GP Bélgica

Hamilton iguala la leyenda de Schumacher

Lewis Hamilton pilota su coche Mercedes.
Lewis Hamilton pilota su coche Mercedes. / Reuters

El británico consigue la 68ª ‘pole’ de su carrera deportiva y alcanza el récord histórico del ‘kaiser'

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROSpa (Bélgica)

Había muy pocas dudas de que, tarde o temprano, Lewis Hamilton iba a conseguir su sexagésimo octava ‘pole’, pero hacerlo en un circuito como Spa tiene un sabor especial. Igualar la mítica cifra de Michael Schumacher en el trazado donde debutó y donde logró su primera victoria es algo que, más allá de la mera estadística, tiene una mística especial. El contexto en el que Hamilton alcanzó la marca fue casi ‘Schumacheriano’. El mejor de principio a fin, sin opción a sus rivales y casi dejándose caer en el último momento. Como imbuido del carácter más superior del ‘kaiser’, Hamilton alcanzó un grado de perfección en Spa que, pese a todo, aún podría haber sido un punto más alto.

Las dos décimas con las que superó al líder del Mundial y el medio segundo que le metió a su compañero Valtteri Bottas son lo suficientemente elocuentes como para que cualquier descripción se quede corta. El juego de los rebufos no fue suficiente para Vettel, que en una vuelta casi perfecta dejó claro que en este circuito y a una vuelta aún le queda un trecho.

No obstante, Hamilton no debe confiarse. El trazado de las Ardenas es único, no sólo por su configuración, sino por sus desniveles y dificultad. Probablemente sea el circuito más técnico del campeonato: afrontar el Radillon después de Eau Rouge o las variantes de Pouhon, Les Combes o la horquilla de La Source y hacerlo bien, está al alcance de muy pocos pilotos y muy pocas máquinas. Por eso, menos del 40% de los ‘poleman’ en Spa han conseguido transformar dicho mejor tiempo en clasificación en una victoria.

Gane o no gane, el mensaje que recibió de parte de los Schumacher en boca de Ross Brawn no se lo va a quitar nadie. Hamilton ya está a una de convertirse en el piloto con más ‘poles’ de los más de 50 años de historia del campeonato del mundo de Fórmula 1.

Alonso pone el dedo en la llaga

Fernando Alonso se quedó a menos de una décima de pasar el corte a la Q3. El asturiano saldrá undécimo, lo que le da una pequeña ventaja: podrá elegir el compuesto de neumáticos con el que salir en la parrilla.

Cuando acabó la sesión, al micrófono de Movistar+, no se mordió la lengua: «En la Q2 estábamos a un segundo y medio, y sabiendo lo que perdemos en este circuito por el motor fácilmente estaríamos en primera y segunda posición». El español no oculta su decepción, como no lo hizo minutos antes al soltar su ya famoso «no power, no power» por la radio. En este caso, el problema vino de la batería, como podría haber venido de otro elemento de la unidad de potencia. Honda no ha hecho bien su trabajo, y los constantes problemas que arrastra (al asturiano le tocará penalizar en Italia, como aquí lo hace Vandoorne) son un serio problema. Los nipones deben demostrar que realmente van a hacer cambios drásticos para convencer al asturiano de que se quede.

Tampoco fue un buen día, aunque no fue una sorpresa, para Carlos Sainz. El piloto madrileño se sacó una gran vuelta en la Q1 para llegar a la Q2, algo que su compañero Daniil Kvyat no logró, pero su ventaja se quedó ahí. En ningún momento pudo siquiera disputar la lucha por entrar en el corte final. «No he podido bajar más porque estoy en el límite del coche desde que ha empezado el fin de semana», se lamentaba el madrileño.

La cita de este domingo se antoja igualadísima. Como en la sesión de clasificación, los rebufos volverán a tener un protagonismo capital, y pueden determinar el desarrollo de la prueba, especialmente si se estira el pelotón. La superioridad de Mercedes puede quedar totalmente minimizada frente a los Ferrari, sin perder de vista a unos Red Bull que, sin hacer ruido, se han asentado en la zona cómoda de la parrilla para pelear por podios e intentar cazar alguna victoria si se lo permite la dupla Mercedes-Ferrari.

Ambos españoles se quedaron fuera de la Q3 pero el piloto asturiano mantuvo sus opciones hasta el último momento y se quedó a las puertas a menos de una décima del tiempo del francés Esteban Ocon (Force India), que marcó finalmente el acceso a la última ronda de la clasificación.

Sebastian Vettel (Ferrari), por su parte, terminó en segunda posición a tan solo dos décimas de Hamilton en una última vuelta al límite y al rebufo de su compañero Kimi Räikkönen. El alemán, renovado de manera oficial este sábado por la Scuderia, tratará de defender este domingo el liderato del Mundial ante el dominio del inglés. El otro Mercedes, Valtteri Bottas, saldrá tercero.

En la segunda línea de la formación de salida saldrán, por tanto, los finlandeses Bottas y Räikkönen; una hilera por delante de los dos Red Bull del holandés Max Verstappen y del australiano Daniel Ricciardo. El mexicano Sergio Pérez (Force India) arrancará octavo.

Mientras tanto Fernando Alonso y Carlos Sainz, que fueron eliminados en la segunda ronda de la calificación (Q2), iniciarán la carrera respectivamente desde la undécima y la decimocuarta plaza del circuito de Spa-Francorchamps.

Fotos

Vídeos