MAS DEPORTES

Naroa Pérez, la gimnasta que devora medallas

Naroa Pérez, con las tres medallas conseguidas en Valencia. / Reuters

Se colgó dos oros y una plata en el Campeonato de España de Valencia

NAHIA BADIOLA SAN SEBASTIÁN.

Naroa Pérez (Donostia, 20/04/1999) es la gran revelación de la gimnasia rítmica guipuzcoana. No hace ni un mes se proclamó campeona de España en Valencia en categoría sénior y ya está preparando el de Primera, que se disputará en diciembre. Lo hace con nuevas compañeras ya que ha dado el salto de categoría. Es lo máximo que puede conseguir antes de ser llamada a la selección. Con este último logro, Naroa, de 18 años, se ha convertido en la gimnasta con mejor palmarés de la historia del Club Donosti.

El trabajo y el sacrificio se han visto recompensados. «Hemos trabajado más que nunca. Otros años me había preparado mucho, pero este lo he hecho un poco más porque la competición es muy exigente» declara. La gimnasta donostiarra irradia alegría. «He conseguido tres medallas en Valencia, como para no estar contenta». Y en su trayectoria figuran otras seis. «Es increíble», subraya. A su juicio, la más especial es la última, «las demás son especiales pero esta lo es más».

La competición incluye cinco aparatos: mazas, cinta, pelota, aro y cuerda. Naroa Pérez logró meterse en tres finales. Ganó el oro en la general y en mazas, fue plata en cinta y séptima con pelota. Admite que «estos tres aparatos -mazas, cinta y pelota- son con los que más a gusto trabajo». Y argumenta que «el aro no me gusta tanto porque soy un poco pequeña de complexión -mide 1,53 m y pesa 43 kilos- y siempre se me ha hecho grande. Además, me parece aburrido. La cuerda es el aparato con el que menos he trabajado, tampoco me atrae demasiado».

La elección está reñida en cuanto a su aparato preferido. «Si tuviese que elegir uno, serían las mazas. Me da la oportunidad de hacer malabares y es más bonito para ver». La gimnasta donostiarra cuenta una anécdota. «Este año hemos competido en conjunto de cinco cintas y se nos engancharon todas en plena actuación. A pesar de ello, la cinta me gusta».

Las gimnastas hacen un ejercicio diferente en cada competición. Las entrenadoras, Jaione Tejedor y Naiara Crucijeras, preparan con mimo cada uno de ellos. «Las entrenadoras escogen la música y se basan en ella. Se inspiran con la música». Pero recalca que «aunque ellas sean las que preparen los ejercicios, yo también puedo opinar y decir qué me gusta más, y qué menos. También les digo qué me gustaría hacer».

Estudia Bachillerato, entrena cuatro días a la semana en Altza y compite los fines de semana. «Es difícil compaginarlo». Por si esto fuera poco, hacía prácticas para ser entrenadora. «Entrenaba a las niñas dos horas y después era mi turno. Otras dos horas de entrenamiento».

Aunque las preseas obtenidas en Valencia fuesen individuales, también compite en conjuntos. «A mí me gustan mucho los conjuntos, pero hacerlo todo el año sería aburrido. Lo mejor es ir cambiando. Las dos modalidades tienen cosas buenas. Estás con más compañeras y disfrutas más. Sola es más cansado». Le preocupa la responsabilidad que conlleva. «Cuando compites en conjuntos la responsabilidad es mayor ya que si cometes un error perjudicas a tus compañeras».

Apoyo familiar

El papel que han jugado sus entrenadoras y sus aitas ha sido indispensable para llegar hasta donde ha llegado. «Las entrenadoras hacen un poco de psicólogas. Ellas también han sido gimnastas y saben lo que es. Y de los aitas... qué puedo decir de ellos. Son fundamentales. Ellos han hecho posible llegar hasta aquí».

La gimnasta donostiarra rememora sus comienzos. «Empecé con ocho años, pero ya había tenido antes la oportunidad de probar en la ikastola. Mi madre me sugirió apuntarme en un club. Fui y me gustó». Naroa Pérez asegura que «nunca he tenido referentes. Suelo fijarme en los movimientos y ejercicios de las demás gimnastas».

Este año ha sido duro para ella y sus compañeras. «En invierno hemos tenido que entrenar en un frontón al aire libre. El suelo era muy duro, no podíamos practicar bien con las cintas por la humedad».

Fotos

Vídeos