Diario Vasco
Álvaro Untoria devuelve una pelota con la zurda desde la pared en una elección de material.
Álvaro Untoria devuelve una pelota con la zurda desde la pared en una elección de material. / MIKEL FRAILE

PELOTA

Untoria: «Dependemos de nosotros mismos»

  • El pelotari de Nájera y Olaizola II se juegan el lunes en Tolosa ante Urrutikoetxea y Ander Imaz gran parte de sus opciones de entrar en la liguilla de semifinales

Álvaro Untoria afronta, a sus 26 años, su tercera participación en el Campeonato de Parejas de Primera. Campeón en 2015 con Oinatz Bengoetxea, el zaguero riojano se ha aliado en esta edición con Aimar Olaizola, pero las cosas no les están saliendo a ambos como quisieran. Llevan cinco victorias a falta de tres jornadas para la conclusión de la liguilla de cuartos y su objetivo es entrar en semifinales. No es sencillo, pero no piensa arrojar la toalla de antemano.

- ¿Qué ha cambiado del Untoria que ganó la txapela en 2015 al actual?

- No muchas cosas, la verdad. No te queda otro remedio que hacerte más duro por que la intensidad y el ritmo de los partidos de Primera no tiene nada que ver con los de Segunda.

- Entró en la octava jornada sustituyendo a Aretxabaleta y se llevó el título.

- Había jugado antes dos o tres partidos del Campeonato de Promoción con Tainta y estaba en un buen momento de forma. Se juntó todo. Oinatz estaba con juego y nos compenetramos muy bien.

- ¿Qué supuso ganar su primera txapela en Primera?

- Un sueño cumplido. Fue algo inolvidable, nadie lo esperaba.

- Al año siguiente repitió con Oinatz, pero no pudieron luchar por la txapela.

- Llegamos a la liguilla de semifinales, que era nuestro objetivo. Ganamos el primer partido a Artola-Ander Imaz, pero después perdimos frente a Olaizola II-Urrutikoetxea y Martínez de Irujo-Rezusta. Eran las dos parejas más fuertes y estaban predestinadas a jugar la final.

- ¿Qué pensó cuando le comunicaron que este año iba a formar pareja con Olaizola II?

- Me puse muy contento. Me hacía mucha ilusión jugar al lado del número uno de la pelota.

- ¿Con quién se juega más cómodo, con Aimar o con Oinatz?

- Con los dos, son figuras de la pelota y siempre están dispuestos a ayudar al zaguero.

- Además, venía de cuajar un verano bastante completo.

- Me pilló en un buen momento de juego y llegué a seis finales. Gané una, con Aimar en Zarautz. Y también con Altuna III en Soria. No tuve ningún problema de manos, creo que no suspendí ningún partido.

- No puede ser posible...

- Bueno, justo de empezar el Parejas renuncié a jugar en Fuenmayor. Había disputado dos partidos seguidos con anterioridad y acabé con la mano un poco hinchada. Fue más que todo por precaución.

- De momento, no les están saliendo las cosas como esperaban. Solo cinco victorias en once jornadas...

- Si no sumas como pareja no tienes nada que hacer porque la igualdad es máxima. Aquí no puedes descuidarte porque el resto de parejas también juegan mucho a pelota. Hubo un par de partidos en los que pasé por un pequeño bajón de juego. No estuve al nivel que se esperaba de mí, pero, afortunadamente, ya me he recuperado. En un campeonato tan largo como el Parejas no puedes estar siempre al 100%. A todo el mundo le pasa, somos humanos. Soy transparente y lo dije como lo sentía. Cuando gano siempre tengo una sonrisa en la boca, pero cuando estoy mal se me nota.

- ¿Su mejor partido?

- Ha habido varios partidos en los que me he sentido muy a gusto en la cancha, sobre todo en los cuatro últimos, contra rivales muy difíciles como Irribarria, Rezusta, Altuna III o Bengoetxea VI. He recuperado la confianza tras hablar con mi entrenador, con mi familia. Me puse las pilas después del bajón, me olvidé de todo y he vuelto a ser yo mismo.

- ¿El peor?

- Quizás el del Bizkaia de Bilbao en la tercera jornada de la primera vuelta contra Urrutikoetxea y Ander Imaz. Perdimos 18-22. No me encontraba cómodo con sus pelotas, eran muy bajas para un campeonato de Primera. Me pudo la situación y me salí del partido.

- ¿Por qué aparecen esas dudas?

- Hombre, jugar con Aimar es una gozada, pero la responsabilidad y la presión es mucho mayor.

- ¿Tan difícil es ser regular?

- Es complicado, hay días en que te sale todo y otros nada.

- ¿Qué es lo que más le ha sorprendido del campeonato hasta el momento?

- La igualdad. Salvo Irribarria y Rezusta que han demostrado estar a un nivel superior, el resto estamos en un pañuelo. Todas tenemos opciones de entrar en semifinales.

- ¿Han echado cuentas?

- No, pero dependemos de nosotros mismos. Si ganamos los tres partidos que nos quedan nos metemos dentro. Si no, a casa.

- No pueden fallar el lunes en el Beotibar de Tolosa ante Urrutikoetxea y Ander Imaz...

- Es la primera de las tres finales que nos quedan, tenemos que ganar como sea.

- Al menos no le toca un pegador.

- No, pero Ander tiene otras muchas cualidades. Es muy peligroso.

- A día de hoy son cinco los zagueros riojanos en profesionales: los hermanos Merino, Cecilio, Salaverri y usted. ¿Hay algún otro zaguero con futuro en La Rioja?

- Pedro Ruiz. Es de San Asensio, pero juega con el club de Nájera. Tiene 18 años, es diestro y apunta buenas maneras. Las empresas también andan detrás de Zabala, Lerena y Prado, pero estos son delanteros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate