue atendido en el set de descanso por el doctor José María Urrutia.

Espiral de errores

A partir de ese momento, el delantero vizcaíno ya no fue el mismo a pesar de ponerse a un solo tanto de diferencia (17-16). Entró en una espiral de errores de la que no pudo salir. Aimar comenzó a sacar petróleo con el disparo inicial y el partido se decantó claramente a favor del veterano, que aprovechó la rapidez del recinto de Barañain y los extraños que hacía la pelota en la pared izquierda para irse directo al cartón 22 y sellar la victoria.

«Se me ha ido en el marcador sin hacer nada, por cuatro errores míos. Si no llego a hacerlos, hubiera estado ahí. Me he visto bien en el peloteo, pero en los últimos tantos la pelota solo me botaba mal a mí», declaró Urrutikoetxea, quien confirmó que lleva mes y medio arrastrando molestias en el tendón. «Pensaba que estaba curado, pero hoy se ha vuelto a resentir».

Más

Fotos

Vídeos