Pelota

Aimar Olaizola: «No tengo que demostrar nada a nadie en el Manomanista»

Aimar Olaizola, ayer en los vestuarios del Atano III./LOBO ALTUNA
Aimar Olaizola, ayer en los vestuarios del Atano III. / LOBO ALTUNA
Aimar Olaizola, delantero de Asegarce

El manista de Goizueta afronta la competición reina de la pelota a mano con la misma ilusión que cuando se estrenó ante Iñaki Esain en 2000

ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

Aimar Olaizola es historia viva del Manomanista. Aún con el regusto amargo de no haber podido disputar la final del Parejas -fue nombrado mejor pelotari del campeonato-, el goizuetarra afronta su decimonovena participación consecutiva con la misma ilusión de un debutante. Campeón en cuatro ocasiones (2005, 2007, 2012 y 2013) y subcampeón en otras cinco (2003, 2006, 2009, 2011 y 2015), aspira a volver a reinar en la competición más importante del curso pelotístico. Ayer se entreno en el Atano III de Donostia junto a Mikel Urrutikoetxea.

- ¿Qué supone haber sido designado mejor pelotari del Parejas?

- Es un reconocimiento al campeonato que hemos hecho tanto yo como Ander Imaz. El Parejas no es un campeonato cualquiera. Estás compitiendo todos los fines de semana durante más de cuatro meses, jugando un montón de partidos y es algo muy bonito que te lo concedan.

- Y eso sin disputar la final.

- Me habría gustado jugarla, pero no pudo ser.

- ¿Le queda un regusto amargo?

- Pienso que hemos hecho un gran campeonato. Nos clasificamos para la liguilla de semifinales y ganamos los dos primeros partidos, muy duros. Y en el último no hicimos nuestro trabajo. Personalmente no estuve bien, me encontré incómodo. Ezkurdia y Zabaleta nos dominaron muy fácil, jugaron muchísimo. La mala suerte también nos ha acompañado en algún que otro partido, pero ha sido culpa nuestra. Soy de los que digo que la suerte hay que buscarla y no lo hicimos.

- Se quedó fuera por un tanto.

- El año pasado también me pasó lo mismo con Untoria. Perdimos el último partido de la liguilla de semifinales por 22-18 ante Irribarria y Rezusta. Si ganábamos estábamos dentro. La pelota es así.

- ¿Vio la semifinal del Ogueta entre Altuna-Martija y Elezkano-Rezusta?

- No, estaba jugando a pelota con mis hijos. Además, si llego a hacerlo y con ese resultado lo hubiese pasado peor aún. Estaba seguro de que Jokin y Martija iban a darlo todo, como así sucedió.

- Pero la final del domingo en el Bizkaia sí.

- Sí, se esperaba una final muy dura, con emoción, pero se rompió desde el principio. Elezkano y Rezusta no estuvieron a su nivel habitual. Beñat igual hizo el peor partido del campeonato. Lleva tres años jugando a un nivel muy alto y de todos los partidos que le he visto, muy pocos han sido como el de la final. No estuvo bien, la pelota no le salía de la mano y, además, perdió más de lo normal. Un día malo lo tiene cualquiera. Se le puede perdonar después de todo lo bien que lo ha hecho hasta ahora. Es el mejor zaguero, el más regular de todos.

- El mérito de que no estuviese bien sería también de Ezkurdia y Zabaleta...

- Indudablemente. Ambos jugaron un gran partido. Le dieron mucha velocidad a la pelota.

- ¿Influye llegar de menos a más a una final?

- El Parejas es muy largo y el primer objetivo es entrar en la liguilla de semifinales. El mejor ejemplo es Zabaleta. Hasta conseguirlo ha tenido de todo. Partidos buenos y otros malos. Y luego ha sido el pelotari que más diferencia ha marcado en los tres partidos de semifinales y también en la final. Se le ha visto con mucha confianza, no perdía pelota, le daba mucho y dominaba siempre.

- A Ezkurdia también le tocaba ganar una txapela...

- Sí, sin duda, ha hecho un gran campeonato, pero para mí lo más importante en un partido como estos es el trabajo de los zagueros.

«El premio al mejor pelotari es un reconocimiento al campeonato que hemos hecho Ander Imaz y yo»

«El año pasado también me pasó lo mismo con Untoria, nos quedamos sin final al perder el último partido»

«Entro en la ronda de octavos porque en la última edición perdí contra Oinatz en cuartos»

- Se va a volver a ver las caras con ellos en el mano a mano...

- Sí, pero para mí lo más importante es poder jugar. Ya dije en su día que si no me veía en condiciones renunciaría, a mi edad -tiene 38 años- no tengo que demostrar nada a nadie en el Manomanista, pero no es así. Me he visto bien de momento en las pruebas que he hecho, pero no vale de nada entrenar bien si luego no juegas de blanco. Estoy con ilusión y muchas ganas. A gusto del nivel que estoy dando en los últimos partidos. Me veo bien, con chispa, satisfecho de mi juego. La pelota me sale bien de la mano.

- Cuántos entrenamientos específicos ha hecho hasta ahora?

- El de Donostia ha sido el segundo. La semana pasada estuve en el Beotibar también con Urrutikoetxea. Espero hacer otro esta semana, viernes o sábado. No está aún decidido.

- Entra en octavos.

- Sí, porque el año pasado perdí con Oinatz en Pamplona en cuartos. Lo haré junto a Altuna III, Ezkurdia y Artola. Los cabezas de serie son Urrutikoetxea, Rezusta, Irribarria y Bengoetxea VI.

- ¿A quién ve como favoritos?

- No veo ninguno claro. Los cuatro cabezas de serie están ahí por algo. Y los que estamos por debajo intentaremos ponérselo complicado y dar guerra. A Urrutikoetxea le veo muy bien, Irribarria está jugando mucho últimamente y Oinatz es el campeón. Rezusta ya demostró el año pasado que puede ganarle a cualquiera.

- ¿Y dónde se ve Aimar?

- No sé, para estar arriba en el mano a mano influyen muchas cosas. Tienes que estar bien físicamente, que las manos te respondan, atravesar por un buen momento de juego y tener suerte.

- Cambiando de tercio. ¿Aprovechó la eliminación del Parejas para irse de caza, su gran pasión?

- No, la temporada finalizaba enero. Lo que sí he hecho es salir con los perros a andar al monte, entrenarlos. Es algo que hago bastante a menudo y que me gusta, más incluso que ir a cazar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos