Caballos

La peor despedida posible para la temporada

La jornada de ayer fue suspendida tras las lluvias caídas.
La jornada de ayer fue suspendida tras las lluvias caídas. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Los comisarios deciden suspender la jornada de clausura al estimar que la pista no reúne las condiciones de seguridad

IMANOL ARRUTI SAN SEBASTIÁN.

El epílogo de la temporada no pudo resultar más descorazonador. Lo que debía ser una jornada de disfrute y emoción se convirtió en una pesadilla. Después de que se corriera la primera carrera de la mañana, los comisarios de carreras decidieron suspender la jornada para preservar la integridad física de los caballos y jockeys.

Desde el organismo regulador de la competición, el Jockey Club español, se entendió que la pista no reunía las condiciones de seguridad suficientes como para continuar con la competición. La decisión, que estuvo lejos de encontrar unanimidad, dejó en evidencia una vez más los mecanismos y procedimientos existentes en el turf nacional.

Fueron aproximadamente 30 litros por metro cuadrado los que se recogieron en el hipódromo durante la madrugada y la mañana de ayer. Evidentemente, la pista, aunque ha demostrado tener un muy buen drenaje durante todo el verano, no tuvo capacidad para filtrar todo el agua que recibió en tan poco espacio de tiempo. No obstante, Enrique Marcello, comisario del Comité de Disciplina del Jockey Club, dio su visto bueno una hora antes de que comenzase la reunión. Es cierto que en ese espacio de tiempo volvió a llover, pero ¿tanto como para que la pista se volviese impracticable?

Solo se pudo disputar la primera carrera de la mañana; la decisión no se tomó por unanimidad

El primer error fue situar una carrera de exhibición de caballos árabes nacionales al inicio de la reunión. Si la pista está mal, lo más adecuado hubiese sido que se corriera al final de la jornada. La caída de uno de los participantes, producto principalmente del agotamiento, fue a la postre utilizada como argumento para justificar la peligrosidad del terreno. El ganador fue 'Xas', conducido por Efraín Arguinzones. Con la moderación que exigía el día pero sin incidentes se desarrolló la prueba que abría la reunión, que formaba parte del Campeonato del Mundo de gentleman riders. El francés Guineheux trajo a 'Curillines' por todo el exterior y obtuvo la victoria por delante de 'Falkirk' y 'Peman'.

Y a partir de ahí, el lío. Con las yeguas que iban a tomar parte en la segunda carrera en el paddock, reunión en el cuarto de comisarios. Algunos jinetes manifestaron su intención de no tomar parte en la jornada, debido a la peligrosidad que presentaba la pista. No obstante, fueron mayoría los que mostraron su disposición a seguir con el transcurso de la jornada. Tampoco hubo consenso entre los preparadores, pero el encargado del mantimiento de la pista dio su visto bueno para que la jornada pudiese seguir adelante, siempre teniendo en cuenta las complicadas condiciones de la jornada, que exigían que se galopase por el exterior.

Suspensión

Finalmente, el Jockey Club decide a través de sus comisarios velar por la seguridad de jockeys y caballos y suspender la jornada. Una decisión más o menos discutible, con la que se podrá o no estar de acuerdo. Dejando ese debate a un lado, queda la triste sensación de haber actuado de forma poco consensuada. No puede ser que una decisión de este calado se tome tan a la ligera, sin entrar a valorar todos los perjuicios que se crean a propietarios, profesionales y más concretamente al hipódromo de San Sebastián. Solo las inundaciones de 1983 obligaron a trasladar el GP de San Sebastián a Madrid. La sensación generalizada entre los aficionados, desde el respeto y modestia, era que otras veces se ha corrido en condiciones mucho peores.

De lo que no cabe duda es de que urge establecer unos criterios objetivos para determinar cómo actuar en estas ocasiones. No es concebible que no se tomara una decisión inmediata de si se iba a celebrar o no la jornada suspendida en otra fecha. Durante el día de ayer no se preveía tomar una decisión al respecto y parece que tampoco habrá noticias hoy. El próximo fin de semana el Kutxa Kultur Festibala ocupará el hipódromo. El Gran Premio de San Sebastián, la decana de nuestro turf, corre el riesgo de no disputarse y parece lo de menos. La reunión PMU se ha ido al garete. El hipódromo tuvo que devolver el precio de las entradas. Pero poco importa si esto no sucede en el hipódromo de La Zarzuela. Para algunos San Sebastián no es más que un hipódromo de verano, y el verano se acabó.

Fotos

Vídeos