MAS DEPORTES

Tarde grande en el Hipódromo

'Dagoberto', conducido por Loaiza, en el paddock tras ganar el premio EL DIARIO VASCO en 2016. / LUSA

El Gobierno Vasco celebra unas preparatorias en las que no falta casi nadie

IMANOL ARRUTI SAN SEBASTIÁN.

Después de las preparatorias de la Copa de Oro que presenciamos hace siete días, el sentir general fue de no haber descubierto al próximo ganador del 15 de agosto. El tiempo se encargará de dar o quitar razones a los que dictaron sentencia. Sin embargo, el panorama de hoy se antoja bastante diferente. Las dos preparatorias del Gobierno Vasco son de unta pan y moja, sobre todo la de los potros, en la que no faltará casi nadie. El menú que se sirve esta tarde en el hipódromo dista mucho de aperitivo y desprende más bien aroma de gala.

No estarán todos los que serán, pero sí la mayoría. Viejos y potros han decidido mostrar sus cartas, aunque no todas, un mes antes de dirimir gran batalla por el trono de la velocidad donostiarra. El premio EL DIARIO VASCO volverá a ser parada previa a la gran milla vasca; una meta volante para ver quien llega con mejor golpe de pedal al sprint final. Los cuatro primeros clasificados de la pasada edición, 'Dagoberto', 'Totxo', 'Oromo' y 'Orfeon', vuelven al punto de partida en compañía de, entre otros, el que fuera ganador en la prueba de potros hace 12 meses, 'Baroja'.

¿Sirve de referencia lo que sucedió un año antes? Visto el nivel similar en el que se manejan los protagonistas, más bien poco. 'Dagoberto' y 'Totxo', gemela entonces, puede que estén un puntito por debajo de aquel valor. No así 'Oromo', que en este metraje y pista tiene un escenario idílico para sus facultades.

'Orfeon' por su parte, encuentra un filón en la ventaja que le conceden sus rivales en la báscula. Tras coquetear sin éxito en la velocidad más pura, el alazán de Arizkorreta parece recuperar su mejor nivel al volver a los 1400 metros. Si a estos gladiadores les sumamos puntas de lanza como 'Laffan' y 'Baroja', se dibuja ante nosotros un panorama de goce y disfrute.

Vuelve 'Eldelbar'

Y si atractiva va a ser la versión para veteranos, la preparatoria de los tres años no puede tener mejor carta de presentación. Vuelve el ganador de la Poule, 'Eldelbar', que desde su éxito madrileño ha estado estabulado en el hipódromo donostiarra. Por Semana Santa, su superioridad con los de su generación fue manifiesta.

No ganó por grandes diferencias, pero demostró tener un motor de mayor cilindrada que el de sus compañeros de curso. Su casi indomable carácter le ha traído más de un mal rato, sobre todo en cajones, pero encarrilado el genio hacia la competición, ninguna otra chance presenta mejores argumentos que la suya.

Y eso que reaparece y la distancia podría favorecer más a los que, en teoría, son sus dos principales oponentes: 'Cuppacoffee' y 'Ecrin des Bieffes'. El primero ha realizado una primavera de notable, segundo en la Poule y el Satrústegui. Su velocidad y tendencia puntera podrían convertirlo en un inalcanzable Sputnik en Zubieta, pero su última comparecencia abre una interrogante que deberá resolverse esta tarde en la pista. Aunque en un duro lote, viene de pinchar en La Teste dando síntomas de flaqueza. Si vuelve al nivel de primavera, es un fijo en el podio. Si no... los lobos no le perdonarán.

No está para misericordias 'Ecrin des Bieffes'. Colocado de Listed este invierno, hoy también deberá conceder ventaja en el pesaje. Su fiabilidad está lejos de la sospecha y el hipódromo donostiarra y los metros deben favorecer su estilo de correr. No verlo en los puestos de honor sería toda una sorpresa. A partir de ahí, el apostante puede confabular a su gusto.

'Survivor' ha hecho mucho bueno desde que aterrizó en España. Ha demostrado que clase no le falta, y que lo suyo es cuestión de tiempo. 'Orri' se ha ganado el derecho de mirar de tú a tú a los gallitos de la generación y 'Not Now Dick' quiere volver a ser el caballo que no desentonó ante estos rivales en el Torre Arias. Más ingredientes siempre se pueden pedir, aunque en este caso, mejores, difícil.

Fotos

Vídeos