Hockey hielo

Tito Marcelino: «Más no se puede pedir, esto es otro mundo»

Txetxu Gavilanes y Pavel Mrna frenan sin contemplaciones a un jugador serbio, ayer en Brasov. /CORONA B.
Txetxu Gavilanes y Pavel Mrna frenan sin contemplaciones a un jugador serbio, ayer en Brasov. / CORONA B.
Tito Marcelino, entrenador del Txuri

I.I.

Tito Marcelino era un hombre feliz pocos minutos después de terminar el partido. Increíblemente, conservaba la voz intacta.

- ¿Cómo analiza esta victoria contra el Estrella Roja?

- Estamos encantados, ha sido una batalla. Eran todos tipos de 1,90 para arriba, enormes, y hemos conseguido empatar el partido y llegar a la prórroga. Hemos aprovechado una expulsión suya para ganar.

- ¿Esperaban poder plantar cara a los serbios?

- Ya veíamos que estábamos bien por los otros resultados que habíamos obtenido. Competimos contra los húngaros y frente a los rumanos estuvimos empatados a uno hasta el final, cuando decantaron el partido. Pero estuvimos más cerca de ellos de lo que cabía esperar y eso nos demostraba que teníamos opciones. Por eso, pese al cansancio acumulado, salimos a por todas contra el Estrella Roja.

-¿Esta actuación puede considerarse una sorpresa?

- Es la primera vez que un equipo de la Liga gana un partido en segunda ronda de esta competición europea. Honestamente, es un resultado mejor de lo esperado.

- ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención de este torneo europeo en Brasov?

- Nos hemos encontrado otro mundo, el mundo del hockey profesional. La pista estaba muy bien, los vestuarios, el trato, las facilidades para los entrenamientos... Se nota en todo. Es algo a lo que no estamos acostumbrados.

- Los partidos han sido tremendos en lo físico...

- Ha habido mucha cera en todos. Aquí se juega en serio, esto no es la Liga española. Los chavales han sido unos titanes y luego Ander Alcaine ha estado a su nivel en la portería. Con eso y jugando bien, estando seguros en defensa, hemos dado el nivel. Goles no hemos metido muchos, pero hemos competido todos los partidos.

- Balance más que satisfactorio, entonces.

- Más no se puede pedir. Ha merecido la pena jugar en Europa, hacer el viaje y medirnos a estos rivales.

Más

Fotos

Vídeos