Diario Vasco
Aimar Olaizola y Oinatz Bengoetxea, ayer en el Labrit con el material con el que jugarán el sábado.
Aimar Olaizola y Oinatz Bengoetxea, ayer en el Labrit con el material con el que jugarán el sábado. / CALLEJA

Aimar-Oinatz, reencuentro de dos viejos conocidos

  • Se enfrentan el sábado en el Labrit en la liguilla de cuartos del Cuatro y medio y el de Goizueta siempre le ha ganado en la distancia al leitzarra

Aimar Olaizola y Oinatz Bengoetxea reeditarán el sábado en el Labrit de Pamplona, donde ayer se citaron para separar el material, uno de los clásicos del Campeonato del Cuatro y medio. Goizuetarra y leitzarra se han enfrentado en cuatro ocasiones en la jaula y la victoria siempre ha sonreído al menor de la saga de los Olaizola. Tres de sus triunfos se circunscriben a partidos de la liguilla de cuartos de final y el restante a la final de 2012 en el Ogueta de Gasteiz. Aimar se llevó la txapela el imponerse por 22-9.

El duelo del sábado en la bombonera pamplonesa también tiene sus anécdotas. Es la tercer vez que ambos pelotaris coinciden en el Labrit en la jornada inaugural de la liguilla de cuartos de final de la jaula. Y se enfrentan los dos pelotaris más veteranos entre los elegidos por las empresas para participar en el campeonato. Aimar tiene 36 años -en noviembre cumplirá 37- y Oinatz, 32.

El de Goizueta es el absoluto dominador de la distancia con siete txapelas en ocho finales disputadas (2002, 2004, 2005, 2008, 2011, 2012 y 2013), mientras que al leitzarra es el único título que le falta en su palmarés tras lograr el Manomanista en 2008 y el Parejas en 2015 con Untoria. Olaizola II lleva disputados 67 partidos en la jaula, por 37 Bengoetxea VI. El vencedor volverá a repetir en el Labrit en la segunda jornada de la liguilla.

Peña y Laso, sparrings

Oinatz Bengoetxea se entrenó ayer en el Labrit antes de la elección de material con Jon Ander Peña y Aimar Olaizola hizo lo propio después junto a Unai Laso. Los dos sparrings serán rivales el sábado en el mismo escenario en el arranque del Campeonato de Promoción. Era el segundo para el goizuetarra, que apenas ha tenido tiempo para preparar el campeonato al acumulársele los partidos de ferias con los de empresa. Pero no es excusa.

Una tendinopatía en el hombro izquierdo le obligo a finales de junio a renunciar al Cuatro y medio navarro, pero en los últimos meses «no he notado ninguna molestia por ahora. Espero que siga así».

Dos veranos diferentes

Aimar Olaizola se presenta avalado por un verano muy completo. Vencedor de las ferias de San Fermín y Zarautz, además ha estado presente en seis de las ocho finales. «He jugado partidos duros en verano, otros menos, pero las manos me han respondido. Las tengo bien y espero que siga siendo así. No he tenido ninguna lesión y eso también es importante. Me he encontrado muy a gusto», declara.

En cambio, Oinatz Bengoetxea sólo ha contado para su empresa en Pamplona y Bilbao. El leitzarra reconoce que «he tenido problemillas con el dedo y los tobillos, he jugado donde me ha puesto la empresa. No he estado a mi mejor nivel, no ha sido mi mejor verano, pero ahora llego al 100%».

A pesar de ello, quiere hacer un buen campeonato. Es consciente de las dificultades que se va a encontrar por el camino, pero eso no le importa. «Nos ha tocado un grupo muy duro, formado íntegramente por navarros. Aimar es el rival a batir aunque haya muchos candidatos a la txapela. Y más tras la ausencia de Martínez de Irujo. Aunque vaya cumpliendo años sigue siendo el gran favorito. Me espera un partido complicadísimo. Gane o pierda me gustaría irme satisfecho a casa».

Aimar recoge el guante. «Aquí todo el mundo juega un montón. Oinatz es un rival muy peligroso, ha demostrado que sabe jugar al cuatro y medio durante todos estos años. El Cuatro y medio es una distancia que se me ha dado bien hasta ahora y espero que siga siendo así. Siempre me ha gustado jugar en la jaula».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate