Surf

Una vida sin miedo en la cresta de la ola

Aitor Francesena y su hija Uxue, en el malecón de Zarautz. / USOZ

El surfista ciego Aitor Francesena afronta un nuevo reto en el campeonato de Hawaii desde el día 21 hasta el 24 y después grabará una película sobre su vida

NAHIA BADIOLASAN SEBASTIÁN.

A Aitor Francesena siempre le ha atraído el surf. Es tal su pasión por ese deporte que hasta se fabricó su propia tabla sin que sus padres se enterasen. Lo hacía escondidas. Pero justo después de empezar a practicar surf, a los catorce años, se quedó sin visión de su ojo derecho por un glaucoma. «Era un deporte de riesgo para mi vista, por eso al principio lo hacía a escondidas», afirma Francesena. En julio de 2012 el zarauztarra tuvo un accidente surfeando que hizo que perdiese la visión del ojo izquierdo. Se cayó de costado con el ojo abierto. Le apareció la ola y el ojo «reventó».

Es un ejemplo de superación, sacrificio y motivación.Prueba de ello es que en 2016 se proclamó campeón del mundo de surf adaptado.

Nunca se ha arrugado. Y eso es lo que quiere transmitir. Pero advierte que ha «tenido que luchar mucho. Me quedé ciego y he tenido que rehacerme. Para míi todo lo que me ha ocurrido no ha sido tan duro. Siempre he intentado mostrar que mi vida no es tan dura. Tenía que enseñar a mi familia que no era así. Hoy en día cuentan lo bien que lo he llevado y como me he recompuesto. Eso me llena de orgullo y de fuerza».

El surfista zaruztarra es un pionero en el mundo de este deporte. Abrió la primera escuela de surf en 1988. Y como no podía ser de otra manera, lo hizo en su pueblo natal. Aritz Aranburu, Axi Muniain, Eneko Acero o Mario Azurza han sido algunos de sus pupilos durante este tiempo. Decidió que era el momento de llevarlo al papel, y escribió un libro junto a Consuelo Carrera. Su método de enseñanza se sigue en muchas de las escuelas de surf. Pero esto no quedó ahí. Siguió su camino como escritor y sacó su segundo libro.

'Gallo' se subió a la cresta de la ola y no piensa bajar. «Estoy en un gran momento de mi vida. Muy feliz. Con muchos retos por delante y con ganas de afrontarlos. Es una manera de demostrar al mundo que puedes hacer lo que quieras tengas lo que tengas. Yo no solo hago surf, subo a la montaña, corro por la arena... Hago muchas cosas que me hacen sentir muy bien. Y siento que nada me impide hacerlo».

A pesar de su ceguera, sigue cumpliendo retos y sueños. En diciembre del 2016 se proclamó campeón del mundo en San Diego. Dentro de unos meses peleará por revalidar el título en California. Pero primero debe competir en Hawaii del 21 al 24 de agosto y luchará por hacerse con el primer puesto en el campeonato. «Me encuentro preparado y motivado para competir. Hace poco gané el campeonato de España -en Doñinos, el 3 de julio- y fue una gran preparación para el mundial. He entrenado muy bien y tengo un material buenísimo que me lo ha hecho Pukas. Antes de que se quemase el taller».

«Quiero demostrar que a pesar de ser ciego hago las mismas cosas que hacía antes»

«No paro de hacer cosas nuevas. Estoy cumpliendo mis sueños»

El año pasado en Hawaii se enfrentaba a rivales más experimentados y más potentes que él, pero consiguió hacerse con el título. Este año lo ve más complicado. «Todo el mundo ha visto mis cartas y sabe como surfeo. Conocen mi estrategia. No gozaré de tantas oportunidades a la hora de coger las olas. Pero voy mejor preparado. Este año no llevo al caddy que suelo llevar siempre -Ibon Illarramendi-. Llevaré a una niña de catorce años -su hija-. Tiene que poner sus ojos, pero además, tiene que tener malicia. Todo el mundo te empuja porque quieren buscar su espacio para coger la ola. Es competitiva y la sacará. Haré todo lo que esté en mi mano para conseguirlo. Como siempre lo he hecho en todos los aspectos de mi vida», asegura. Su hija Uxue es uno de sus grandes apoyos. «Si ya hago las cosas porque me gusta hacerlas, también lo hago por ella. Es una hija increíble. Y me demuestra todos los días su apoyo. Y me aporta mucho. Es lo que me hace seguir hacia delante». Uxue acompañará a su padre en el campeonato de Hawaii. Y seguro que le dará fuerza para que pueda cumplir su objetivo.

Su vida es todo un ejemplo se superación, y por ello, han decidido grabar una película. «La voy a grabar entre octubre y noviembre. Se podrá ver toda mi vida. De cuando era jovencito, antes de quedarme ciego. Y después, cuando ocurrió todo. Quiero demostrar que aun siendo ciego estoy haciendo las mismas cosas que hacía antes. La vida te da muchos reveses y hay que afrontarlos de cara y luchar. Pase lo que te pase hay que seguir adelante. Estoy cumpliendo mis sueños. Para mí la vida es increíble. No paro de hacer cosas. Y no voy a parar. Es lo que me llena. Quiero levantarme cada día de la cama de un saltito y poder hacer cosas nuevas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos