Diario Vasco
Jon Alberdi ejecuta un gancho en la final juvenil.
Jon Alberdi ejecuta un gancho en la final juvenil. / JOSÉ MARI LÓPEZ

pelota

Así de cruel es el mano a mano

  • Santxo gana por fin el Joxean Tolosa y Peio Etxeberria remonta a Alberdi

Veintiún minutos sobre la cancha, recoges el trofeo de subcampeón y regresas a casa con una derrota por 18-2 bajo el brazo, después de angustiarte cuando tu adversario domina 15-0 y pulula por el frontón la sensación de que te pueden endosar un rosco. Es lo que le sucedió a Miguel Pérez, zaguero alavés de 26 años, ayer en la final senior del Torneo Joxean Tolosa, ganada por Xabi Santxo, delantero usurbildarra de 24, en su cuarto intento de conseguir este trofeo de Amezketa tras caer en las tres finales anteriores contra Iñaki Artola, Iker Irribarria y Beñat Urretabizkaia. No dejó escapar la cuarta oportunidad.

Así de cruel es el mano a mano con algunos perdedores. Incluso el propio ganador pasa un momento ingrato cuando ve que el pelotari al que somete no consigue sumar un tanto pese a esforzarse, pese a intentarlo, pese a reaccionar con rabia y pelear por hacer uno.

Esa misma crueldad la vivió en la final juvenil el azpeitiarra Jon Alberdi, de 17 años, frente a Peio Etxeberria, navarro de Zenotz y de la misma edad, si bien cumplirá 18 en octubre. El integrante del equipo azpeitiarra campeón del Interpueblos, ganador cadete del Torneo Joxean Tolosa en 2015, protagonizó un arranque fulgurante para cobrar ventajas que se antojaban definitivas: 12-1 y 13-3. Pegaba con la derecha y soltaba la zurda de aire con destreza y fuerza las contadas ocasiones en las que el delantero de Ultzama pretendía pasar al ataque. Además, Alberdi sacaba con violencia y dirección, alternando disparos cortos y largos para incomodar al restador.

Reacción de Peio Etxeberria

Minimizaba a un Peio Etxeberria que guardaba en su interior más de lo que demostraba en esos minutos. Tres o cuatro tantos duros a partir del 13-3 variaron la decoración. No solo porque el saque cambió de manos. Cayó el rendimiento de Alberdi. Ya no defendía con la solvencia exhibida al inicio. Tampoco su ataque causaba estragos porque dejó de coger altura en el frontis con la derecha. Pasó de dominador a dominado.

Jon Alberdi, incluso, bajó los brazos en los últimos compases, después de que Peio Etxeberria igualara a 14. Sus cuatro últimos tantos llegaron de saque en un partido desigual pero muy interesante por la calidad y el ritmo impuesto por dos juveniles que demostraron saber desenvolverse en esta modalidad. Estamos ante dos pelotaris que merecen un seguimiento por parte de las empresas, lo mismo que Zubizarreta y Salaberria, de la misma edad de ellos.

También tuvo incertidumbre la final cadete que abrió el programa, en la que Antxon Apezetxea (Goizueta, 15 años) se impuso 18-15 a Unai Mata (Mendillorri-Pamplona, 16). El vencedor, que lució una bonita derecha ante un pelotari sin demasiado poder y recurrió al sotamano de derecha para impedir al rival tomar la iniciativa, se adelantó 17-8. Le faltaba un tanto para cerrar el triunfo, pero se le mostró esquivo. Mata limó y limó la desventaja hasta aproximarse a dos, 17-15. Un inoportuno resbalón al correr hacia atrás le condenó.

El buen ambiente reinó en el frontón Larrunarri, donde estuvieron presentes Joxean Tolosa, Iker Irribarria, Jokin Altuna, Erik Jaka, Julen Martija y Julen Urruzola, al que le tocó el sorteo de un queso de Patxi Ruiz y una botella de vino.