Diario Vasco

pelota

Irribarria-Altuna III, pugna de precocidad hoy en el Atano III

Jokin Altuna e Iker Irribarria, con las pelotas elegidas el jueves. Hay una de 107 gramos.
Jokin Altuna e Iker Irribarria, con las pelotas elegidas el jueves. Hay una de 107 gramos. / UNANUE
  • El ganador acabará segundo en el grupo A y disputará las semifinales del Cuatro y Medio contra Olaizola II

Dos años después de que Ekaitz Saralegi lo consiguiera por segunda edición consecutiva (2013 y 2014), un guipuzcoano volverá a competir en semifinales del Campeonato del Cuatro y Medio. Será su pupilo Jokin Altuna o Iker Irribarria. Ambos se enfrentan esta tarde en el Atano III de Donostia (ETB1, 17.00) y solo hay recompensa para uno de los dos. El perdedor quedará fuera de competición y deberá empezar a preparar el Campeonato de Parejas.

Más lejano en el tiempo queda el único título de la distancia a cargo de un manista guipuzcoano, Mikel Unanue en 1999. El zurdo de Añorga tenía entonces 31 años y una brillante carrera previa. Saralegi, por su parte, fue semifinalista por primera vez con 34 años.

Quizá por ahí conviene empezar a analizar lo que están a punto de conseguir a sus 20 años Irribarria o Altuna III, los contendientes de hoy. Junto a sus dispares características hay una común que comparten: la precocidad.

Aimar Olaizola y Abel Barriola, por ejemplo, disputaron sus primeras semifinales del Campeonato del Cuatro y Medio a los 23 años, si bien es verdad que ambos fueron campeones a esa edad. Tres más, 25, necesitó Juan Martínez de Irujo, cuya irrupción en el Manomanista fue anterior. La jaula exige una constancia y un aplomo que se adquieren a base de partidos y de experiencia.

Jokin Altuna, que encuentra en el cuatro y medio un acotado acorde para sus virtudes, parte favorito para la cátedra. Los corredores de apuestas presagian momios de salida de 100 a 90 favorables al amezketarra. Pueden convertirse en 70 a 100 por abajo. Y eso que ni en la derrota ante Urrutikoetxea ni en la apurada victoria contra Víctor dio muestras de encontrarse bien de juego.

Irribarria comenzó con muchísimas dudas frente a Jaunarena, hizo valer su saque para doblegar a Víctor y ofreció síntomas de mejoría, pese a perder, contra el de momento inaccesible Urrutikoetxea. La potencia de su zurda convierte al campeón manomanista en un pelotari peligroso pese a que todavía no acaba de adecuar sus posturas.

El Atano III de Donostia es testigo del primero de los numerosos duelos individuales en competición oficial que presumiblemente vayan a protagonizar estos jóvenes pelotaris en los próximos años. Olaizola II espera al vencedor en semifinales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate