Diario Vasco

PELOTA

Con Untoria vuelven los zagueros al Cuatro y medio

Álvaro Untoria juguetea con dos pelotas delante del frontón de Nájera.
Álvaro Untoria juguetea con dos pelotas delante del frontón de Nájera. / MIKEL FRAILE
  • Debuta en Primera el sábado en el Beotibar ante su paisano Víctor tras casi tres años sin jugar en la distancia

  • El najerino es el único zaguero que toma parte en el Cuatro y medio

«Hace casi tres años que no juego al cuatro y medio y no sé cómo voy a responder». La declaración de intenciones de Álvaro Untoria es muy clara. El rendimiento del zaguero najerino en la jaula es toda una incógnita. El sábado saldrá de dudas en el Beotibar de Tolosa ante su paisano y amigo Víctor Esteban. El sorteo del campeonato deparó un derbi riojano para abrir boca. «Hace tres semanas me comunicaron desde la empresa que iba a jugar el Cuatro y medio por la lesión de Artola y me sorprendió bastante. Estaban contando conmigo para las ferias del verano y eso es de agradecer, pero pensaba que había otros pelotaris que podrían ocupar el puesto de Artola».

Su buen momento de forma ha decantado la balanza a su favor. «He completado un buen verano. He llegado a las finales de las ferias de Vitoria, Zarautz y Bilbao, y también a las de Ezcaray y Cenicero -a esa lista hay que añadir la de Soria-. Me he encontrado muy bien y todo ha salido rodado. En julio he jugado seis partidos, nueve en agosto y otros nueve en septiembre. Muchos de ellos muy exigentes y las manos me han respondido bien. Las lesiones me han respetado. No he suspendido ninguno. El año pasado también jugué mucho en verano, pero no tantos partidos como éste».

Llegó a ser subcampeón del Cuatro y medio de Segunda en 2012, «perdí la final contra Jaunarena en Pamplona por 22-20» y desde entonces no ha vuelto a encerrarse en el acotado. Pero no es una modalidad extraña para él. «Como aficionado he jugado varios torneos en La Rioja, también participé en Elgeta y en Bergara. No se me ha dado mal. Reconozco que no soy un maestro a la hora de acabar el tanto, pero intento darlo todo en la cancha».

El regreso de los zagueros

Ya ha realizado varios entrenamientos específicos. «Noto que llevo mucho tiempo sin jugar en esta distancia, pero los que he hecho hasta ahora han sido bastante buenos. Me siento bien y estoy capacitado para jugar, aunque soy consciente de la dificultad que entraña hacerlo en unas dimensiones tan reducidas. No esperarán que llegue a la final, ni que la gane, pero al menos la empresa ha contado conmigo y espero devolverles la confianza que han depositado en mí. Quiero hacer un papel digno, dar una buena imagen e irme con la cabeza bien alta».

La inclusión de Untoria significa la vuelta de los zagueros tras dos años de ausencia. Los últimos que disputaron el campeonato fueron Barriola, Zabaleta, Albisu y Beroiz. «A lo largo de la historia siempre ha habido zagueros que han jugado bien al cuatro y medio, pero últimamente se han dejado un poco apartados. Nosotros también queremos hacerlo bien en esta modalidad, pero está claro que por la forma que se juega ahora, principalmente de aire, tenemos menos opciones que los delanteros».

Desvela que se maneja mejor «con la zurda que con la derecha. Es con la que suelo acabar el tanto. Utilizo el golpe de costado para darle más violencia a la pelota. Me gustan los partidos físicos, meterle ritmo, quitarle el aire al contrario, llevarle a mi terreno y acabar con la dejada o de carambola».

Eliminatoria entre amigos

Se estrena el sábado en Tolosa ante Víctor Esteban, compañero de entrenamientos y también amigo. «Nos conocemos de sobra. Sabemos cómo juega el otro, llevamos juntos varios años. Víctor juega muchísimo a pelota. Remata, acaba el tanto, tiene un físico privilegiado y encima defiende un montón. Sé que me espera un partido muy complicado. Habrá que salir lo más tranquilo a la cancha y controlar los nervios.

Le hubiera gustado que la eliminatoria se disputase en el Adarraga de Logroño «para alargar un poco más los Sanmateos», por aquello de ser dos pelotaris riojanos, o en Santo Domingo de la Calzada «a medio camino entre Nájera y Ezcaray», pero no le hace ascos a jugar en el Beotibar. «He jugado bastantes veces en Tolosa y es un frontón bonito, no hay ninguna excusa», concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate