LA PRÓRROGA

Los patines en Donostia no tienen freno

Los patines en Donostia no tienen freno

Donostiroller celebra su décimo aniversario con su excursión semanal de 20 kilómetros a la que invitan hoy a todos los donostiarras

IMANOL TROYANO

No hay donostiarra que se precie que no haya visto en alguna ocasión a un nutrido grupo de patinadores bien uniformados, con sus cascos en la cabeza, protecciones en los codos y rodillas rodar por uno de los bidegorris de la ciudad. Siempre atentos para no llevarse a ningún peatón por delante. En constante comunicación entre ellos, del primero de la fila hasta el último. Son los miembros del club de patinaje en línea Donostiroller y hoy celebran su décimo aniversario marchando sobre ruedas por la capital guipuzcoana, como cada miércoles.

En realidad cumplen una década mañana, pero hoy es el día escogido por la agrupación para soplar sus diez primeras velas. Quieren invitar a su fiesta de cumpleaños a todos los amantes de los patines de Donostia. Niños o mayores. No hay límite de edad. Todos están convocados a las 19.30 horas en la plaza Karlos Santamaria de Igara para unirse a la excursión semanal de 20 kilómetros que realiza este grupo de patinadores.

En la ciudad de las mil y una bicis, los patines también quieren tener su protagonismo. Así lo atestigua Julián de Frutos, un veterano patinador o 'roller', como también se les denomina, que conoce como nadie la historia de Donostiroller desde sus inicios. «Aquí el patinaje que existía era el que había de hockey patines en Mundaiz. Entonces, Txenan y Arsenio, los fundadores de Donostiroller, crearon un blog para juntar a los patinadores de la ciudad. Al principio éramos solo cinco, pero poco a poco nos fuimos reuniendo más. Hemos llegado a estar más de cien personas y ahora seremos sesenta».

Un recorrido completo

Julián cuenta que en sus orígenes comenzaron a quedar en la explanada de Sagüés, pero desde hace unos años se juntan en la plaza Karlos Santamaria de Igara. «La seña de identidad de Donostiroller es la cita de los miércoles. El día elegido para reunirnos, menos cuando llueve, hacemos una excursión de 20 kilómetros. Nuestra ruta nos suele llevar al Peine de los Vientos, al Muelle, al Aquarium, Paseo Nuevo, Sagüés, Gros y por el río Urumea llegamos hasta Loiola. Luego volvemos desde Amara. Recorremos 20 kilómetros sin salir de Donostia».

Durante esta década también han expandido su actividad por distintos lugares del territorio. Los gérmenes de Irristaka en Tolosa, Hanka Labanka en Bergara y Zarautz Kirol Elkartea en esta localidad surgieron de Donostiroller. Pero los miembros de este club de patinaje en línea no solo se dedican a pasear por el marco incomparable de San Sebastián. También compiten y no lo hacen nada mal, ya que cuentan con medallas en pruebas del campeonato de España. Gracias a su insistencia, además, participan asiduamente en la Clásica de 15 km de Donostia y en la Behobia-San Sebastián.

Estos donostiarras no entienden la vida sin los patines. «El patín es una cosa muy pequeña, no ocupa nada, lo puedes llevar en un avión. Te permite pasear por cualquier ciudad y poder ver un montón de cosas que no se verían andando», valora Julián.

Los patines no pasan de moda, pero todavía se ven menos patinadores que ciclistas. «La gente no se anima tanto por el tema de las caídas. Por cada vez que te caes en la bici, con los patines lo haces treinta veces», apunta Julián. Aunque indica también que «la sensación de patinar es mucho mejor. La libertad que te dan los patines no te la da la bicicleta. Todos los que prueban repiten y Donostia es una ciudad ideal para patinar». La previsión de hoy es que caigan algunas gotas, aunque no para la hora de la quedada. Eso sí, el casco será necesario para el que se anime.

Fotos

Vídeos