Hamilton no especula

Hamilton rueda en Austin. /Clive Mason (Afp)
Hamilton rueda en Austin. / Clive Mason (Afp)

El líder del Mundial, por delante de Vettel con bastante solvencia

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Lewis Hamilton tiene por delante un fin de semana en el que puede proclamarse campeón del mundo por cuarta vez, y aunque es difícil (a Vettel le sirve con ser 5º para retrasar el alirón del británico), no va a aflojar ni un ápice. Así lo demostró en un primer día en su amada tierra estadounidense, con el mejor tiempo de sobra en las dos sesiones, incluido el récord del trazado en los segundos.

Para Vettel no fue un día sencillo. El alemán marcó el segundo tiempo en la primera sesión, pero más de medio segundo más lento que Hamilton, y en los segundos tuvo un trompo al principio que le obligó a perder unos minutos clave, además de llevarse un susto de consideración. Además, al final de la sesión no rodó todo lo que quería porque le tuvieron que desmontar una zona del coche, incluido el asiento, para arreglarlo. Con los pilotos de Red Bull y Bottas ejerciendo de peones en la partida de ajedrez que tienen los dos campeones del mundo, este sábado no podrá tener ningún despiste si no quiere que Hamilton descorche el champán el domingo.

Tampoco fue un día fácil para Fernando Alonso, aunque acabó mucho mejor de lo que empezó. En los primeros libres, una fuga hidráulica (la excusa más usada por Honda en los últimos tres años) le privó de rodar más que dos vueltas de instalación: en la que tuvo la avería al principio y en la que comprobaron que habían solventado el problema al final. Sin embargo, en los segundos entrenamientos libres, el asturiano sí rodó mucho más y compensó el tiempo perdido.

El séptimo tiempo con el que finalizó el día, como el mejor del resto tras los Mercedes, los Red Bull y los Ferrari, deja claro que ese McLaren, sin avería, puede dar la sorpresa en la clasificación. Llegar a la Q3 sería todo un logro para este sábado, y sobre todo un buen punto de partida para luchar por los puntos el domingo. Ese, al menos hasta que llegue la temporada 2018, es el único objetivo planteable y razonable.

Sainz, como en casa

Empezar en un equipo nuevo, ya rodado, con un coche que no había conducido nunca y además con el que debes hacerlo bien, no es una labor nada fácil. Pero Carlos Sainz no sólo no ha desentonado, sino que lo ha hecho con muy buenas sensaciones. El piloto madrileño ha rodado durante todo el viernes en tiempos que no sólo no han desentonado con los de Nico Hülkenberg, un piloto más rodado y que puede servirle para subir el listón de la competitividad, sino que además ha podido incluso superarle en ciertas partes.

Para Sainz, ha sido casi un debut soñado. Y eso que no fue un viernes fácil. En los primeros entrenamientos libres tuvo que estrenarse con neumáticos intermedios porque la pista estaba mojada debido a la lluvia de las horas previas al trabajo en Austin. Eso provocó que el asfalto texano estuviera demasiado deslizante y que privase de trabajo útil en la primera media hora, pero en cuanto se secó y salieron a pista los neumáticos blandos, superblandos y ultrablandos (estos últimos rosas, como gesto en favor de la lucha contra el cáncer de mama) todo cambió.

Y ahí es donde Sainz sacó lo mejor de sí. El madrileño ganó confianza muy pronto en un coche que, sin ser mucho mejor que el Toro Rosso, sí que le permite un grado de aprendizaje mucho mayor que el que podía obtener de su anterior coche. En los primeros libres no sólo no desentonó (fue 10º), sino que con los mismos neumáticos que Hülkenberg rodó casi un segundo más rápido. En la segunda tanda, la diferencia entre el español y el alemán se redujo aún más, pero el germano notó problemas de rendimiento en su motor y no rodó a gusto. Ninguno de los dos llegaron al ‘top 10’ (Hülkenberg, de hecho, ni rodó con ultrablandos), pero fue Sainz quien volvió a acabar por delante.

No es significativo a efectos del resto del fin de semana, y menos con esa falta del motor en el coche 27, pero sí para afrontar con confianza el resto de su primer fin de semana de amarillo. Después de dar más de 50 vueltas en su primer día de trabajo a las órdenes del equipo de Enstone, este sábado tendrá su primera prueba de fuego de verdad, en la clasificación, donde Hülkenberg suele ser especialmente competitivo.

Fotos

Vídeos