Una tolosarra reina en el desierto

Al galope. La tolosarra Naroa Calvo cabalga en una carrera de raid disputada en Dubai. /
Al galope. La tolosarra Naroa Calvo cabalga en una carrera de raid disputada en Dubai.

La jocketta Naroa Calvo trabaja en Dubai para el Jeque Mohammed y, con 19 años, ha sorprendido con su alto nivel en carreras de raid

IMANOL ARRUTI

Hay veces que los sueños se convierten en realidad. El primer paso es provocar que sucedan. Poner las elementos necesarios para que ocurra. Apostar a lo grande, arriesgar. La tolosarra Naroa Calvo amaba los caballos y decidió dejarlo todo para poder vivir como imaginaba al cerrar los ojos. Después de marcharse a trabajar a Cataluña, hace un año decidió coger un tren que le llevó hasta Dubai; una oportunidad para hacer realidad lo que tanto había anhelado. Su valentía le ha permitido, con solo 19 años, convertirse en toda una referencia en la disciplina de endurance.

Fue su hermana Maialen quien sembró la semilla de la pasión por los caballos. Tras sus primeros pinitos durante los veranos en la plaza de toros de Tolosa, una oferta de trabajo le llevó hasta Cataluña. Naroa decidió seguir sus pasos. Dejó atrás estudios, familia y amigos para entrar de lleno en el mundo de los caballos. Algo por dentro le decía que no debía dejar pasar aquella oportunidad. Que el riesgo merecía la pena. Su intuición no le falló. Meses más tarde le llegaría la oportunidad de viajar a Dubai, la cuna de las carreras de raid.

La disciplina en la que compite Naroa, conocida como endurance, consiste en completar carreras a campo abierto sobre distancias que oscilan entre los 20 kilómetros y los 160. En los Emiratos, las carreras de caballos y camellos son igual de importantes que el fútbol en Europa. La televisión ofrece una gran cobertura y el sueño de muchos niños es dedicarse al mundo del caballo. El jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, para el que trabaja Naroa, es uno de los grandes impulsores del sector y, gracias a su amor por los caballos, son muchos los jóvenes que tienen la oportunidad de trabajar en Dubai.

El Jeque Mohammed da nombre precisamente a una de las competiciones más importantes que se disputan en los Emiratos Árabes Unidos. Caballos llegados de todo el mundo participan en las tres pruebas que componen la copa, todas ellas en distancias superiores a los 100 kilómetros. Precisamente sobre ese metraje se ha disputado este año por primera vez la Ladies Race, reservada exclusivamente a las mujeres, y en la que Naroa Calvo hizo historia al imponerse con solo 19 años a lomos de 'Shagaf'. Un hito impensable para una pequeña jocketta que aterrizó en el desierto hace apenas diez meses.

Duros entrenamientos

Tras pasar el verano en Inglaterra huyendo del calor del desierto, la cabaña equina ha puesto de nuevo rumbo a Dubai para preparar la nueva temporada de raid. Naroa monta a diario por la mañana y por la tarde. Dependiendo de los entrenamientos, puede llegar a ejercitar seis caballos al día. La clave en esta disciplina es adaptarse a estar largas horas sobre el caballo. Cuantas más, mejor. Es el mayor secreto. La resistencia. Y tener un buen caballo, claro.

Acostumbrados a ver competir a los purasangres ingleses en distancias de velocidad, ¿cómo un caballo puede ser capaz de recorrer semejantes distancias en un día? La respuesta es mas sencilla y mas fácil de lo que parece. Igual que pasa en los seres humanos, estos caballos son como los atletas que corren maratones: ultrafondistas.

Los caballos de endurance se ejercitan haciendo entrenamientos de largas distancias para conseguir resistencia y fondo, lejos de la velocidad punta que prima en los hipódromos.

Ante semejante nivel de exigencia, la vida de Naroa se ciñe estrictamente a su trabajo. En el último año solo ha podido escaparse dos semanas a su Tolosa natal, pero cuenta con el apoyo de una familia que comparte su pasión y le visita a menudo. De momento, la añoranza no le alcanza y asegura que su futuro pasa por los caballos, fuente de su felicidad.

Aunque conoce el hipódromo de Donostia y no descarta alguna futura incursión en el mundo del turf, por ahora quieren seguir soñando en el desierto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos