Balonmano

Mónica Ausás: «Lo que peor llevo desde que llegué aquí es la lluvia»

Mónica Ausás, sonriente, paseando ayer en las inmediaciones del polideportivo de Bidebieta./ARIZMENDI
Mónica Ausás, sonriente, paseando ayer en las inmediaciones del polideportivo de Bidebieta. / ARIZMENDI
Mónica Ausás, lateral del Super Amara

Debutó en enero en Bidebieta ante el Valencia después de diez meses en el dique seco, aunque todavía tiene que recuperarse del hombro

XABIER GALARTZASAN SEBASTIÁN.

La lateral izquierda barcelonesa Mónica Ausás, de 25 años, ha vuelto a las canchas después de diez meses convaleciente con el agravante de que no está plenamente recuperada del hombro al arrastrar todavía algunos problemas para lanzar. La lateral catalana considera que no afecta los diez días sin competir que van a pasar antes de viajar a Canarias para medirse el próximo miércoles con el líder Rocasa.

- ¿Cómo se encuentra después de superar una prolongada lesión?

- En defensa estoy normal, sin molestias y por eso estoy bastante contenta. En ataque es donde tengo problemas a la hora de lanzar. No sé qué es lo que me ocurre exactamente, es algo que estamos mirando con los médicos y haciendo todavía un trabajo de rehabilitación. Después de la operación avancé en todo menos en el lanzamiento, que es en lo que estoy estancada. Antes de la operación estuve un largo periodo parada sin saber lo que tenía y una vez que se supo intervenimos. Han pasado ya diez meses.

- ¿La recuperación ha sido larga?

- Siempre se hace largo y además no ha sido todo lo fácil que una espera que sea.

- ¿Cuándo cree que estará al 100%?

- No lo sé. Eso lo tienen que decir los médicos. Yo sólo puedo hablar de las sensaciones, pero los que tienen que decir qué es lo que hay que hacer para mejorar son ellos.

- ¿Confía en poder recuperarse por completo en esta campaña?

- Eso espero, hasta que no me digan lo contrario mantengo la esperanza.

- ¿Cómo le ha afectado psicológicamente?

- Está siendo muy duro. Nadie está preparada para estas cosas. Es la primera lesión grave que he tenido, lo más que había tenido había sido una tendinitis. Pasas por todas las fases. Momentos animados, otros más bajos, sobre todo al verte estancada.

- ¿Con qué apoyo ha contado?

- He tenido mucha suerte. Las compañeras me han apoyado mucho, a parte de la familia por supuesto, así como la directiva. Vivir con la gente del equipo también ayuda.

«No sé cuándo podré estar al 100%, eso tienen que decirlo los médicos, pero las sensaciones son buenas»

«Pienso que contamos con suficiente plantilla para ganar todos los partidos que quedan»

- ¿Se ha podido adaptar bien?

- Estoy muy contenta. Partía con la ventaja que conocía a bastante gente que había pasado por el Alcobendas. Es un equipo que te hace fácil el proceso de integrarte. Al principio da un poco de miedo, pero ya me siento por completo adaptada, con la sensación de que llevo más tiempo del que realmente llevo.

- ¿Qué es lo que más le ha costado del cambio?

- La lluvia. Es lo que peor llevo, no me acostumbro. Un día tras otro llueve, aunque ya me han comentado que este año está lloviendo más. En León y Madrid hace frío, pero te abrigas y ya está. En Barcelona llueve también, pero no tanto. A la lluvia uno se adapta peor. Al principio no salía cuando llovía, pero al final no tienes más remedio que acostumbrarte. Ahora veo un rayo de sol y salgo disparada de casa.

- ¿Qué echa de menos de su tierra?

- Además del sol, la familia y las amigas. Vaya a donde vaya.

- ¿Se queda con algún rincón en especial de este entorno?

- Es muy bonito y lo que digo siempre es que con más sol se podría disfrutar mucho más, pero también es verdad que no estaría así.

- ¿Qué le sugiere la cocina vasca?

- No soy muy especial, ahora no sabría destacar ningún plato.

- ¿Cómo ve al equipo?

- Tenemos muy buen equipo. Se está trabajando bien. Confiamos en lo que estamos haciendo y vamos a ir a por todas. Tenemos algo ilusionante como es intentar ganar la Liga. En equipos en los que yo he estado antes no se luchaba por este objetivo, por eso resulta ilusionante.

- ¿El próximo partido contra el líder Rocasa es el más importante de la temporada?

- Es muy complicado. No me atrevería a decir que es el más difícil porque todos los partidos lo son y en todos corres el riesgo de meter la pata. Va a ser decisivo, pero no el único. Hay otros que también son complicados por diferentes motivos. El caso es que siempre vamos a tener que estar al cien por cien.

- ¿Confía en que tenga más tropiezos a pesar de haber solventado la mayoría de los partidos contra los rivales más difíciles lejos de casa?

- Jugar en casa siempre es más favorable, pero se te pueden torcer las cosas cuando menos lo esperas.

- ¿La plantilla del Bera Bera es la más potente y completa de la Liga?

- Ambos equipos tenemos muy buenas plantillas, pero para mí la nuestra es la mejor.

- ¿Cuál es la principal virtud del Rocasa?

- Es un equipo muy peleón. Es su carta de presentación. No para de luchar en todo el partido.

- ¿Tener que jugar en Canarias puede perjudicarles?

- Tal como se plantean los entrenamientos no tiene por qué serlo, no es como cuando estás en el parón. Ahora puedes suplir la falta de competición con los entrenamientos.

- ¿Comparte la opinión de que pueden ganar todos los partidos de la segunda vuelta?

- Si no lo piensas, es imposible que se cumpla. Creemos en el trabajo que hacemos y si vamos a tope como hemos demostrado que sabemos ir, vamos a conseguirlo.

- Después de Rocasa llegan Guardés y Mavi, un mes complicado.

- Es ilusionante tener que afrontar en estas fechas estos partidos porque son retos. Tener un mes tan intenso de balonmano nos gusta a las jugadoras nos gusta. No nos lo tomamos como algo negativo, sino todo lo contrario.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos