Balonmano

Demasiado nivel para la primera ronda europea

Judith Sans pide el pase a Guarieiro, quien decide disparar ante la oposición de dos jugadoras del equipo luso.
Judith Sans pide el pase a Guarieiro, quien decide disparar ante la oposición de dos jugadoras del equipo luso. / SARA SANTOS

Lejos de dejar encarrilada la eliminatoria, el Super Amara viajará a Portugal con la mínima renta tras recuperarse de una losa de 5 goles (3-8 y 10-15)

XABIER GALARTZA

Se destapó el Colegio de Gaia. Poco necesitó el Super Amara para salir de la nebulosa en la que estaba sumergido en las vísperas del partido en torno a la calidad y fiereza de su rival, tras ampararse en las pocas referencias y falta de vídeos recientes del equipo que ayudaran a testar fielmente su rendimiento.

La renta mínima cosechada para el partido de vuelta hay que darla por buena, en función de lo que se vivió en la cancha. Al final, el Bera Bera desaprovechó acciones claras para cerrar la contienda con tres de diferencia porque la meta lusa se lo impidió con sus espectaculares intervenciones. Por otro lado, peleó durante todo el partido, más con el corazón que con la cabeza, para dar la vuelta a su pobre inicio, al colocarse cinco goles abajo cuando tan solo habían transcurrido diez míseros minutos de juego (3-8).

Esta vez no se puede decir como de costumbre que en la primera ronda al Super Amara le haya correspondido una perita en dulce. Ni mucho menos. La escuadra portuguesa, a pesar de no haber logrado completar largos recorridos en sus innumerables andaduras continentales, esta vez ha llegado con el propósito, como poco, de dejar en la cuneta al subcampeón de Copa y Liga.

Saltó con descaro y sin ningún tipo de complejo. Esto cogió un tanto sorprendido a un Super Amara que está en plena fase de reconstrucción debido a las numerosas caras nuevas que se han dado cita en esta edición.

Ninguno de los dos equipos hiló fino, sobre todo en el primer tiempo, a pesar de cerrarse con un marcador muy abultado a su paso por el ecuador (14-15), ya que compitieron tanto en goles como en errores. En los dos sentidos parecía que trataban de romper marcas al marcharse hasta ambas escuadras hasta los quince errores o pérdidas para el descanso, con el agravante de que los diez primeros fallos los contabilizaron dentro del primer cuarto de hora.

En condiciones normales, una estadística de este tipo condenaría al equipo, pero en este caso las imprecisiones fueron cayendo una tras otras de los dos lados.

Movimiento de banquillo

Puche trató de inmediato recomponer la situación introduciendo paulatinamente cambios en el siete inicial. Empezó por dar salida a Guarieiro por una desafortunada Berasategi en el lanzamiento y le siguió temporalmente la meta Castellanos en favor del fichaje temporal Lladró. La lluvia de cambios continuó hasta dejar sólo sin tocar a Sans y Arderíus en los primeros veinte minutos.

La actitud y ganas que pusieron es indiscutible, lo que no tuvieron es acierto de cara a portería, a pesar de que se prodigaran. Unas veces la puntería y otras la guardameta evitaba su propósito.

Al final permanecieron cuarenta minutos por detrás en el marcador, peleando contra las malas sensaciones hasta que la central Silvia Arderíus colocó el 21-20 en el tercer cuarto. Fueron los mejores minutos del Super Amara, cogió bien la ola y se marchó hasta el 23-20, después de firmar un parcial de 5-0.

Lamentablemente, no tardó en llegar la reacción del conjunto portugués. Si de salida fue la central Da Silva la que más les castigó con sus certeros lanzamientos exteriores, en la última fase del partido fue la pivote Helena Soares, que acabó por reconvertirse en central, la que logró rescatar a su equipo hasta logra equilibrar el marcador.

El Bera Bera se alimentó de contragolpes, no en vano convirtió 14 de los 26 goles de esta guisa. Consiguió esta generosa cifra a pesar de que su defensa fue durante muchos minutos un despropósito.

26 Super Amara

Castellanos (11 paradas); Sans (5), Aramendia (4), Menéndez (2), Etxeberria (3), Berasategi, Arderíus (3, 1p) -equipo inicial-, Lladró; Ezkurdia (2), Cardoso (4, 2p), Guarieiro (1), Azurmendi (1), Encina y Ederra (1). Lanzamientos: 40. Pérdidas: 24.

25 Colegio de Gaia

J. Ferreira (10 paradas); Monteiro (4, 1p), Ruela (2), Soares (8), Gante (1), Da Silva (5), P. Resende (2) -equipo inicial-, A. Ferreira; Jesús, Méndes, Rocha, Rodrigues (1), Fontres, J. Resende (2) y Costa. Lanzamientos: 40. Pérdidas: 23.

árbitros:
Gianna Merisi y Iuliana Rosca (Italia). Excluyeron a Menéndez por las locales y a P. Resende y Rodrigues por las portuguesas.
marcador cada 5 min:
2-3, 3-8, 6-9, 8-11, 10-15, 14-15 (descanso), 16-17, 19-20, 20-20, 23-20, 24-24 y 26-25 final.
incidencias:

Fotos

Vídeos