Diario Vasco

pelota

Urrutikoetxea le hace todo un siete a Altuna III

fotogalería

Urrutikoetxea se agacha ayer en el Astelena de Eibar para devolver una pelota ante Altuna III. / ASKASIBAR

  • El de Zaratamo, vigente campeón de la distancia, suma el primer punto de la liguilla de cuartos con una exhibición en la reapertura del Astelena

Mikel Urrutikoetxea dejó bien claro ayer en el Astelena de Eibar que quien quiera arrebatarle la txapela va a tener que jugar mucho y bien a pelota. Eso es lo que hizo el de Zaratamo para sumar el primer punto de la liguilla de cuartos del Campeonato del Cuatro y medio y pasar a liderar el grupo A. Todo a costa de un Altuna que pasó de puntillas en su estreno en la catedral y encajó una derrota sonrojante. Lo abultada de la misma puede significar una losa para el amezketarra en su intento de clasificarse para las semifinales. Está obligado a ganar los dos partidos que le restan y ambos con marcadores amplios.

Complicado, sobre todo después de la imagen que dio ayer. En ningún momento opuso resistencia ante un Urrutikoetxea que, como él mismo reconoció en vestuarios, le pasó por encima. En su haber también hay que decir que muy pocos pelotaris, contados con los dedos de una mano, hubiesen sido capaces de frenar ayer al delantero vizcaíno.

Urrutikoetxea se presentaba en el Astelena seis años después de su primera comparecencia tras quedar campeón de Segunda en 2009. Aquella vez, batió a Zubieta en la eliminatoria de octavos por 11-22. La imagen de aquel día fue convincente. La de ayer, inmejorable.

El campeón solventó de un plumazo las dudas que le asaltaban al tratarse del primer partido. Y se cargó de dosis de confianza para los próximos compromisos. Nadie puede poner ningún pero a su victoria, ni siquiera los seguidores de Altuna III que trataron de animar a su pelotari desde el graderío. Al final tuvieron que rendirse ante la evidencia.

El partido comenzó a un ritmo tremendo. Ni Urrutikoetxea ni Altuna dejaban que la pelota botase en el suelo. El 2-0 fue significativo. Fue a parar al casillero de Zaratamo tras enviar desde el suelo, en el txoko, la pelota por la pared. Antes había devuelto un gancho y una dejada al rincón del amezketarra. Para quitarse el sombrero.

La emoción, el toma y daca, continuó hasta el 4-3. En el tanto anterior, Altuna firmó una paradita al txoko genial tras mover por toda la cancha a su rival. A partir de ahí, el partido se convirtió en un monólogo, con Urrutikoetxea como único protagonista. Fue el solista del Astelena.

Suelto de piernas en defensa y letal en el remate, acabó jugando como si lo hiciese en el patio de su casa. Altuna III apenas opuso resistencia. Ekaitz Saralegi, su botillero, intentó cambiar la dinámica con dos descansos. Tampoco dio resultado. Urrutikoetxea comenzó su recital cimentándose en el saque. Los restos del amezketarra no pasaban del dos y el de Zaratamo lo aprovechaba todo. Pero, además, tiró de repertorio rematador. Voleas al ancho y al txoko, dos paredes, ganchos, aperturas, dejadas. Recursos y variedad para finiquitar un partido que no tuvo color y en el que Urrutikoetxea mandó un mensaje a navegantes...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate