Diario Vasco

automovilismo

Ander Vilariño: «En 2017 seré mejor»

Ander Vilariño mira ayer el casco con el que ganó el domingo en Estoril, que aún mantiene los restos de goma pegados en él.
Ander Vilariño mira ayer el casco con el que ganó el domingo en Estoril, que aún mantiene los restos de goma pegados en él. / USOZ
  • piloto, Tras conquistar su sexto título europeo, cuarto en los últimos cinco años, el de Hondarribia mantiene su ambición intacta

El domingo en Estoril se proclamó campeón de la Challenge Europea de resistencia y sus compañeros le cantaron el 'cumpleaños feliz' por sus 37 años. Asegura que no quiere estirar mucho la cuerda, pero sí sus prestaciones.

- El título europeo era una meta o una ilusión al ser su primer año?

- En la Nascar eran carreras más cortas e intensas, en las que los golpes y el cuerpo a cuerpo están permitidos, y aquí las carreras son de seis horas y dependes más del trabajo del equipo -entre 25-30 personas-, con más cambios de piloto, ruedas, con repostajes... Era sobre todo una apuesta en la que equipo y piloto debemos trabajar como una piña para facilitar el trabajo de los demás al máximo. Los pilotos nos ayudamos, comparamos nuestros datos en telemetría y participamos en la estrategia con los ingenieros.

- En la Fórmula Uno, el piloto considera a su compañero de equipo como el primer rival. Aquí será distinto al compartir coche...

- En algunos equipos sí hay más pique por ser el mejor tiempo, hay más egos. En el nuestro no tenemos ese problema. Alain Ferté, por ejemplo, es un piloto súper bueno, que estuvo cerca de la Fórmula Uno y ha competido en Le Mans unas catorce veces, y para mí, que estoy más cerca de la retirada que del comienzo de mi carrera, es una gozada correr con él. Aunque durante el año yo haya podido ser más rápido, siempre aprendes cosas de un piloto así. Philippe Illiano también aporta lo suyo.

El triunfo en Magny Courts y la retirada del coche #22 casi les dio el título a falta d e la cita de Estoril. ¿Esa fue su mejor carrera del año?

- Para mí, sí. El equipo rival, con el fin de colar un coche de por medio, puso en el #21 a Mathias Beche, un piloto que en el Mundial de resistencia comparte coche con gente como Heidfedl, Prost Jr. y Piquet Jr., y fui el único que bajó de 1:34, lo que me dejó muy satisfecho. Aunque en Estoril las dos últimas horas disfruté como hacía mucho no lo hacía.

- Cuando logró remontar al #22.

- El equipo me dijo que conservara las ruedas, que el título ya estaba conseguido. Pero decidí tirar a muete para obligarle a él a hacer lo mismo y si destrozábamos las ruedas ver quién aguantaba mejor. Así pasó. Cuando le fui cogiendo veía cómo el coche se le iba de atrás, y mentalmente me crecí. El equipo me decía que le estaba cogiendo y siguiera así, tranquilo. Les respondía '¿Cómo que tranquilo? ¡Si voy a tope!' (se ríe).

- De los seis títulos, ¿valora alguno por por encima del resto?

- Cada uno tiene su dificultad. En el Europeo de montaña, implica gran riesgo subir con un Fórmula 3000, debes ir concentrado solo para que no te pase nada. La Nascar son coches muy difíciles de conducir, se mueven mucho, y este último título unes velocidad y resistencia. El coche es más fácil de llevar, porque no tienes embrague, llevas los cambios en el volante, le das al cambio y reduce solo. A nivel físico pasas menos calor, pero la fuerza a realizar es mayor. El coche es más rápido y agarra más, y es más duro de conducir.

- ¿Ha encontrado esta temporada lo que buscaba al dejar la Nascar?

- No buscaba nada especial. Había ganado la Nascar tres veces en cuatro años, es bonito que mi nombre esté en el salón de la fama de la Nascar, pero veía que un cuarto título no iba a cambiar nada en mi carrera. El equipo TFT me dijo que tenía un volante libre en su coche, las condiciones eran mejores y me hizo ilusión el cambio y buscar oportunidades en el mundo de la resistencia.

- ¿Qué valoran de Ander Vilariño?

- Este equipo valora que soy rápido y me adapto fácil a cualquier coche o reglaje. No soy quisquilloso. A veces prefiero que no me digan lo que le han hecho al coche, para ir a tope y guiarme por el cronómetro. De poco vale que el coche se vaya menos en las curvas si luego eres tres décimas más lento, aunque en una carrera de seis horas también cuenta tener una conducción dócil. También destacan mi espíritu de equipo. Intento hacer partícipe de todo lo que hacemos a todo el mundo, desde el mecánico a los ingenieros.

- ¿Cómo son los relevos de piloto? Cada uno tendrá sus medidas...

- El piloto más alto es Philippe, por lo que el coche tiene su asiento y cuando entramos Alain y yo encajamos nuestro asiento encima del suyo. En mi caso, prefiero que sean ellos los que pogan el coche a su gusto y adaptarme yo a esos reglajes.

- ¿Por dónde pasa su futuro?

- Por lo menos un año o dos más intentaré estar en la resistencia. A ver si podemos seguir ganando este campeonato y me surge alguna oportunidad, como el pasado fin de semana en el que también competí con un equipo inglés en GTL Mp3. Luego Dios dirá. El objetivo es intentar ganar allá donde esté. Tener un equipo para ganar y estar yo preparado para ganar. Este año he visto mis puntos fuertes pero también los débiles, y para las dos últimas carreras mejoré eso y en 2017 estaré mejor.

- ¿Cuáles son esos puntos débiles?

- Quizá que cuando veía que estaba imposible ganar la carrera, no es que bajara los brazos, pero en Paul Ricard o Motorland no conduje como en Magny Courts o Estoril, donde salí a sacar chispas al coche.

- ¿A qué se refiere en concreto?

- Si machacas, fuerzas mucho a los demás a que machaquen. Voy a entrenar mucho en condiciones extremas, deslizantes. Porque de ir con buenos neumáticos a llevarlos destrozados hay mucha diferencia: en Estoril comencé a 1:36 por vuelta y acabé a 1:40, pero seguía sacando ventaja al rival. Lo que se trata es que aunque se degraden las ruedas, sigas siendo el más rápido, que frenes tres metros más tarde que el resto y aceleres tres metros antes.

- Ha afirmado que está más cerca de la retirada que de su comienzo.

- Empecé a competir con Fórmulas con 16 años, así que llevo 21 compitiendo. No voy a estar otros 21. Quiero seguir mientras me sienta bien, pero no serán muchos años más.

- Su compañero Ferté tiene 61 años, su padre aún sigue en la brecha...

- No es natural seguir compitiendo con 60 años. Ambos tienen una pasión enorme. A mí el automovilismo me apasiona pero no llego a tanto. Yo he tenido una carrera muy intensa. He vivido las cosas buenas y malas que le pasaron a mi padre, y también las mías. Ese bagaje cansa más. Tengo la fecha de mi retirada en la mente pero no la quiero decir.

- ¿Se ve compitiendo con 46 años?

- Ni de coña.

- ¿Qué le motiva pasa seguir?

- Intentar ser el mejor. Cuando corres lo haces para ganar. Cada vez que estoy en pista intento ser el más rápido en cada entrenamiento, en cada calificación, en cada carrera. Ahora hago travesías a nado, e intento hacerlo lo mejor posible. Un deportista es competitivo en todo.

- Algo haría tras su retirada...

- Seguramente siga haciendo travesías a nado. En mi categoría máster hago mis podios y, a mi nivel, me vale. Me realiza mucho nadar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate