Vela

Zarparon de Melbourne pero van hacia el Norte

El 'Vestas' -a la derecha- salió primero de la gran bahía de Melbourne y quiso escaparse pero después se reagrupó la flota. /MARÍA MUIÑA
El 'Vestas' -a la derecha- salió primero de la gran bahía de Melbourne y quiso escaparse pero después se reagrupó la flota. / MARÍA MUIÑA

Los siete barcos de la Volvo Ocean Race todavía se mantenían juntos tras dejar atrás la altura de Tasmania

I.A. SAN SEBASTIÁN.

La vuelta al mundo clásica se entendía con los tres cabos: Buena Esperanza, Leeuwin y Hornos. O, dicho de otra forma: Sudáfrica, Australia y Argentina. No hacía falta nada más, simplemente salir de Europa, pasar por esos tres puntos y volver al lugar de origen. Pero también la vela evoluciona y, en este caso, a golpe de talonario.

Ésta será la octava edición de la vuelta al mundo tripulada y con escalas en la que se pise algún puerto estadounidense. En las dos últimas, los barcos se adentraron en el Golfo Pérsico para rendir visita a Abu Dhabi y agradecerle su patrocinio. Y por cuarta vez consecutiva visitarán China. Primero fue Quingdao, después dos veces Sanya y este año, Hong Kong y Guangzhou.

El desvío para visitar estas localidades no es para nada pequeño. 6.000 millas hay desde Melbourne hasta Hong Kong, después habrá una etapa no puntuable hasta Guangzhou y el regreso a la ruta lógica se hará con un Hong Kong-Auckland de 6.100 millas. Estas dos etapas son la cuarta y quinta en lo que a longitud se refiere y con ellas se entiende mejor que la Volvo Ocean Race de este año sea la más larga de todas las disputadas, con más de 45.000 millas.

Y, aunque Quingdao, la parada china de la VOR 2008-2009, está unos 2.000 kilómetros más al Norte que Guanzgzhou, aquella vez el total de millas no fue tan elevado porque del Pacífico a China fueron por el estrecho de Malaca y no como en esta ocasión, dando toda la vuelta a Australia.

En resumen, que después de un día que necesitarán para dejar atrás Tasmania y bordear la esquina sureste de la mayor isla del mundo, los barcos irán hacia el Norte, lo que en este caso supone ir hacia temperaturas más cálidas en algunos momentos.

Una etapa más 'cómoda'

Antes de zarpar, Willy Altadill, que está completando su segunda Volvo con el 'Mapfre', bromeaba: «Si fuéramos directos a Brasil tampoco estaría mal». Y añadía que «para el cuerpo siempre es más fácil no aguantar el frío y el agua, pero está claro que la etapa va a tener partes complicadas y no puedes ir con la mentalidad de que va a ser muchísimo más fácil».

Así se expresaba también Charles Caudrelier, patrón del 'Dongfeng', junto con 'Vestas' el mayor rival para la cuadrilla de Xabi Fernández: «Se podría decir que vamos a navegar en condiciones más fáciles, pero en los trópicos la temperatura dentro del barco es tan alta que es imposible dormir y fuera el sol te va agotando». Este barco afronta ilusionado la llegada a casa y ha realizado nada menos que cinco cambios respecto a la pasada etapa. Uno de los recién incorporados es Franck Cammas, patrón del 'Groupama' que ganó la edición 2011-2012, aunque en esta ocasión tendrá un rol diferente. Sustituye al baionatarra Pascal Bidégorry, lesionado.

El 'Vestas' estiró la flota saliendo de la gran bahía de Melbourne pero después hubo un reagrupamiento y la diferencia entre el primero y el último era de unas tres millas en los partes de anoche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos