Diario Vasco

motogp

Rossi encuentra otro 'enemigo' en casa

Maverick Viñales y Valentino Rossi.
Maverick Viñales y Valentino Rossi. / Yamaha
  • 'Il Dottore' considera que Maverick Viñales va muy «fuerte» y será un «problema» para él durante la temporada

Valentino Rossi es el piloto con más experiencia, con más podios, con más puntos del Mundial de motociclismo y un experto en buscarse 'problemas'. El italiano creía haber acabado con los fantasmas en su propio equipo con la marcha de Jorge Lorenzo a Ducati, pero con la llegada de Maverick Viñales vuelve a tener al 'enemigo' en casa.

«Creo que sí será un rival por el título», reconocía Rossi en la presentación del equipo Movistar Yamaha MotoGP y de la nueva YZR-M1. «Siempre he estado acostumbrado a tener compañeros muy fuertes y creo que él lo es y te da más motivación», añadió. Sin embargo, desveló que todo será más fácil que con el mallorquín porque «desde que llegó Lorenzo en 2008 he cambiado, soy más mayor y ahora es más fácil que con él». «El primer año acabamos bien, no hubo problemas. Fue en el último año realmente cuando los hubo», desveló.

Y es que 'Il Dottore' explicó que para él esta temporada es «un nuevo comienzo». Se le ve reluciente, optimista, en forma y decidido a conquistar su décimo título a los 38 años, un empeño en el que no parece dispuesto a claudicar a pesar de tener cada vez más rivales: «Viñales, Márquez, Lorenzo. todos son grandes rivales y no sabría quedarme con solo uno en particular».

Quizá por ello prefiera ser cauto y con las ideas claras: «Lo importante será ser lo suficientemente competitivo y rápido para pelear por las victorias. Las primeras carreras serán claves para entender la potencia de la moto y de los rivales y a partir de ahí trabajar para ser lo más rápidos posible».

Más tímido se mostró Maverick Viñales en sus primeros minutos con el mono de Yamaha: «Desde que comencé en el Mundial mi objetivo ha sido ganar en MotoGP y voy a dar lo mejor de mí. En todas las temporadas he estado peleando por el título y creo que en Yamaha no va a ser diferente». Sin embargo, fue ver la nueva YZR-M1 y dar rienda suelta a su gen competitivo: «Cuando te sientas en una moto así está claro que sólo puede haber un objetivo: el título mundial. El ambiente que se respira es ganador». Unas palabras que corroboraban lo dicho poco antes por Rossi: «Que Valentino me considere uno de los favoritos da una motivación extra, porque sin haber hecho carreras que te vean como candidato es que ven tu potencial y es para estar contento».

En plena explosión de guiños y buenas palabras entre los dos compañeros de equipo, Rossi fue el primero en abrir gas. «Es un piloto muy veloz y con gran talento. Me impresionó mucho desde el primer día porque es muy fuerte», piropeaba al recién llegado al equipo. Eso sí, Rossi puso el gesto más serio al desvelar que «esperaba que hubiera tardado algo más en ser tan rápido» y lanzó un mensaje a modo de aviso: «Espero que trabajemos juntos para hacer un equipo muy competitivo y fuerte».

Unas palabras que encontraron rápida respuesta en el español, como si fuera un duelo en la última curva de un Gran Premio: «Intento aprender al máximo y hay mucho respeto con Valentino. Se verá en la pista, sólo puede ganar uno y yo quiero hacerlo. Siempre estará en la pelea, espero que lo llevemos con respeto y tengamos una gran relación de aquí a que terminemos con el equipo».

Y es que Maverick ha visto cumplido un sueño de niño cuando disfrutaba con las frenadas de Rossi, un ídolo con el que compartirá colores: «Debe tener un secreto porque cada año que pasa es más rápido y mejor piloto. MotoGP cada vez es más exigente y él está ahí siempre. Tendré que preguntarle el secreto», dijo con risa pícara.

El duelo dialéctico tendrá una continuidad primero en los test de Sepang, Australia y Catar, previos a las primeras carreras del campeonato, donde ambos deberán exprimir al máximo las posibilidades de la nueva YZR-M1. «Se puede mejorar mucho, tanto el pilotaje -que debe ser menos agresivo y más suave- como alguna parte de la moto como es la frenada, donde falta un poco para luchar en la última vuelta con Valentino y Márquez que son grandes frenadores», reconoció el '25' de Yamaha. «Hay que trabajar para esas diez últimas diez vueltas, que es donde se decide todo».

Igual de optimista se mostró Rossi al hablar de la nueva máquina: «Hemos descubierto mucha potencia y seremos un equipo fuerte. La primera impresión es muy positiva aunque habrá que esperar hasta el tercer test en Catar para ver una versión más definitiva», expuso.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate