Diario Vasco

DESAFÍO DEL VINO

Aspe, de nuevo te toca agua del grifo en lugar de Rioja

Aitor Mendizabal se lamenta tras cometer un error ayer en el Adarraga de Logroño.
Aitor Mendizabal se lamenta tras cometer un error ayer en el Adarraga de Logroño. / DÍAZ URIEL
  • Asegarce se impone en el Desafío del Vino gracias a las victorias de Oinatz en el cuatro y medio, de Víctor y Beroiz en parejas y de Laso mano a mano

Los pelotaris, técnicos y personal de Asegarce estarán ahora frotándose las manos a la espera de que las bodegas Domus Dei haga efectiva la deuda que mantiene con ellos. La cifra asciende a 3.600 botellas de vino, fruto de las victorias en los tres desafíos que han tenido lugar a lo largo del verano. Primero en el Labrit, después en el Ogueta y ayer en el Adarraga. Y, además, sin discusión. Triunfos en los tres partidos. Oinatz en la jaula, Víctor y Beroiz por parejas y Laso mano a mano. A los de Aspe les toca de nuevo agua del grifo. Llevan dos años seguidos abstemios. Pobres taninos.

No pudieron empezar mejor las cosas para los intereses de la promotora bilbaína. Oinatz Bengoetxea, que a diferencia de otros años no ha sido uno de los fijos de las ferias veraniegas, se desquitó con una demostración de eficacia y saber estar en el acotado ante Danel Elezkano. El leitzarra le hizo un siete en toda regla al de Zaratamo. Dominó desde el principio y en ningún momento vio peligrar la victoria. Fue muy superior. Dio la impresión de estar listo para el campeonato, cuyo comienzo no se hará demorar demasiado. Oinatz es uno de los fijos entre los elegidos de Asegarce y ayer mandó un aviso a navegantes. Quien quiera ganarle en la jaula tendrá que dejarse la piel en el empeño. Elezkano II pagó cara su bisoñez y fue un juguete en manos de Bengoetxea VI.

El Messi de los frontones

El reparto de botellas se certificó con el triunfo de Víctor y Beroiz ante Mendizabal III y Barriola en un partido muy duro, que se alargó por espacio de 85 minutos y en el que se dieron a buena 772 pelotazos. El protagonista fue Víctor, para lo bueno y para lo mano. El delantero de Ezcaray, dolido en su fuero interno por no haber podido entrar en la final de la feria matea, dejó claro que se puede contar con él para compromisos más importantes, aunque debe aprender a serenarse y a seleccionar mejor sus envíos. No se puede entrar a todo. El público riojano también disfrutó de las diabluras de Mendizabal III, a quien mi compañero y amigo Miguel Nafarrate bautizó ayer como 'Messi de los frontones'. No le falta razón. El zurdo antzuolarra hizo cosas que no se ven todos los días.

Y la guinda llegó de la mano de un Unai Laso que no se entregó nunca a pesar de que tenía el partido prácticamente perdido. El delantero de Biskarret fue capaz de darle la vuelta a un 17-10 para acabar ganando por la mínima en un final de infarto ante un Jaunarena al que se le acumularon las dudas y los problemas. No es la primera vez, por eso es más preocupante. El leitzarra necesita una buena dosis de autoestima. La previa del cuatro y medio el jueves en Oñati contra Aitor Mendizabal calibrará su estado anímico.