Caballos

Obstáculos de leyenda

Las carreras de Cheltenham se distinguen por su dureza y por las caídas de los participantes. / ACTION IMAGES
Las carreras de Cheltenham se distinguen por su dureza y por las caídas de los participantes. / ACTION IMAGES

Los mejores saltadores del planeta se dan cita desde hoy hasta el viernes en las carreras de Cheltenham

IMANOL ARRUTI

El hipódromo de Cheltenham (Inglaterra) acoge desde hoy el mitin de obstáculos más importante del mundo, que se prolongará hasta el próximo viernes. Serán cuatro jornadas en las que se disputarán 28 carreras, catorce de Grupo 1, destacando una Gold Cup que el próximo viernes coronará al campeón de campeones. Durante estos días se espera que más de 200.000 personas pasen por el hipódromo inglés para asistir a un evento sobre el que se jugarán más de 600 millones de libras durante la semana. El famoso rugido de la grada de Gloucestershire volverá a escucharse esta tarde a partir de las 14.30.

La jornada de hoy, conocida como Champion Day, dará paso al Ladies Day de mañana, el St. Patrick's Day del jueves, en el que los irlandeses viven su día grande, y el Gold Cup Day del viernes, jornada culmen en la que se disputa la carrera más dura y más importante. La Copa de Oro de Cheltenham tiene tras de sí una leyenda sin par y en la misma se darán cita los mejores especialistas de los grandes obstáculos de las islas. Con 371.000 libras para su ganador, solo el Grand National supera en dotación a esta carrera. De momento, 'Might Bite', ganador del King George, y 'Native River' son los dos principales favoritos. Ambos lucen el valor más alto entre los posibles candidatos, que de momento son diecinueve.

Desde 1860

El festival de Cheltenham se originó en 1860, aunque inicialmente se denominó Grand National Hunt Meeting. Aunque durante los primeros años se disputó en diferentes lugares, principalmente en Warwick, a partir de 1911 la sede de la competición ha sido el hipódromo de Cheltenham. Un año más tarde nacería el Stayer's Hurdle, la carrera más antigua del mitin, que históricamente solía utilizarse como preparatoria del Grand National de Liverpool.

Hasta 2005 el festival se desarrolló durante tres días, pero desde entonces se elevó el número de carreras a las 28 actuales para pasar a cuatro reuniones. A diferencia de Royal Ascot y otros mítines de carreras de liso, en el de Cheltenham no suele haber una gran presencia de caballos llegados de otras latitudes, al estar los mejores saltadores del mundo entrenados en las islas británicas. Los caballos franceses suelen ser los que más veces se atreven con el reto, aunque no es fácil derrotar a los ingleses en sus incomparables colinas y toboganes.

Extrema dureza

No son pocas las voces que se han mostrado críticas con este tipo de carreras debido a su dureza y exigencia. La preocupación llegó a su grado máximo cuando en 2006 hasta once caballos perdieron la vida en la pista, lo que obligó a los organizadores a cambiar alguno de los obstáculos más complicados del recorrido. Una meteorología excepcionalmente seca suele ser la principal causante de las lesiones, aunque para este año se espera una pista pesada debido a las intensas lluvias que se están recogiendo desde el domingo.

La prueba reina, la Gold Cup, se disputa desde 1924 y actualmente obliga a cubrir unos exigentísimos 5.331 metros, en los que hay que superar veintidós obstáculos de gran envergadura. La épica que siempre acompaña a la prueba ha llevado a muchos a considerarla como la Blue Riband de las carreras de caballos, condecoración que se ofrecía a los transatlánticos que cruzaban en menor tiempo el océano Atlántico en el siglo pasado.

Sin duda, una analogía que refleja a la perfección la dificultad y la heroica de un reto que exige un esfuerzo sobrenatural. La recompensa, un hueco en la historia y un lugar en la memoria y en el corazón de los aficionados que abarrotarán un año más Cheltenham, enamorados de una pureza intacta durante más de 150 años de historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos