Diario Vasco

PELOTA

«El bote luzea es una modalidad que engancha»

  • El hernaniarra Esnal, exprofesional con la empresa Besagain, disfruta jugando a una de las modalidades más antiguas de la pelota

Inaki Esnal tiene 42 años y durante siete temporadas fue manista profesional con la empresa Besagain. Tras la disolución de la promotora que encabezaba Enrique Vidarte, el delantero hernaniarra siguió jugando un año a pelota en la empresa Egur Sport. Reconvertido a aficionado, continuó vistiéndose de blanco. Disputó campeonatos y torneos hasta que hace un par de años decidió abandonar el frontón. «Era ya un poco exigente para mí», reconoce.

Fue entonces cuando tuvo el primer contacto con la paxaka, una modalidad parecida al pádel que se juega con la mano. «Me venía bien para sudar y seguir haciendo ejercicio», apunta. Hasta que descubrió el bote luzea, la modalidad más ancestral de la pelota vasca con los oiartzuarras del equipo Txost. «Estuve cuatro años jugando a paxaka y llevo año y medio jugando a bote luzea. Es una modalidad que engancha mucho cuando la practicas».

Lamenta que la paxaka sea una modalidad desconocida para el gran público. «Es una pena que todo el mundo sepa lo que es el pádel, desde un niño a un abuelo, y no conozca la paxaka. Hay mucha gente joven que hace deporte y seguro que disfrutaría jugando a paxaka. Entre todos debemos intentar que sea conocida».

Esnal está completamente integrado en su nueva aventura. «La pelota a mano siempre se ha entendido como un deporte individual que también se juega a parejas, pero el bote luzea es un deporte de equipo. Juegan cinco contra cinco. Ya es otra historia. Lo importante es hacer piña, no solo dependes de ti mismo».

El año pasado, los componentes del equipo Txost recibieron su bautismo internacional al ser invitados a participar en la Champions League de Llargues en la localidad holandesa de Franeker. «Fue una experiencia muy bonita. Allí nos dimos cuenta de que juegan muy diferente a lo que lo hacemos aquí. Hacen tipo atxiki cuando golpean la pelota, la corren, como dicen los valencianos, y te pasan veinte metros por encima. Estamos intentando aprender a jugar así, pero es complicado».

El hernaniarra considera que la disputa en Donostia, Irun y Biarritz el próximo fin de semana de la Champions League de Llargues puede servir de un aldabonazo para la modalidad en todo Euskadi. «Conozco a mucha gente joven que ha compaginado la pelota con otros deportes y un evento como éste podría servir para que los chavales se animasen a practicarlo. Puede jugar cualquiera. Solo hace falta tener vista y ser un poco zorro».

Entre sus objetivos a corto plazo figura «crear un equipo en Donostia y otro en Hernani. Me haría mucha ilusión que de aquí a unos años pudiésemos tener un Interpueblos de bote luzea». De momento, su cabeza está centrada en la Champions de Llargues, donde los equipos Txost y Larraul defenderán el pabellón vasco.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate