Diario Vasco

PELOTA

La derecha de Etchegoin deja a todos con la boca abierta

Espinal golpea de derecha ante Larrañaga ayer en Aizarnazabal.
Espinal golpea de derecha ante Larrañaga ayer en Aizarnazabal. / ROYO
  • El zaguero de Donazaharre y Espinal pasan a cuartos tras imponerse en senior a Larrañaga y Lizeaga; victoria de Anso y Aizpuru en categoría promesas

El centenar y medio de pelotazales que acudieron ayer al frontón de Aizarnazabal para presenciar la octava jornada del Torneo Bankoa Credit Agricole-EL DIARIO VASCO se quedaron boquiabiertos con la derecha de Etchegoin. El zaguero de Donazaharre y Espinal acceden a cuartos de final tras derrotar con claridad a Larrañaga y Lizeaga por 6-22 en categoría senior. También se produjo un marcador abultado en el duelo de promesas. Anso y Aizpuru se deshicieron de Elola y Oliden por un cómodo 22-5.

Entre ese grupo de privilegiados que presenciaron la exhibición del manista de Iparralde se encontraban Aitor Gorrotxategi, director de la sucursal de Bankoa Credit Agricole de Azpeitia, y Jesús Ostolaza, director de la oficina de Zarautz. Ellos también fueron testigos de su recital con la derecha. Ya había llamado la atención en su estreno en Urretxu, pero lo de ayer en Aizarnazabal fue algo tremendo.

Jugó muy cómodo porque Lizeaga apenas le apretó. Le dejaba pelotas en el cuadro cuatro y desde ahí castigaba a placer. Su dominio fue insultante. Pegó un rebote que supuso el 3-7 y cuatro o cinco pelotazos fueron a parar más allá de la raya del siete. De la del seis dejaron de contar. Por si fuera poco, también firmó una cortada espectacular. Sacó partido de una pelota alegre y machacó a sus rivales. Todavía hay quien se frota los ojos. Etchegoin se compenetró muy bien con Espinal. El delantero pamplonés le ayudó restando los saques de aire y también le dejó las buenas para que se luciese. Habrá que verle con otro tipo de material y ante contrarios que le inquieten un poco más, que le muevan del sitio. Eso puede suceder en Soraluze ante Peru Labaka y Arratibel.

Se esperaba más de Larrañaga y Lizeaga, pero ambos tuvieron que rendirse ante la avalancha de juego de Etchegoin. Ni siquiera les surtió efecto sacar una pelota más baja para contrarrestar el poderío del manista de Iparralde. Del 3-5 al 4-19 solo sumaron un tanto, por piedre de Espinal. Pocos, muy pocos argumentos para solventar la eliminatoria.

No hubo color en promesas

Tampoco hubo color en el duelo de promesas. Anso y Aizpuru fueron netamente superiores a Elola y Oliden, a quienes dejaron en cinco tantos. El zaguero de Asteasu, el mejor con diferencia, también sacó a pasear su derecha. Se impuso por completo al añorgatarra Oliden, quien a pesar de no perder mucha pelota en el peloteo, pasó un momento malo al encajar tres saques consecutivos -tantos 11, 12 y 13-.

Anso, que jugó siempre de cara, cobró bonitos remates y puso de manifiesto que es un delantero sólido, con una muy buena defensa. En cambio, Elola dispuso de muy pocas oportunidades de entrar al remate.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate