Diario Vasco
Larunbe pega ante Rezusta anoche en Hendaia.
Larunbe pega ante Rezusta anoche en Hendaia. / MIKEL FRAILE

PELOTA

Accidente de coche de Rezusta

  • El zaguero de Bergara llegó a tiempo a Hendaia y jugó con dolor de cuello

El inicio de la última jornada de la primera vuelta del Campeonato de Parejas vino precedido de un susto monumental a cargo de uno de los cuatro pelotaris. Beñat Rezusta sufrió un accidente con su automóvil a la altura de Orio cuando circulaba en dirección a Hendaia. Pegó a otro coche y le arrolló un autobús que venía por detrás. La meteorología, con lluvia y granizo, no acompañaba.

Por fortuna, el incidente no pasó a mayores. Rezusta no requirió atención médica y encontró la manera para llegar al frontón Daniel Ugarte, aunque no en su vehículo. No estaba en condiciones. Quienes le vieron de cerca aseguran que estaba pálido. Le dolía el cuello. Pese a ello, saltó a la cancha y jugó. Finalizado el choque, regresó a su casa de Bergara en el coche de Jon Apezetxea, botillero e intendente de Aspe, que realizó unos kilómetros extra ya que reside en Sunbilla.

Es imposible evaluar hasta qué punto influyó el accidente en el rendimiento del partido en el que los líderes perdieron su imbatibilidad, superados 16-22 por Bengoetxea VI y Larunbe, a quienes este punto reengancha en la clasificación. A expensas de lo que suceda en los tres próximos partidos, hay un empate a tres entre nada menos que seis parejas. Igualdad máxima.

Comenzó mal Rezusta, quien acumulaba cuatro pelotas perdidas para el 1-7, sin llegar aún al centenar de pelotazos. Oinatz Bengoetxea aprovechó al cien por cien las condiciones de un frontis lento y un suelo rapidísimo que da clara ventaja a los delanteros que juegan de aire. El único tanto de Irribarria y Rezusta para el 1-7 era una falta de saque del leitzarra al mandar a botar la pelota a la contracancha en su intento de buscar la derecha del zaguero zurdo de Bergara.

Pesó en el desenlace del encuentro el mal inicio de los dos pegadores de Aspe. Oinatz, como ya hiciera Aitor Mendizabal hace unas semanas en Oñati, empezó a sacar desde la pared izquierda. Le fue bien. Para cuando quisieron darse cuenta, los líderes caían 2-10. Unos minutos después la desventaja crecía de ocho a nueve tantos, 5-14.

Jugaron a remolque a partir de ese momento. Apenas vimos peloteo. El protagonismo correspondió a los delanteros. Bengoetxea VI sacó partido en los primeros compases de las dudas defensivas de un Irribarria que creció con el paso de los minutos. Reaccionó para gracias a una serie de buenos remates situarse a dos tantos, 16-18. Rezusta, poco influyente en el peloteo, había dejado de fallar y el partido estaba abierto.

Oinatz Bengoetxea cortó la racha con una parada al txoko y decidió los últimos tres tantos, en los que corroboró la importancia de disponer del saque en tu poder en una cancha de estas características.

También influyó el material. Las condiciones del frontón de Hendaia, en el que la pelota corre muchísimo, exigen al seleccionador y a los intentes rebajar el material respecto a otros escenarios. Oinatz Bengoetxea, sobre todo, y Mikel Larunbe supieron aprovecharlo. Irribarria y Rezusta, en cambio, sufrieron.

La mejor noticia es que el zaguero de Bergara no sufrió ninguna lesión de importancia en el accidente de circulación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate