Diario Vasco

«Yo no he jugado como Altuna ni con 20 ni con 30 años»

  • «Sí, me levanto de la silla durante algunos tantos; para estar tranquilo como si no te importara nada, mejor sentarme en la grada con un cubata»

¿Sigue jugando a pelota?

Poco últimamente. Durante el verano he jugado sobre todo por La Rioja y Castilla con Titín, Xala y compañía. Ahora voy al frontón con la pelota goxua para sudar.

Elija un botillero.

No sé qué decirte. La mayoría somos peculiares, 'xelebres'.

¿Mourinho o Guardiola?

Guardiola.

¿Qué distingue a un buen botillero?

Antes que nada tranquilizar al pelotari. No es un sitio para echar broncas. Tampoco puedes alterarte. Conviene no hacerlo.

Le he visto levantarse de la silla mientras están en juego los tantos...

Lo vivo a tope, veo que Jokin tiene pelota para acabar el tanto y quiero rematar yo. Para estar tranquilo como si nada te importara, mejor sentarte en la grada con un cubata. Eso de levantarme durante los tantos... Alguna vez que he ido a Anoeta a un partido de la Real, veo gritar a la gente fuera de sí y me sorprendo. Unos minutos después, sin darme cuenta, el que insulta al árbitro soy yo.

¿Escuchó la bronca de Asier Olaizola a su hermano Aimar el domingo en el Atano III?

En un momento vi que le llamaba para sentarse. Estás concentrado en tu pelotari y no te das cuenta de otros detalles.

¿Estudia los partidos?

No. Antes de empezar comentamos la teoría en el vestuario. Lo difícil es la práctica. Eso le corresponde a Altuna. Hasta ahora no hemos discrepado en la estrategia. En lo que se refiere al material, siempre le digo que elija la pelota que le entra bien en la mano, que no mire si le conviene o no al rival, si es motela o viva. Luego, puede salirte todo al revés, pero soy de esa opinión.

A la edad de Jokin, 20 años, ¿jugaba usted a pelota a este nivel?

¿Yo? No, ni pensar. Ni con 20 ni con 30. Altuna inventa de partido a partido. Siempre prepara algo distinto.

¿Duerme bien antes de estos partidos?

A pierna suelta. Soy botillero. Otra cosa era como pelotari. Tampoco es que yo tenga amplia experiencia en partidos trascendentales: dos semifinales del Cuatro y Medio... y poquito más. En el vestuario no paraba de bromear y contar chistes. Puedo transmitir la impresión de que soy tranquilo y de que no me importa nada. Sin embargo, cuando llegaban esos días me costaba dormir, no paraba de dar vueltas a la cabeza, la comida no me entraba como otras veces...

¿Recibe consejos de los pelotazales de Amezketa sobre cómo asesorar a Altuna para la final?

De momento, no. Eso sí, los días anteriores al partido contra Aimar me preguntaban si Jokin sería capaz de ganarle... Y ahora, lo mismo para la final contra Oinatz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate