Diario Vasco

PELOTA

Zabaleta, amo y señor del Astelena

Zabaleta se queja del golpe que sufrió en un dedo de su mano derecha ayer en el Astelena.
Zabaleta se queja del golpe que sufrió en un dedo de su mano derecha ayer en el Astelena. / MORQUECHO
  • Tercer punto para el de Etxarren y Elezkano II ante Urrutikoetxea e Imaz

Elezkano II y Zabaleta sumaron en el Astelena el tercer punto de la liguilla de cuartos del Campeonato de Parejas al batir por 22-16 a Urrutikoetxea y Ander Imaz. Ascienden momentáneamente a la segunda posición de la clasificación, mientras que sus rivales de ayer no abandonan el farolillo rojo y ven cada vez más complicado el acceso a semifinales.

El punto puede salirles caro a los representantes de Aspe. Zabaleta, el mejor del partido con diferencia, acabó con molestias en uno de los dedos de su mano derecha al golpearse con la parte inferior del frontis. Y Elezkano II lo hizo cojeando ostensiblemente de su tobillo derecho tras un mal golpe contra la primera fila de butacas. Nada más concluir el partido acudió a un hospital de Bilbao, junto al doctor José María Urrutia, para hacerle una radiografía. Las placas descartan en principio una fractura ósea. Tampoco se aprecia fisura. Tiene el tobillo inflamado pero el peroné no parece afectado. Con todo, el lunes le harán una resonancia magnética para tener un diagnóstico más completo.

Elezkano II y Zabaleta comenzaron con miedo, sobre todo el zaguero de Etxarren. La derecha no funcionaba. Alternaba grandes pelotazos con errores de bulto, a los que hay que añadir alguna que otra escapada afortunada. Pero cuando disipó sus dudas, se convirtió en amo y señor del Astelena. Un dato. Se apuntó los mismos tantos -siete- que su delantero, algo que no suele ser habitual. El abrumador dominio de Zabaleta fue aprovechado por Elezkano II para rematar.

Tardó lo suyo el de Zaratamo en firmar su primer tanto -11-8-, pero luego no desaprovechó las oportunidades que se le presentaron. Que fueron muchas porque Ander Imaz bastante hacía con tratar de poner la pelota en el frontis. El zaguero oiartzuarra se pasó casi todo el partido detrás de la raya del siete. Urrutikoetxea, valiente en todo momento, también tuvo que rendirse ante la evidencia. Eso sí, prometió seguir dando guerra. Lo hará.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate