Balonmano

A por una victoria para cerrar el año

Los jugadores del Bidasoa-Irun, en el entrenamiento de Artaleku. / MIKEL FRAILE
Los jugadores del Bidasoa-Irun, en el entrenamiento de Artaleku. / MIKEL FRAILE

El Bidasoa-Irun visita al Puerto Sagunto a partir de las 20.15 horas. Rodrigo Salinas, Borja Lancina y Jon Vázquez viajan con el equipo, pero serán duda hasta última hora

BORJA OLAZABAL

El Bidasoa-Irun cierra 2017 esta tarde en tierras valencianas contra el Puerto Sagunto a partir de las ocho y cuarto. Otro partido importante para los irundarras, que han tomado aire en las últimas jornadas tras haber acumulado anteriormente cuatro derrotas consecutivas. Los de Irun se miden a un equipo al que tienen por detrás en la tabla, por lo que una victoria les permitiría dar otro salto en la clasificación y meter más distancia con la zona peligrosa.

Los de Jacobo Cuétara llegan a esta decimoquinta jornada de la Liga Asobal con diez puntos en su casillero, lo mínimo exigible si se tiene en cuenta que la permanencia suele exigir veinte puntos al término de la campaña. Disponen de tres de renta sobre su rival de hoy. El Puerto Sagunto, con siete puntos, marca los puestos de descenso junto al Zamora, con el que figura empatado. El colista es el Cangas del Morrazo, con seis.

Tras caer contra Ciudad Encantada, Granollers, Barça y Zamora, no solo la situación clasificatoria se complicó para los de Irun. Una sensación de intranquilidad se empezó a cernir sobre un equipo llamado a más. Pero los fantasmas han desaparecido en las tres últimas jornadas. Después del palo que supuso perder en Zamora, el Bidasoa ganó al Guadalajara en Artaleku, perdió por un solo gol en Pamplona contra Anaitasuna y también se impuso al Teucro en la última jornada disputada.

Cuatro puntos de los seis últimos posibles han devuelto la calma a un Bidasoa que quiere cerrar la primera vuelta con un nuevo triunfo y un mensaje claro: el equipo podría estar un par de escalones más arriba en la clasificación de la Liga Asobal.

Respeto al rival

Los buenos partidos jugados por el Bidasoa-Irun y lo que marca la clasificación invitan al optimismo, pero los hombres de Jacobo Cuétara deben guardar máximo respeto al rival. Ya se demostró en Zamora que cualquier momento de relajación es letal y en Puerto Segundo no debe pasar lo mismo. Además, un análisis más completo de la puntuación conseguida por los valencianos obliga a permanecer alerta.

El Puerto Sagunto ha sumado como local seis de sus siete puntos. El de hoy es su octavo partido de la temporada en el Ovni, como se conoce a su pabellón, y presenta un balance de tres victorias en los siete compromisos anteriores. Ha cosechado esos triunfos ante Zamora, Huesca y Cangas. Las derrotas corresponden a los choques contra Anaitasuna, Granollers, Ademar y Logroño. Es decir, ha ganado los tres partidos disputados ante equipos asequibles.

Además, el Bidasoa-Irun no está consiguiendo buenos resultados lejos de Artaleku. En siete partidos como visitante ha perdido seis y ha ganado solo uno, contra el Benidorm en la cuarta jornada. Estuvo cerca de sumar en Granollers, Valladolid y Pamplona -perdió por uno en esos tres partidos- y no fue competitivo en Puente Genil, Cuenca ni Zamora.

Varios tocados

Al tratarse del último partido de la primera vuelta y teniendo en cuenta que entre navidades y el Europeo la Asobal no se reanuda hasta febrero, los jugadores que están tocados forzarán para jugar. El que más difícil lo tiene es Rodrigo Salinas, con golpes en dedos de ambas manos. Similares dolencias presenta Borja Lancina. El otro jugador que arrastra problemas es Jon Vázquez, víctima de una infección provocada por una muela.

Los tres subieron ayer al autobús rumbo a Puerto Sagunto y Jacobo Cuétara espera poder contar con ellos para el partido de hoy.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos