Vela

Una regata de supervivencia

El 'Mapfre' se detuvo junto al cabo de Hornos para recibir asistencia de su equipo de tierra. / FONOLLÁ
El 'Mapfre' se detuvo junto al cabo de Hornos para recibir asistencia de su equipo de tierra. / FONOLLÁ

Los barcos de la Volvo Ocean Race están sufriendo problemas

I.A. SAN

Las seis tripulaciones que siguen en regata -el 'Scallywag' abandonó la etapa y se dirigió a Chile tras el fallecimiento de John Fisher- están deseando llegar a la meta de Brasil. Los problemas se están multiplicando en los últimos días, y eso que ya navegan en el Atlántico, teóricamente más fácil que el Pacífico.

El primero en sufrir los rigores del Océano Sur fue el 'Mapfre', cuyas dudas sobre parar o no en las cercanías del cabo de Hornos, donde tenía integrantes del equipo de tierra por lo que pudiera pasar, se disiparon unas seis millas antes de llegar al mítico punto. La vela mayor dijo basta y se rasgó, por lo que los de Xabi Fernández se detuvieron para llevar a cabo unos arreglos de urgencia. Solo se pasaron treinta minutos de esas doce horas que la organización estipula como obligatorias de parada en caso de recibir asistencia.

Cuando reanudó la marcha, el líder de la general estaba a casi 300 millas del primero y a 200 del quinto clasificado. En este nuevo decorado, Xabi Fernández señala que «solo podemos hacer lo que sea, que sea bueno para nosotros, y luego esperar y ver qué posibilidades hay de acercarnos a cualquier otro barco».

Pese a su parada cerca del cabo de Hornos, el 'Mapfre' se ha acercado mucho al cuarto clasificado

Y las posibilidades pueden surgir tanto por lo que ofrezca la meteorología en los próximos días como por incidencias que puedan afectar a rivales. Los barcos sufrieron mucho en el Océano Sur y dos de ellos dijeron basta. De manera más dramática el 'Vestas 11th hour', que rompió el mástil y se dirigió a las islas Malvinas. Por su parte, el 'Turn the tide on plastic' se vio obligado a ralentizar su marcha también por problemas en el mástil pero fue capaz de arreglarlos y siguió la marcha después de unas horas.

Este barco aventaja ahora en sesenta millas al 'Mapfre', que tiene en su mano poder alcanzarlo y acabar cuarto. Sería un resultado muy bueno después de lo sufrido e incluso excelente si el 'Dongfeng' -su mayor y casi único rival en la general- no resuelve a su favor el duelo que está manteniendo con el 'Brunel' por el triunfo de etapa.

El balance de Xabi Fernández

Ayer Xabi Fernández hizo balance de lo sucedido en los últimos días, asegurando que «cuando la mayor se rompió en dos trozos, fue un momento difícil para nosotros. Nuestra idea era seguir empujando hasta las Malvinas y tratar de reparar allí el problema que teníamos, pero la mayor no pudo aguantar más».

Recuerda el de Ibarra que «tal y como hemos hecho en las últimas dos ediciones de la regata, varios miembros del equipo de tierra estaban en Ushuaia listos para subir a un barco y encontrarse con nosotros si hiciera falta. Nos encontramos con ellos a solo 20 millas de donde suspendimos la navegación, por lo que el plan no podría haber funcionado mejor. Pegamos el carril y con suerte hemos arreglado la mayor lo suficiente como para hacer todo el camino a Brasil. Necesitaremos ver si lo hace o no».

El patrón guipuzcoano no esconde que «el tiempo desde aquí hasta el final no es bueno para nosotros y parece que podríamos llegar a Itajaí varios días después de los líderes... Pero el ánimo está bien a bordo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos