Diario Vasco

PELOTA

«Irribarria tenía 17 años cuando le operé de tres dedos de su mano izquierda»

Ander Letamendia volverá a hablar con pasión de la pelota en la charla que ofrece esta tarde en el auditorio del Aquarium.
Ander Letamendia volverá a hablar con pasión de la pelota en la charla que ofrece esta tarde en el auditorio del Aquarium. / ÍÑIGO ROYO
  • Ander Letamendia -Médico, El especialista en las manos de los pelotaris habla de sus vivencias en el Aula DV hoy a las 19.30 en el Aquarium

El doctor Ander Letamendia (Ormaiztegi, 69 años) dará una visión personal del deporte que le apasiona en la charla titulada 'El juego de la pelota desde la contracancha', hoy a partir de las 19.30 en el auditorio del Aquarium de San Sebastián, en un acto incluido en el Aula DV. Médico pelotazale hasta la médula, por su consulta han pasado la mayoría de los manistas profesionales de las últimas décadas para encontrar solución a sus castigadas herramientas. El contacto cercano con ellos le ha permitido acumular una experiencia que intenta trasladar a los demás acompañada de numerosas anécdotas y situaciones curiosas que expondrá en la cita de esta tarde.

- Presente al Ander Letamendia pelotazale.

- Empecé a jugar de pelota cuando era un niño, en los pórticos de la iglesia de Ormaiztegi, con pelotas que fabricábamos nosotros mismos. Estudiaba Medicina en Pamplona y participé en los campeonatos de España universitarios. Era delantero. Fui campeón por parejas con el hernaniarra Lujanbio en Salamanca. Dos ediciones antes habíamos sido subcampeones en Zaragoza. Perdimos aquella final ante los vizcaínos Soroa y Sabin Intxaurraga, en su día consejero del Gobierno Vasco, ya fallecido. En el intervalo entre estos dos campeonatos universitarios se disputó otro en Sevilla al que no acudí. Mi universidad fichó a Juan Ignacio Retegi, Retegi I. Era maestro de escuela y le matricularon en Idiomas para que pudiera participar. Ganó, por supuesto.

- La afición le viene de familia.

- Soy pariente de Miguel Letamendia, el botillero con el que Joxean Tolosa ganó la txapela del Manomanista. Era primo de mi padre.

- Presente al Ander Letamendia médico.

- Estudié la carrera en Pamplona. Ejercí tres años en la Clínica Universitaria de la capital navarra, diez en la Clínica la Asunción de Tolosa, veinte en Pakea de Donostia y ocho en la Policlínica Gipuzkoa, también en San Sebastián.

- Es seguramente el hombre que mejor conoce las manos de los pelotaris.

- En el Mundial de Vitoria de 1986 hice un estudio que me sirvió para elaborar mi tesis. Realizamos mediciones antes de jugar, después de terminar los partidos, tras la ducha... Calculamos hasta el estrés de su actividad. Fue un trabajo importante. Me pasé once días sin salir del frontón e hice cuatro kilómetros de gráficas de las manos de los participantes.

- Este tema le preocupa.

- En la conferencia de hoy quiero hablar, entre otros temas, de los errores que observo a este nivel. Por fortuna, hay gente que trabaja a favor de la pelota en los pueblos. Sin embargo, observo que falta preparación en la cuestión de las manos. Voy a explicar a través de radiografías cuándo conviene empezar con pelota dura. Tiene que ser hacia los 13 años, cuando la mano está formada.

- ¿Quién es el primer manista al que atendió?

- Marcos Urkiri. Fue en 1983. Me lo enviaron para preguntarme por dónde había que amputarle el dedo. Lo primero que dije fue que antes habría que comprobar si existía alguna manera de salvarle el dedo. Lo conseguimos. Hoy es el día en el que Marcos me recuerda que mi fama se la debo y que estoy en deuda con él.

- ¿Y el último?

- Peña II, el joven delantero tolosarra que acaba de debutar con Asegarce. Le vi en la Policlínica.

- También pasó por sus manos Iker Irribarria, vigente campeón manomanista.

- Tenía 17 años. Le operé tres dedos de la mano izquierda. Vistos los zurdazos que pega, hay quien me pregunta si le puse algún muelle en la mano.

- ¿A cuántos pelotaris ha recibido en su consulta durante estos años?

- Me han visitado alrededor de 350. He operado a 60, a los que he intervenido 115 dedos. El número de simpatectomias asciende a 186. Hay que tener en cuenta que a veces conviene aplicar varias al mismo dedo.

- Algún caso curioso...

- Intervine a Jorge Nagore después de que se retirara.

- ¿Y anécdotas?

- Estar metido en el mundo de la pelota y dedicarme a escribir libros me ha permitido tener relación con muchas de las grandes figuras de este deporte. Atano III me contó que una vez en Iparralde se le acercó alguien con un sombrero y le regaló un puro enorme. No le conoció. Más tarde se enteró de que era Winston Churchill. Miguel Gallastegi cuenta que acudió con su esposa a un festival de cine en Francia. Al pasar por la alfombra roja le felicitaba mucha gente y se lo comentó extrañado a María Jesús. Resulta que le confundieron con el nadador Johnny Weissmuller, uno de los primeros actores que interpretó a Tarzán en el cine.

- Pelotari, médico, escritor... también le gusta la música. Parece un hombre del Renacimiento.

- No sabes por dónde puede venirte el hambre y hay que estar preparado. Toqué el violín, toco el txistu y cantaba en el ochote Oleskariak. También soy maestro de capilla en Tolosa.

- ¿Proyectos?

- Estoy preparando un libro sobre los veinticinco años de Asegarce que recoge al mismo tiempo la historia de Íñigo Salvidea, expelotari y gerente de la empresa fallecido hace unos meses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate