Balonmano

El Super Amara se reivindica ante el campeón

El Super Amara Bera Bera superó al Guardés en el Gasca a base de garra . / Pedro Martínez

Arderius llevó al equipo a la victoria y Castellanos brilló bajo los palos

XABIER GALARTZA

Prueba superada con nota. No era nada sencillo el papelón que se le presentaba anoche al Super Amara al recibir en Donostia al vigente campeón Mecalia Atlético Guardés con la condición de invicto, teniendo en cuenta la presión que tenía, no solo por la derrota, sino también por la pobre imagen que dio en casa ante el Rocasa.

La renovada plantilla donostiarra era consciente de que un nuevo resbalón le complicaría sustancialmente sus opciones de pelear con plenas garantías por la Liga. Finalmente, ha vuelto por sus fueros al sacar a relucir sus virtudes y dejar semienterrados los defectos.

En el Gasca volvimos a reconocer al Bera Bera campeón que acostumbraba a construir una muralla defensiva, que salía disparado al contraataque, que contaba con una sólida garantía bajo los palos y que en las situaciones más delicadas disponía en su plantel de un auténtico líder que se encargaba de dirigirle hacia la victoria.

Anoche se volvieron a reproducir las mismas sensaciones, solo que ahora con otros actores principales. Castellanos emuló a Temprano. Se reconcilió con la portería al completar una brillante actuación. El equipo se sintió resguardado como de costumbre. Sus compañeras agradecieron el acierto que tuvo bajo los palos para poder conservar el control. A pesar de sus aciertos, al contabilizar hasta catorce paradas, la guardameta no fue la más destacada del partido, sino su compañera y máxima anotadora de la pasada campaña Silvia Arderius. La central insufló confianza y seguridad al equipo a través de sus acciones en los momentos más delicados, echándose el equipo a su espalda sin ningún complejo. Evitó que las gallegas consumaran la remontada, a pesar de llegar a ceder una renta de seis goles. En cierto modo, asumió el papel que acostumbraba a desarrollar Eli Pinedo.

29 Super Amara

Castellanos (14 paradas); Menéndez (5), Sans (4), Aramendia (4), Etxeberia (4) Azurmendi (1), Arderius (8) -equipo inicial- Lladró; Cardoso, Zaldua, Guarieiro (1), Karsten (2), Berasategi y Encina. Lanzamientos: 38. Pérdidas: 13

24 Guardés

Carratú (5 paradas) y Carrera (2 paradas); Cerqueira (1), Sempere (2), Egozkue (2), Méndez (4), Mendoza (2), Hernández, Kurchankova (2), Castell, Gutiérrez (2), Urban (1), Goméz (2) y Espiñeira (6).Lanzamientos: 39. Pérdidas: 15

Árbitros
Peñaranda y Yagüe (colegio aragonés). Excluyeron a Menéndez (2), Azurmendi (2), Karsten y Arderius por las guipuzcoanas y a Cerqueira, Mendoza, Hernández (2) y Gómez por las gallegas.
Marcador cada cinco minutos
3-1, 6-2, 8-5, 9-8, 14-12, 16-13 (descanso), 18-14, 21-15, 23-17, 23-19, 26-24 y 29-24
Incidencias
Segunda jornada de Liga jugada en el polideportivo Gasca de Donostia.

Ya para el descanso el equipo tenía motivos para estar satisfecho, no solo por su comportamiento, sino por el buen resultado desarrollado. La imagen que dio desde el inicio está en las antípodas de la que pudo dar en su debut liguero en Bidebieta frente al Rocasa. Esta vez se mostró muy sereno y concentrado de principio a fin.

Su excelente disposición defensiva cogió completamente desprevenido a todo un Guardés, que dio la impresión de salir frío a la cancha como se puede deducir de las cinco pérdidas de balón que acumuló en los primeros doce minutos. El Super Amara rentabilizó al máximo esta situación al convertir en goles los errores no forzados cometidos por su rival, hasta el punto de abrir dentro del primer cuarto una renta de cinco goles (7-2). Volvió a explotar al máximo el contragolpe, su mejor arma. En el primer tiempo convirtió nueve goles de esta forma.

Los primeros apuros llegaron con el primer y único empate que subió al marcador (8-8). Este fase coincidió con el intervalo en el que el Super Amara concentró su mayor número de pérdidas. Aún así no se descompuso y mantuvo el tipo. Este fue un momento clave, ya que se repuso de la rápida reacción de las gallegas, que trataron inútilmente de combatir su ataque posicional con una defensa adelantada (5:1).

En la zaga acusaron sobre todo los lanzamientos exteriores y fueron capaces de sobreponerse a las tres exclusiones que tuvieron en seis minutos, manteniendo las distancias en el electrónico.

El Mecalia Atlético Guardés sigue sin ganar en Donostia después de seis tentativas. Lo máximo que ha conseguido en la capital guipuzcoana ha sido un empate.

Fotos

Vídeos