GP de Australia

«Hay un vacío desde que se retiró Stoner»

Casey Stoner./Afp
Casey Stoner. / Afp

El bajo nivel de los pilotos australianos ha restado relevancia al motociclismo en el país

EVA FRÍAS/PHOTOCALL3000Phillip Island

Cuando sales del país, más todavía si lo haces de Europa, no es nada corriente encontrarte con un medio local dirigido por un español. Max, residente en Australia, es uno de ellos. Allí dirige una radio comunitaria que informa en 64 idiomas diferentes.

«Australia siempre ha tenido grandes pilotos, pero desde que se retiró Stoner se nota que hay un vacío. Por mucho que Jack Miller lo haya intentado, y por mucho que lo hayan empujado a dar ese salto de categoría, no lo está cubriendo. Se nota muchísimo en los medios de comunicación porque la cobertura es muy inferior que en años anteriores, cuando el seguimiento era brutal», declaró.

Este domingo, el circuito de Phillip Island contó con el expiloto australiano Mick Doohan, que ganó cinco Mundiales consecutivos, como invitado de lujo al Gran Premio. «Hoy hemos visto lo que suscita Doohan incluso sin estar en la pista. Eso demuestra todavía más que ahora mismo no hay un piloto que empuje a la afición. De hecho, este año ha habido muchos menos aficionados porque no hay un estímulo; alguien que tire», detalló Max en cuanto a la situación del deporte en el país. Una muy diferente a la de España, que este fin de semana ha tenido un campeón del mundo (Joan Mir) y un ganador de carrera en la categoría reina (Marc Márquez), además de otro puesto en el podio (Maverick Viñales).

«Ha habido un momento en el que me han pedido una bandera de España los del circuito por si llegaban primeros los tres pilotos y sólo tenían dos. He tenido que ir corriendo a buscar una entre mis amigos. Lo comparo un poco con la Fórmula 1, que ha tenido a un piloto poco carismático como Webber. No era muy conocido, no le valoraban mucho y ahora que tienen a Ricciardo, ha sido un puntazo. El circuito estaba mucho más lleno que hoy. Y es porque tiene carisma hasta sin ganar, y eso vende muchísimo», explicó.

«Con Stoner era todo tan distinto… el tratamiento de los medios aquí era impresionante. De hecho, cuando hizo un amago de volver, que igual iba a participar en algunas pruebas... todo el mundo se volvió loco. Ahora, estando aquí, me doy cuenta de que en España tenéis mucha suerte porque hay deportistas muy buenos en diferentes disciplinas. Hay referentes mundiales y aquí no», dijo en referencia a la prematura retirada, y como vigente campeón, de Casey Stoner y al bajo nivel de los pilotos australianos actuales.

Sin embargo, y pese a la falta de estrellas nacionales, Max consume más motociclismo que antes de abandonar el país: «Cuando llegué aquí hace seis años, veía todas las motos en directo, ahora, como mucho veo cuatro, aunque ya es más que en España. Aquí las motos gustan mucho, hay gran afición motera, pero hace falta un ganador, si no la gente no llena los las gradas...».

Esa falta de referentes locales produce que los aficionados los busquen en otros países, como es el caso de Valentino Rossi, uno de los pilotos más aclamados en diferentes regiones, pero el pasado australiano les 'obliga' a buscarlo en su tierra. No está siendo el caso de Jack Miller, quien además llegaba lesionado. «Sabían que llegaba aquí medio tocado por la lesión, pero aparte de eso, no transmite. Lo hemos hablado muchas veces, coges la lista de pilotos y te tienes que remontar al hijo de Gardner para recordar tiempos gloriosos», destacó.

No habrá sido el circuito de Phillip Island el de más expectación a nivel presencial, pero sí se ha visto una de las mejores carreras de la historia reciente del motociclismo; un disputadísimo Gran Premio de MotoGP dentro de un campeonato en el que hasta dieciséis pilotos se encontraban en el mismo segundo, algo nunca visto en este deporte.

Fotos

Vídeos