Vela

Taza y media de desesperación

Igualdad. El 'Mapfre' y el 'Dongfeng', a vista de dron en su igualada pelea. / UGO FONOLLÁ
Igualdad. El 'Mapfre' y el 'Dongfeng', a vista de dron en su igualada pelea. / UGO FONOLLÁ

Los barcos de la Volvo Ocean Race han sufrido de nuevo las calmas ecuatoriales y además otros tres días de vientos flojos por la cola del ciclón Gita

IÑIGO ARISTIZABAL

Bouwe Bekking, patrón del 'Team Brunel' y que afronta su séptima Volvo Ocean Race, aseguraba ayer que «a veces pensamos que tenemos el mejor deporte que pueda existir, pero en días como éstos nos da por pensar que es el deporte más estúpido que hay».

El holandés, su tripulación y las otras cinco que llevan dieciséis días de travesía entre Hong Kong y Auckland ya sabían lo que les esperaba en el tercer paso del Ecuador, pero no esperaban que estarían otros tres días atascados por vientos flojos.

Al igual que en la etapa anterior, de Melbourne a Hong Kong, el paso de los Doldrums o calmas ecuatoriales fue un suplicio. Salir de esa zona supone siempre una alegría, pero en esta ocasión los seis barcos -el 'Vestas' fue transportado a Auckland, donde está siendo reparado- apenas disfrutaron de buenos vientos una vez entrados en el hemisferio sur.

La causa de estos nuevos flojos vientos se encuentra en el ciclón 'Gita', que castigó Tonga la semana pasada y ha causado daños menores en el sur de Fidji y llega a Nueva Zelanda en forma de fuertes lluvias y vientos huracanados. En varias ciudades se ha decretado el estado de emergencia cerrando colegios, guarderías y una de las principales autopistas del país, a lo que se suma la cancelación de todos los vuelos operados por la principal aerolínea neozelandesa.

La cola de un ciclón tropical

Joan Vila, navegante del 'Mapfre' y experto en meteorología, explicaba ayer que «el ciclón tropical 'Gita' es la causa de este desorden en los patrones de viento normales del Pacífico sur. Cuando el ciclón pasa, absorbe la mayor parte del viento por lo que, detrás de él, apenas queda viento. Todo apunta a que el viento normal comenzará a fluir de nuevo, como muy pronto, el jueves o viernes».

Xabi Fernández reconoce que «tener dos zonas de calmas en una misma etapa es un horror, aunque quizás esta vez nos ayude porque es una opción para volver a conectar con los barcos de delante».

El 'Mapfre' y el 'Dongfeng', primero y segundo de la clasificación general y cada vez más candidatos al triunfo después de que el 'Vestas' no puntuara en la anterior etapa ni participe en ésta, están cerrando la flota a la altura de Vanuatu, con el cuarto a medio centenar de millas.

Según el de Ibarra, «es difícil explicar cómo hemos terminado tanto el equipo chino como nosotros a la cola del pelotón después de haber navegado más de una semana a un nivel muy alto y liderando la etapa con cierta comodidad. Como en la etapa anterior, no estuvimos acertados en la zona de las calmas ecuatoriales y salimos de ellas en una posición complicada».

A pesar de ello, «todo va bien a bordo y aunque sea difícil enumerar o explicar, tenemos un sentimiento muy positivo de cara a la regata en general ya que hemos visto cosas muy buenas sobre nuestra velocidad de barco en esta etapa que nos hacen tener una confianza extra. Eso sí, tendremos que estar más acertados en los momentos decisivos que tenemos por venir en más de media vuelta al mundo que nos queda».

Mano a mano con 'Dongfeng'

Con mucho viento o poco, hacia el norte o hacia el sur, de noche o día... de lo poco que no cambia en esta Volvo Ocean Race es la igualdad entre 'Mapfre' y 'Dongfeng', que está llegando a extremos insospechados.

Los dos barcos han estados más de una semana navegando juntos, como si lo hicieran a propósito. Pero no es así y de hecho ha habido adelantamientos por las dos partes. En alguno de ellos han llegado a hablarse de barco a barco, separados por una veintena de metros en la inmensidad del Océano Pacífico.

Cuenta el guipuzcoano que «es muy difícil separarse del 'Dongfeng' e imagino que para ellos tampoco es fácil. Es bueno porque por lo menos que estamos pasando por esta zona con poco viento hace que empujemos el barco mucho más y creo que es mucho mejor para nosotros. Al menos con esto estamos muy entretenidos y es más fácil pasar estos pozos de viento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos