Diario Vasco

PELOTA

Ekaitz Saralegi: «Jokin no se arruga. Las figuras se crecen con el frontón lleno»

Ekaitz Saralegi ya ha comenzado a cocinar la final en su sociedad de Amezketa.
Ekaitz Saralegi ya ha comenzado a cocinar la final en su sociedad de Amezketa. / LUSA
  • Botillero de Jokin Altuna

  • Destaca la casta de su pupilo, le prestaría el gancho, afirma que atiende a los consejos y sueña con ganar un título para Amezketa

Ekaitz Saralegi (Amezketa, 37 años) sigue jugando a pelota cuando le llaman para enfrentarse a los Titín, Xala y compañía. Participa en carreras pedestres. No para de bromear y ayuda como botillero a Jokin Altuna desde que Asegarce renunció a renovarle el contrato. Está ilusionado por conseguir una txapela, la del Cuatro y Medio, la que se le esfumó dos veces en semifinales cuando estaba aún en activo.

- Saralegi, finalista... en la silla.

- El domingo me acordé de las dos semifinales que perdí contra Aimar. Me llevé el mismo alegrón que si hubiera ganado yo.

- Estuvo a punto en 2013. Perdió 22-18 la semifinal.

- Me adelanté 16-18 y Olaizola II hizo los seis últimos tantos. Si contra estos pelotaris no cierras los partidos, acaban ellos. Jokin llevó bien el partido del domingo, con ventajas amplias, pero tuve presente lo que me sucedió hace tres años.

- ¿Corrió la Behobia-San Sebastián antes del partido?

- Sí. El año pasado la preparé bien, pero bajando Gaintxurizketa, hacia el kilómetro ocho, me dio un tirón y tuve que parar. Me desquité después en la Azkoitia-Azpeitia. Ahora, venía de participar en dos o tres carreras de diez kilómetros como el Cross de las Tres Playas y la Hendaia-Hondarribia. Suele haber buen ambiente en estas pruebas y me ayudan a mantenerme activo. No tenía dorsal para la Behobia, pero me lo dejó un amigo y allí fui. Acabé en una hora y 35 minutos.

- ¿Cansa más la Behobia, un partido de pelota o ser botillero?

- Lo más duro es correr la Behobia. Jugar a pelota tiene su historia. Los choques del Campeonato del Cuatro y Medio son duros y les acompaña la tensión. Lo menos duro es sentarte en la silla. No es un sitio donde debas estar nervioso. Tienes que transmitir tranquilidad al pelotari, corregirle errores y tenerle concentrado en el partido.

- ¿Cómo le ofreció Jokin Altuna ese puesto?

- Jugábamos juntos con la pelota goxua y entablamos amistad. Un amor a primera vista -sonríe-. Cuando yo pertenecía a Asegarce y Jokin acababa de debutar con Aspe, no era posible que le acompañara. La posibilidad de presentó cuando la empresa no me renovó. Pensaba que sería algo bonito y así está siendo.

- ¿El mayor mazazo para Jokin?

- La derrota del año pasado contra Bengoetxea VI. Necesitaba trece tantos para clasificarse y se quedó en siete. Estaba a un paso de las semifinales y la presión del tanteo le impidió hacer su partido.

- ¿Su peor momento en este Cuatro y Medio?

- Cuando perdía 19-12 contra Víctor. Pasó momentos de angustia.

- ¿Qué hace el botillero en situaciones como ésa?

- Decirle que siga hasta el final tanto a tanto, que ya llegará su oportunidad. Si no estás bien, lo más fácil es rendirte. Pero había que sacar adelante el partido como fuera. Lo consiguió a base de casta. Encadenó cinco tantos de saque consecutivos, Víctor se lio...

- ...

- Mira. En 2006 estuve 19-13 por delante frente a Irujo en dieciseisavos de final. Juan se fue directo de 13 a 22 y unas semanas después ganó su primera txapela del Cuatro y Medio tras derrotar a Barriola en el Ogueta. A ver si en esta ocasión sucede lo mismo.

- Tras ceder 22-7 contra Urrutikoetxea en el debut, recomendó a Altuna pasear como un jubilado durante la semana.

- Le noté que no estaba en su punto. Le vi sin hambre de pelota, desconocido. Iba a sacar y ni siquiera soltaba el brazo con fuerza.

- ¿Ha vuelto a su ser?

- Le veo mejor cada día que le salta a la cancha. Contra Irribarria demostró un punto de frescura superior al de los dos compromisos anteriores. Contra Aimar estuvo suelto de piernas y le dio con la derecha. A ver si da otro salto estos quince días de paréntesis hasta la final.

- ¿Estaba hablado restar de aire el primer saque de Olaizola II?

- Eso solo lo hacen las figuras. Lo único que le dije es que abriera hacia el ancho las devoluciones de zurda. Se le ocurrió ir a por el aire, pegó la volea y salió perfecta. Si se lo propongo yo, no lo habría hecho.

- ¿Atiende?

- Sí, sí, sí. De vez en cuando hay que gritarle, pero no porque deje de escuchar, sino por el ruido de la gente en el frontón y porque el pelotari está concentrado en su trabajo. Cuando está jugando bien, lo mejor es dejarle en paz. Aplaudirle, darle un trago de agua, animarle y decirle 'segi horrela'.

- ¿Habla en el set de descanso?

- Cuando se sienta, me transmite sus sensaciones. Hay una pequeña comunicación. Lo habitual es que el botillero hable y el pelotari respire hondo.

- ¿Qué cambia de aquel 22-7 de 2015 contra Bengoetxea VI a la final de 2016?

- Aquello fue un accidente. Oinatz ya le había hecho lo mismo a Olaetxea un año antes. Son partidos trampa. Que trece sí, que trece no. Es más fácil mentalizarte para uno normal a 22. Jokin debe tomarse esta final como un premio y salir a la cancha a gozar. Como la semifinal.

- Usted derrotó 22-21 a Bengoetxea en el partido por el tercer puesto de 2013.

- Sí. En la liguilla, Oinatz me había superado 22-8 en el Atano III una tarde en la que íbamos 3-3 y habíamos dado ya más de 100 pelotazos. Se me calentó el motor y mi cuerpo no reaccionó. En el Labrit, sin embargo, le remonté. Jokin y yo somos distintos como pelotaris, igual que Aimar y Oinatz son diferentes. Altuna sabe que debe desplegar juegos dispares contra uno y otro. Bengoetxea te mete en su terreno y tienes que salir de ahí como sea.

- Una cualidad de Altuna.

- La casta. Las figuras se crecen cuando ven lleno el frontón. Jokin no se arruga.

- Préstele una virtud.

- Lo único en lo que le supero es mi gancho. Debe afinarlo. No basta con marcar. Ahí tiene una asignatura pendiente. Pero es cien por cien pelotari y aprenderá. Seguro.

- ¿Prefería un frontón distinto al Ogueta para la final?

- Jokin me dice que le gusta. Ha jugado sus tres últimos partidos en el Atano III, estaba encanchado y durante el año se juega poco en Vitoria. Ahora bien, el Ogueta es un excelente frontón.

- ¿Acompaña a Altuna III a los entrenamientos?

- Viajaré dos días a Vitoria. Mi intención es asistir a la sesión de hoy a la una del mediodía y a la elección de material del jueves de la semana próxima.

- ¿Alguna promesa si Altuna III vence en la final?

- Iba a proponer a Jokin irnos al Camino de Santiago en una bicicleta tándem, pero voy a dejarle en paz. Si gana la txapela, vuelvo corriendo de Gasteiz a Amezketa.

- Son 86 kilómetros por carretera. Menos por monte. Que alguien le lleve pantalones cortos, zapatillas y una linterna frontal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate