Diario Vasco

pelota

¿Quién le pone el cascabel a Urruti?

Urrutikoetxea devuelve una pelota con Iker Irribarria preso contra la pared izquierda ayer en el Bizkaia de Bilbao.
Urrutikoetxea devuelve una pelota con Iker Irribarria preso contra la pared izquierda ayer en el Bizkaia de Bilbao. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
  • El de Zaratamo alcanza las semifinales y le acompañará el ganador del Irribarria-Altuna III

Dos jornadas, dos victorias, dos puntos y, tan o más importante aún, dos actuaciones convincentes. Mikel Urrutikoetxea avanza en la defensa de la txapela del Cuatro y Medio tras superar 11-22 a Iker Irribarria ayer en el Bizkaia de Bilbao, donde confirmó su condición de pelotari y especialista completo. Defiende y ataca con idéntica consistencia. Y casi nunca pierde la cabeza. Ya está en semifinales como primer clasificado del grupo A suceda lo que suceda la semana próxima. Espera al segundo clasificado del B.

Irribarria y Altuna III pugnarán por la otra plaza con premio del grupo A el próximo domingo, día 30, en el Atano III de Donostia... salvo que las empresas cambien sus planes iniciales. No parece que vaya a ocurrir.

Urrutikoetxea apenas deja resquicios al contrario. Sus cuatro tantos en acciones de saque-remate atestiguan la peligrosidad de sus ofensivas. Cruza el gancho con dosis iguales de seguridad y precisión. Cerrar el capítulo de pelotas perdidas con tan solo dos confirma la obligación de hacer muy bien las cosas para provocar su error. Quizá no sume con el remate como otras figuras. Pero las restas no van con él y acostumbra a mantener el balance en positivo.

Iker Irribarria sacó a pasear su poderosa y violenta volea. La alternó al ancho y a la pared izquierda. Es un arma peligrosa. Creó inquietud al aproximarse a tres tantos (10-13). Esa volea ayuda, pero no basta ante un adversario tan compacto. Sobre todo si careces de continuidad y regalas diez tantos, incluida una pasa.

Su sotamano de derecha del 4-5, nada más empezar, voló por detrás de la raya del cuatro y medio. Después se le cayeron bajo chapa tres que cogió cerca del frontis. Otras tantas posibilidades de pasar al ataque se desvanecieron. Extraña en un pelotari que maneja bien esa postura en los partidos mano a mano en toda la cancha. Ahora bien, la jaula exige modificar la postura ya que no puedes golpear desde tan abajo por los límites de la distancia y esta vez, al menos, no acertó.

Tampoco le acompañó la vista en otros dos tantos que incrementaron el casillero de Urrutikoetxea después de que el campeón manomanista las dejara pasar confiado en que iban a botar fuera del cuatro y medio. Cayeron dentro para desesperación del zurdo de Arama.

Irribarria adolece ahora mismo de la rapidez de piernas para desplazarse que luce Urrutikoetxea cuando le obligan. El de Zaratamo se mueve como una ardilla de 1,89 lo mismo hacia la derecha que hacia la izquierda, lo mismo cuando le buscan el ancho que cuando le obligan en el txoko. Llega y pone la pelota a buena. Obliga a dar una más.

Los pelotazales comienzan a hacerse esta pregunta: «¿Quién le pone el cascabel a Urrutikoetxea?». Ni Jokin Altuna ni Iker Irribarria han sido capaces. Ni siquiera le han inquietado de verdad. Toca mirar al otro grupo, a Aimar Olaizola, a Oinatz Bengoetxea y a Joseba Ezkurdia principalmente. A menos que Julen Retegi dé una gran sorpresa. Uno de los componentes de ese peligroso trío va a quedar fuera del torneo el próximo fin de semana.

Como en 2015

Urrutikoetxea, mientras tanto, afinará su puesta a punto en el Santanape de Gernika ante un Víctor ya eliminado. Igual que el año pasado en Elizondo frente a Xala, el único que logró batir al vizcaíno. Fue su única derrota, intrascendete. Con el billete para semifinales en el bolsillo, el campeón de la distancia puede incluso adecuar su preparación al calendario y aprovechar las tres semanas de las que dispone para afrontar unas semifinales previstas para el 12 y 13 de noviembre.

Además de sus cualidades para las peleas individuales, también está claro que ha dedicado un par de meses a la puesta a punto para el Campeonato del Cuatro y Medio. En partidos de parejas de agosto sufrió incluso unos problemas de gemelos que pudieron tener que ver con la preparación para afinar su estado físico para estas alturas de la temporada.

De cualquier manera, este Urrutikoetxea es un claro candidato al título. Sus actuaciones auguran que no va a ser presa fácil para nadie.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate