El mensaje de fin de año de las campeonas

Cinco representantes del deporte guipuzcoano de élite plasman para DV el balance de 2017 y sus deseos para el año que viene

Onintza Aduriz, Mariasun Quiñones, Maitane Etxeberria y Maialen Chourraut posan en las instalaciones de Zubieta. / JOSE MARI LÓPEZ
Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

No están todas las que son, pero sí son todas las que están. Reunimos a cinco representantes del deporte guipuzcoano de élite para realizar un balance del año que se esfuma y también para conocer sus aspiraciones para 2018. Juntamos a gentes de deportes colectivos (baloncesto/IDK Gipuzkoa, balonmano/Bera Bera y fútbol/Real Sociedad) e individuales (piragüismo y tenis). Gentes que saben lo que es el esfuerzo y la determinación para alcanzar sus objetivos y que salen adelante sumando victorias y derrotas, sonrisas y cicatrices. Son Onintza Aduriz, Maitane Etxeberria, Mariasun Quiñones, Maialen Chourraut y Lara Arruabarrena. El encuentro se produce en Zubieta, gracias a la gentileza de la Real Sociedad, donde escuchamos las inquietudes y esperanzas de cinco mujeres acostumbradas a competir al máximo nivel. Éste es el mensaje de fin de año de cinco campeonas.

Mariasun Quiñones confiesa que deja atrás un 2017 espectacular.
Mariasun Quiñones confiesa que deja atrás un 2017 espectacular. / JOSE MARI LÓPEZ
Mariasun Quiñones (Real Sociedad, fútbol) «2017 ha sido maravilloso para mí»

Mariasun Quiñones (Hondarribia, 1996) ha cumplido un 2017 más que satisfactorio. Es ya una realidad, la portera de la Real Sociedad e internacional absoluta a una edad en la que los grandes triunfos todavía están por llegar. De ahí su brillo en los ojos cuando echa la vista atrás para rescatar los hitos de 2017: «Ha sido un 2017 bastante positivo. Venía de jugar en la selección sub20 y en enero me convocaron por primera vez con la absoluta para disputar un amistoso. Poco más tarde, en marzo, debuté en partido oficial en la Algarve Cup, un torneo prestigioso. Fue ante Islandia (0-0) y acabamos ganando el campeonato en la final a Canadá (1-0). El colofón fue la Eurocopa de Holanda en junio, a la que fuimos 23 jugadoras. No tuve la oportunidad de jugar pero me llevé una experiencia inolvidable, con solo 20 años. Mis 20 años han sido maravillosos».

Ahora tiene 21 y los manuales del optimismo siempre subrayan que lo mejor está por llegar. En cuanto a la Real, «estamos contentas porque nos clasificamos para la Copa de la Reina, que era nuestro objetivo. El fútbol se basa en sensaciones y acabamos muy bien. Allí estuvimos los ocho mejores equipos y caímos ante el Barcelona, que se lo jugaba todo tras no ganar la Liga. Les plantamos cara, forzamos la prórroga y nos marcaron en el último suspiro. Pero nos fuimos muy contentas pese a la derrota».

Otra cosa fue el inicio de la nueva temporada, cuando las cosas no salían y el equipo enganchaba derrota con derrota, frustración tras frustración. La portera hondarribiarra no conoce los motivos exactos aunque sugiere algunas claves: «Tuvimos un arranque del calendario exigente con duelos ante el Valencia, Atlético de Madrid y Barcelona. En la cuarta jornada jugamos en Madrid y perdimos por 2-1. Íbamos sumando cosas positivos pero el casillero de puntos estaba a cero...».

«Me gustaría mejorar en el juego aéreo»

Menos mal que, tal y como apunta Quiñones, «hemos dejado esa presión de lado y hemos comenzado a disfrutar del juego. Ahora confiamos más en nosotras». La llegada de Gonzalo Arconada, un calendario más suave y el aumento en la confianza ha provocado una mejora clara en resultados, que ha permitido que el equipo suba en la clasificación. «Hemos modificado algo el sistema, ahora las bandas tienen más protagonismo...».

Para 2018 quiere volver a jugar la Copa de la Reina: «Me gustaría que hiciésemos un buen papel y que el equipo saque todo lo que tiene dentro. Mira, en pretemporada me quedé con la sensación de que tenemos un gran equipo y todavía no lo hemos visto. Estoy tranquila porque tenemos el potencial. Somos el cuarto equipo menos goleado de la Liga. Ahora nos viene el Tourmalet con los compromisos ante el Athletic, Valencia, Atlético de Madrid, Barcelona...».

A nivel individual, y teniendo en cuenta su juventud, es consciente de que debe progresar en varias facetas del juego: «A mí me gustaría mejorar el juego aéreo. Igual no interviene mucho pero si ya lo tienes trabajado, el partido se te hace más fácil. También incidiría en los golpeos, los golpeos de volea para sacar en largo. La verdad es que estoy encantada con el equipo que tengo, que me ayuda para seguir mejorando».

Onintza Aduriz considera que el IDK Gipuzkoa puede completar una buena temporada.
Onintza Aduriz considera que el IDK Gipuzkoa puede completar una buena temporada. / JOSE MARI LÓPEZ
Onintza Aduriz (IDK Gipuzkoa, baloncesto) «Los objetivos son clasificarnos para la Copa y jugar el play off»

Onintza Aduriz (San Sebastián, 1991) es una voz autorizada en el seno del IDK Gipuzkoa. La alero donostiarra, la jugadora más veterana del equipo debido a la ausencia por lesión de Iulene Olabarria, cita la clasificación al play off como el gran momento de la temporada pasada: «Fue algo histórico y una alegría muy grande. Jugamos el último partido en el Gasca y todo salió redondo porque nos ayudaron otros dos resultados». El IDK lograba meterse entre las mejores en su cuarto año de andadura.

Sobre la actual campaña, la quinta consecutiva en la élite, afirma que «estoy muy contenta porque el equipo está funcionando muy bien. Llevamos ocho victorias, una cifra que hasta ahora no se había conseguido en la primera vuelta. El primer objetivo era clasificarnos para la Copa de la Reina, que lo hemos conseguido, donde hemos entrado las seis primeras en el ecuador de la liga. Luego, obviamente, también queremos repetir el pase al play off».

«Estoy muy contenta porque el equipo está funcionando muy bien»

En cuanto a sus prestaciones personales, dice que «me hace mucha ilusión jugar la Copa por segunda vez. La primera vez la jugamos porque éramos las anfitrionas. La entrenadora, además, confía en mí, estoy jugando, tenemos el mejor equipo... ¿Mejorar en algo? Me gustaría ser más efectiva en el tiro exterior».

Maialen Chourraut se muestra expectante de cara a 2018.
Maialen Chourraut se muestra expectante de cara a 2018. / JOSE MARI LÓPEZ
Maialen Chourraut (piragüismo) «Para 2018 pido que me respeten las lesiones»

Maialen Chourraut (Lasarte-Oria, 1983) es la protagonista de este reportaje que peor lo ha pasado en 2017. Reconoce sin tapujos que 2017 ha sido «un año duro. La lectura positiva se reduce a los entrenamientos que he realizado y el provecho extraído de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020». ¿Dónde están las dificultades? En las lesiones: «He atravesado varios meses con vértigo. Lo tuve todos los días durante seis meses, luego por etapas, así hasta el 1 noviembre... Ha sido muy incómodo. Pero el problema es que a los siete días empecé con daño en las costillas. Primero en un lado, luego en el otro, y llevo un mes y medio sin subirme a la piragua». Y eso, confiesa, es una de las peores sensaciones para un deportista. «Así que para 2018 quiero que me respeten las lesiones. Estoy deseando entrenarme y probar las dos piraguas que acabo de recibir».

En cuanto a los resultados deportivos se queda con la victoria y el tercer puesto logrados en la Copa del Mundo (Praga y La Seu). «En cuanto a las competiciones deportivas no ha sido un año fácil, la verdad. Llegué muy bien, eso sí, al Mundial de Pau pero fue una pena caer eliminada en semifinales. Aún así, ha habido buenos resultados y estoy tercera en el ranking mundial».

«El objetivo deportivo del año es la Copa del Mundo de Río»

En este caso, la palista lasarte-oriotarra, que durante el año vive en la localidad catalana de La Seu d’Urgell, no duda en apuntar su deseo para 2018: «Que me respeten las lesiones. Hace tiempo que no toco el agua, que no me subo a una piragua, no me siento piragüista en estos momentos... Estoy viendo muchos vídeos y aprovechando para trabajar otras facetas».

Ya saben que en 2016 tocó el cielo en Río de Janeiro al ganar la medalla de oro en la categoría K-1 en la prueba de slalom y, curiosamente, el año que viene volverá a Brasil, a la misma ciudad: «La Copa del Mundo se celebra allí. Éste será el objetivo principal del año pero el más importante es Tokio, los Juegos de 2020. Lo tengo todo enfocado para esa fecha. Y en ese camino destaco, por ejemplo, la Copa del Mundo de Seu de 2019, que será en mi segunda casa. Es muy especial competir en casa y me haría mucha ilusión ganar ahí».

Maitane Etxeberria acumula a su juventud una trayectoria tan interesante como prometedora.
Maitane Etxeberria acumula a su juventud una trayectoria tan interesante como prometedora. / JOSE MARI LÓPEZ
Maitane Etxeberria (Bera Bera, balonmano) «La idea es ganar Liga y Copa»

Maitane Etxeberria (Errenteria, 20 años) es otra de las jóvenes perlas del deporte guipuzcoano. Asevera que «ha sido un año de mucho aprendizaje. En cuanto al equipo no tuvimos la suerte de ganar ni la Liga ni la Copa. Pero a nivel personal he recibido la primera llamada de la Selección y estoy muy contenta. Muy feliz por haber tenido la oportunidad de haber jugado un Mundial y muy agradecida a Carmen Martín, que juega en mi puesto y me ha ayudado muchísimo para seguir creciendo».

La extremo errenteriarra dice que «se han cumplido más cosas de las que me hubiera imaginado. Una deportista siempre quiere llegar a lo más alto pero no había pensado llegar tan pronto. Tengo 20 años... La experiencia de jugar el Mundial ha sido impresionante. Estaba acostumbrada a verlo por la tele y este año me ha tocado verlo de cerca y jugando... El rol que tengo en el Bera Bera es de más responsabilidad. En la selección, en cambio, he estado mucho más callada pero muy a gusto». Confiesa que no suele hablar mucho y que así ha aprendido una barbaridad: «Yo soy muy callada... Juegas con las mejores y contra las mejores. Y así voy aprendiendo».

«La experiencia de jugar el Mundial con sólo 20 años ha sido impresionante»

Volviendo al Bera Bera, dice que las cosas podían haber salido mejor, aunque «las lesiones nos afectaron mucho. Hemos perdido dos partidos esta temporada, estamos a cuatro puntos del Rocasa y todavía queda mucha Liga. El Rocasa es muy fuerte pero no es invencible. La idea es ganar Liga y Copa. Y personalmente subir escalones poco a poco. Seguiré trabajando para aprovechar las oportunidades al máximo posible».

Lara Arruabarrena aspira a seguir creciendo en 2018.
Lara Arruabarrena aspira a seguir creciendo en 2018. / AFP PHOTO
Lara Arruabarrena (tenis) «Quiero ser más competitiva y mejorar a nivel mental»

Lara Arruabarrena (Tolosa, 1992) quiere seguir creciendo en 2018. Problemas de agenda le impidieron acudir al encuentro en Zubieta, ya que ese mismo día volaba para a las antípodas para preparar el primer grande del año: el Open de Australia. Así es la agenda de esta tenista profesional, que está entre las 90 mejores del mundo. Arruabarrena confiesa que ha sido «un año de altibajos. En pretemporada del año pasado comencé con un nuevo entrenador, Alejo Mancisidor. Metimos bastantes cambios a nivel mental y también en el juego, y a veces ha salido bien y otras veces no. En Madrid, Miami, Pekín y Bogotá tengo recuerdo de muy buenos partidos pero luego he tenido derrotas duras. Es parte del aprendizaje. También estoy trabajando con Andoni Vivanco, que se ha incorporado al grupo de trabajo, y he progresado a la hora de competir contra las mejores. Hasta ahora había jugado contra ellas pero no de tú a tú».

El tenis es un deporte individual que exige una fortaleza mental extraordinaria. Arruabarrena sabe que necesita mejorar en ese aspecto para escalar en el ranking y plantar cara a las mejores raquetas del circuito: «Ser consciente de lo que pasa en un partido, más profesional, saber llevar las emociones, es una de las claves en las que voy trabajando y el caballo de batalla para mi futuro inmediato. Tengo que mejorar algunos golpeos, lógicamente, y el físico lo llevo bien, por lo que el cambio mental es el más importante».

Incidiendo en ello, le pregunto si esa idea se traduce en la tolerancia a la frustración, en no tirar la toalla pese a que las cosas no salgan, en saber sufrir. En todo eso que ha enseñado Rafa Nadal: «Quiero ser más competitiva. A veces he pensado en que soy demasiado alegre durante un partido... Cuando digo alegre digo intuitiva, como un poco anárquica, y tengo que tener más orden».

«El ranking no me obsesiona; necesito saber llevar las emociones para seguir creciendo»

Preguntada sobre sus mejores partidos del año, recuerda el jugado ante Strycova en Madrid: «Fue un muy buen partido, jugaba en casa, el público me arropó y tengo muy buen recuerdo. Por el contrario, la final que perdí en Bogotá ante Schiavone se me quedó la espinita clavada. Me gustaría volver a jugar contra Cibulkova en Roland Garros. Ese día no salió nada y lo volvería a jugar».

En cuanto a los retos para 2018 es clara: «Quiero seguir mejorando a nivel mental. La clave es ser consciente de lo que más me cuesta y aplicarlo luego en pista. ¿El ranking? No me obsesiona. Estoy entre las 85 mejores pero de haber ganado un par de partidos más estaría entre las 60 mejores. Ser competitiva cada día es lo que más me cuesta y ahí está la clave para crecer». Eso llegará a lo largo y ancho de un 2018 por estrenar. Pero eso, amigos, es otra historia.

Un paseo por Zubieta

Aprovechamos la cita con las cuatro deportistas, que no se conocían entre sí, para visitar las instalaciones del edificio Gainditu de Zubieta. Jon Ander Munduate, responsable de prensa del club txuri-urdin, hace de 'cicerone' y nos lleva de paseo por varias de las salas más frecuentadas por los realistas. Empezamos el paseo por la sala técnica, donde los entrenadores ponen vídeos para analizar a los rivales y donde también existe la clásica pizarra táctica. Proseguimos la ruta por una sala de estar con sofás e incluso una máquina de dardos. A continuación descendimos a una de las joyas, el espectacular gimnasio, junto al cual está la piscina donde los jugadores se aplican el baño y el masaje. Una cancha de baloncesto, muy utilizada por fanáticos del basket como Vela e Iñigo Martínez, completó la visita. Mariasun conoce las instalaciones de memoria pero Onintza, Maialen y Maitane pudieron comprobar cómo es el día a día de un deportista que pertenece a la Real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos